LA PLATA O LA CALIDAD: QUE ES MÁS IMPORTANTE EN TRANSMILENIO

Posted on Actualizado enn

IMAGEN-12329529-2.png

Hace unos días Transmilenio informó que se utilizarán unas puertas nuevas ‘Anti colados’, que empezarán a funcionar en abril de 2015. Dichas puertas tienen un marco color naranja que al parecer se activan con un sensor que percibe al bus cuando llega a la estación, y en caso de que falle, un operario tendría un control remoto para activar la puerta. [1]

Lastimosamente la empresa privada (que obviamente no es de nosotros, ni de Bogotá) sigue en la discusión de los colados sin que le importe la vida de estos, o lo que llaman ‘cultura ciudadana’, el real debate de ellos es la fuga de capital que deja de recibir el sistema, porque lo que más importa es el bolsillo, a los dueños de TM, a las gentes que reciben más del 95% de las utilidades del sistema no le importa que los buses rojos o troncales se dañen y varen, no le interesa que la malla vial este deteriorada (porque igualmente el distrito le arregla la malla con dineros de los bogotanos), lo importante es que los ciudadanos paguen su pasaje, así el sistema este mal administrado y sea un caos.

En abril de 2014 salió un artículo en la revista semana donde TM asegura que diariamente se colan al sistema más de 67 mil usuarios, pero esto no es lo preocupante del asunto, lo preocupante es que dentro de los que no pagan el pasaje se incluye a los más de 6000 empleados que ingresan con tarjeta de funcionarios. [2]

Para nadie es un secreto que los empleados de este sistema creen que TM es lo mejor que le pudo haber pasado a Bogotá o a sus vidas, y solo les falta la espada y la capa para defenderlo contra los colados; esto es muy triste cuando uno observa las condiciones laborales con las que son obligados a trabajar largas jornadas, a recibir migajas de la operación diaria del sistema, trabajar con discapacidad médica y ser despedidos si se intenta una organización sindical a la titirezca Sintratransmilenio, que no vela por los derechos de los empleados sino que sólo ayuda a velar por la seguridad del sistema.

El lavado cerebral está de moda, y el mayor ejemplo se ve en los empleados que dan hasta su vida por evitar que el ‘hampón’ o el ‘ladrón’ se suba al sistema, y en este orden de ideas, se está más pendiente si paga el pasaje o si es la familia humilde que lleva a su bebita en cochecito, que lo ayude el ciudadano o el auxiliar… “yo primero me preocupo por que le den plata a los ricos dueños del sistema, y si es un vendedor que prefiere pagar una vez al día 1800 pesos y tener más ganancias, ¡HEYY POLICIA VEA A ESTE GAÑAN, HAMPÓN, LO QUE ENTRA A MI SISTEMA!”

Pero el lavado de cerebro no se queda sólo en los empleados, también está en la ciudadanía que se creyó el cuento de que TM es de todos los bogotanos, entonces el colado es igual de corrupto y de ladrón que un senador o los corruptos de corbata.

Volviendo al tema del mal funcionamiento del sistema, y dejando a un lado la discusión de porque la gente se cola a mi sistema, que le pertenece a otro muchísimo más rico que yo, empecemos por determinar las cuatro variables que no mira ni por las curvas la administración de transmilenio:

  1. Las vías son las arterias por las cuales van los busecitos con un sobre cupo que lastima y deteriora las vías, que son de Bogotá y no del sistema de Transmilenio, porque debe entenderse que es territorio bogotano que se destina para un uso privado.

Menos de un cinco por ciento de las utilidades netas de transmilenio son dadas al distrito, el cual las invierte en el arreglo de vías y la construcción de nuevas para el ‘bienestar de los usuarios’, pero ¿el cinco por ciento alcanza para toda la infraestructura vial? La respuesta es obvia y claramente no alcanza ni para unos cien metros de vías llenas de huecos y supresiones.

  1. Los torniquetes y las tarjetas: Con el afán de controlar todo el transporte de Bogotá, se inventó el SITP que tiene su propia tarjeta, ahora se poseen tres tarjetas, las verdes, las azules y las rojas; con el SITP no se ve el problema de la integración de las tarjetas porque con las tres se puede ingresar, el problema se ve en las estaciones que aun no se deciden por ubicar torniquetes que acepten verdes y rojas o azules, porque los ricos quieren que el dinero de esta actualización sea de parte de los bogotanos inocentemente representados en el distrito.

  2. Otro problema evidente son los actos de intolerancia y delincuencia, tanto en las estaciones como en los buses, esto no es ajeno a que pase en cualquier situación bajo el sistema en el que vivimos, con sus profundas injusticias y desigualdades, pero se agudiza, cuando alguna de nosotras sufre una situación de estas, y las que nos rodean, por estar más pendientes de una pantalla de 20 x 20 cm, no demuestra solidaridad, es así como el mismos sistema nos convierte en enemigos, nos hace competir por un puesto en la bus, o por una silla, sin propender por la solidaridad que desde abajo nos debe caracterizar.

  3. Los buses: he aquí el segundo mayor problema de TM después de la repartición del dinero de la operación.

Los buses son mal administrados, se prefiere que existan buses guardados en los parqueaderos que garantizar un transporte más humano, donde cada ciudadano tenga un espacio personal que se respete. La solidaridad queda a un lado, lo que me importa es que yo tenga un puesto pero no un asiento, entonces que cultura ni que nada, yo le pego al que se meta en mi camino… “¡perdón, la mate, pero al menos llego a mi casa espichada por seis personas más!”

Ahora está la discusión de como mejorar el sistema, ¿será que nos dejamos de colar? La repuesta es no, nos dejaremos de colar cuando el sistema cambie para el bien de todos [3], la solución es más sencilla, la presión de los usuarios organizados y movilizados debe exigirle al alcalde que se le pare duro a la empresa privada y normatice que sea una empresa distrital, que el dinero de funcionamiento sea en su totalidad dado a Bogotá para mejorar cada día.

_________________

[1] http://www.elespectador.com/noticias/bogota/puertas-anti-colados-estaciones-de-transmilenio-comenza-articulo-551162

[2] http://www.semana.com/nacion/articulo/no-pagar-en-transmilenio-le-cuesta-1700-millones-bogota/385385-3

[3] https://acratalibertario.wordpress.com/2015/03/23/la-hipocresia-de-colarse-en-transmilenio/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s