Mantilla… Tenemos que hablar

Minientrada Posted on Actualizado enn

Mantilla...Tenemos que HablarLa tan rimbombante campaña “Tenemos que Hablar”, estrategia de resolución de conflictos liderada por Bienestar Universitario de la Universidad Nacional en la sede Bogotá, realizó una encuesta en la universidad para determinar cuáles eran las principales problemáticas que aquejaban a la comunidad universitaria, incluyendo estudiantes, profesores y trabajadores.

La comunidad debía votar[1] (método que a veces le gusta al Rector y a veces no tanto) para identificar cual era la problemática común que aquejaba a cerca de los 60.000 integrantes de los tres estamentos, como resultado de tan confuso mecanismo de democracia al interior de la Universidad, se priorizó la respuesta “Vamos de una vez a ponernos deacuerdo en cómo debemos cuidar elcampus (muros, señalizaciones, jardines,salones, libros, etc.) reconociendo que es de tod@s y para tod@s.” con 1764 Votos, es decir, 55% de la cantidad de votantes en esta consulta, que para gracia de Ignacio Mantilla y sus asesores, sí es decisoria.

El tal “Pacto por el Campus” se llevó a cabo con la mejor de la intenciones, prestando sonidos, con participación de los grupos de investigación de las distintas facultades, buena musiquita, no tan buenos oradores, y extrañamente se veía en la Plaza Ché frente a la Biblioteca Camilo Torres Restrepo a profesores de la Facultad de Ciencias y de Artes, los más interesados en los contratos de infraestructura que se están llevando a cabo en el campus actualmente. Pero por ningún lado se veía una gran aglomeración de estudiantes, ¡SI! Esos mismos estudiantes que en el 2011 salieron a las calles a joderse las nucas y los cachetes por la educación pública estatal, que pedían además de calidad académica presupuesto para los distintos campus que tiene las Universidades Públicas de TODO el país.

Pero, ¿Y donde estaban estos muchachos?, porque si la votación fue mayoritaría (55% de los votos) ¿No había agremiaciones estudiantiles o por lo menos estudiantes presentes en el acto?, ¿Es que acaso no elegimos esta prioridad entre todas?

Pues la verdad por delante, dicen los abuelos, la verdad es que toda esta campaña se ha efectuado con indiferencia por parte del estudiantado. Veamos las cifras:

3.120 personas votaron según la pagina www.tenemosquehablar.unal.edu.co

De ellas 1.764 fueron por el cuidado del campus

Ahora 23.293 personas votaron en la consulta para elegir rector (cabe aclara que los trabajadores NO son incluidos en esta consulta). De ellas 11.869 eligieron que Mario Hernandez fuera el rector de la Universidad.

Con todo esto empieza uno a comprender como la democracia en la UN y las ganas de incluirnos a todas en las decisiones son ligadas a los intereses de la rectoría, que son una caja de resonancia de lo que se dictamina en el Ministerio de Educación y la Casa de Nariño.

En este panorama nos preguntamos ¿Cuál es el interés por conducir una campaña sobre el cuidado del campus?, ¿Será que se piensa solo en los milloncitos que representa tumbar el edificio de Arquitectura y construir uno nuevo, será que la burbuja inmobiliaria también acoge los predios de la universidad y la construcción de edificios para Posgrados? ¿Será que en estos espacios de discusión se va a hablar del Proyecto del CAN que promueve el Gobierno y Luis Carlos Sarmiento actualmente?

Son más los interrogantes que las claridades que la campaña arroja, es claro que entre todas tenemos que cuidar el campus, pero es aún más claro que tenemos que sacar la basura del mismo, sacar la seguridad privada que intimida y roba más que cualquiera, sacar a los jibaros que hacen negocio dentro de ella e igual de importante sacar a rectores, profesores y administrativos que solo buscan ascender en sus carreras políticas y tecnócratas y hacerle favores al Estado, en detrimento de la calidad y la vocación popular con la que realmente se debe construir conocimiento en este pedazo de suelo.

De igual manera es claro que el campus debemos conservarlo, pero por lo que históricamente representa, ninguna plaza Santander es legítima, ninguna Biblioteca Gabriel García Marques es legítima, el campus como siempre se construye y se significa desde la misma comunidad, con estudiantes demoliendo la estatua de Santander, con estudiantes dibujando a Ernesto “Che” Guevara, pintando a Camilo Torres Restrepo, con estudiantes llenando de discusión y alegría los pasillos y cafeterías de la universidad, no imponiendo desde arriba hacia abajo, distrayendo la atención con campañas con bonitos gráficos pero sin contenido, con una participación activa, que se construya con todas y desde abajo.

[1] Cabe anotar que no creemos que la democracia representativa y el voto sea el mejor mecanismo para salir de la crisis estructural en la cual se encuentra la Universidad Nacional de Colombia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s