Arte Anarquismo y Vargas Vila

Minientrada Posted on Actualizado enn

Vargassub

Ninguna época mejor para los jóvenes que ahora

buscan orientarse por los áridos senderos del Arte y

la Literatura, que la época actual, anárquica y desorbitada,

carente de toda norma, y lo que es doloroso decir, carente

de todo ideal…, época apta para construir sobre las ruinas.

Vargas Vila1

En el presente texto haremos una breve aproximación a algunos elementos de la vida y obra del literato José María Vargas Vila en conexión con los debates sobre el papel del arte desde múltiples postulados libertarios. Nuestra intención con esta producción radica a manera de ejercicio crítico y autocrítico en el que evidenciamos que hasta hace muy poco tiempo se le abre un espacio al arte como legitima expresión revolucionaria independientemente de la corriente política de la que se esté hablando, lo anterior, en el marco del activismo y la izquierda en general que de manera amplia, ha convertido las manifestaciones artísticas en vulgares piezas publicitarias. Lo anterior, debe ser entendido desde una óptica mucho más amplia que busca acercarse a diversos lugares de enunciación para reconstruir en esta oportunidad -aunque sea de manera bastante parcial y sesgada- la historia del anarquismo en Colombia de la manera más profunda posible, lo cual a la postre invita a emular dichas aproximaciones a diferentes expresiones de la vida social como lo son el sindicalismo, las luchas estudiantiles, los movimientos indígenas, y en este caso, el arte. Hechas estas aclaraciones entramos en materia.

I.Las conexiones del anarquismo con el arte:

Sin lugar a dudas no han sido pocos los esfuerzos que desde las trincheras del anarquismo se han desplegado para asumir las cuestiones concernientes al arte, por ende, más allá de los clásicos pero aún recurrentes estereotipos del anarquista tira bombas o el anaquel del obrerista decimonónico, lo cierto es que anarquistas de las más diversas corrientes han logrado desarrollar durante décadas una especial sensibilidad por el arte que aunque resulta imposible dar cuenta de ello de manera homogénea, revisten de vigente importancia en tiempos en los que la instrumentalización se posiciona como el canon de vida de las sociedades contemporáneas. En ese sentido, no nos alcanzan las letras y las paginas para acercanos a este variopinto crisol de expresiones, así pues, lo que intentaremos modestamente en las siguientes líneas será una aproximación a algunos de los más sonados referentes del anarquismo junto con ciertos elementos que de manera matizada podríamos denotar como transversales sobre la materia artística.

En primer lugar, habría que señalar que el arte en el anarquismo ha tendido claramente a mostrar una naturaleza antiautoritaria independientemente de la corriente de la que se haga mención, ya que tanto unas como otras, no han escatimado esfuerzos en oponerse a todas aquellas figuras que bajo la lógica de la especialidad despojan a las mayorías de su capacidad creadora, cuestión que a la larga, se traduce en el rechazo algran artistao algran escenariocomo parafraseando aludimos a lo argumentado por André Reszler2 quien destacará que en pensadores como Proudhon este posicionamiento se materializa en la prioridad que se le da al proceso creativo por encima de la obra puesto que es en el primero en el que la libertad fluye como acción. No obstante a pesar ello, la posición de Proudhon no se quedá en lo subjetivo del proceso, por el contrario, argumenta que lo que haría de este una expresión revolucionaria a diferencia del arte burgués sería su ligazón con las condiciones concretas de tiempo, espacio y contexto que le son propias.

Por ende, en relación al contexto del arte burgués dirá:

La sociedad se separa del arte; lo saca de la vida real; hace de él un medio de placer y de diversión, un pasatiempo, pero del cual no depende; tiene algo de superfluo, de lujo, de vanidad, de libertinaje, de ilusión, todo lo que se quiera. Pero no es ya una facultad o una función, una forma de vida, una parte integrante y esencial de la existencia.3

Para Proudhon este arte será un capricho de las élites puesto que se encuentra desprovisto de potencial revolucionario al no encontrarse anclado a la realidad de la que emana. En contraposición, la propuesta de este pensador esta dada a promulgar por un arte que en vez de ser la representación individual del sujeto, sea la manifestación de la humanidad que dispone sin diatribas de la posibilidad de crear, en ese sentido, estaría en concordancia con lo planteado por Tolstoi para quien existía un arte bueno (el del pueblo) y un arte malo (el de la minorías privilegiadas) según nos relata Reszler.4

Entre tanto, las posturas de autores como Bakunin comienzan a presentar puntos de distanciamiento con lo anteriormente expuesto, en especial, porque en materia de arte Mijail Bakunin más allá de una mirada contextual, mostró cierta inclinación por exaltar el pasado de esta facultad humana puesto que es en ella en donde se podría rastrear un estado máspuro5 del hombre contra la autoridad. En coherencia con ello, Bakunin dice no a un arte militante. Pero dice si a un arte que testimonie la parte inalienable del hombre, su derecho a la pasión y a la acción6.

Contrastante con ello, la posición de Kropotkin en cuanto el arte se muestra mucho más politizada en términos formales hasta el punto de llegar a plantear ciertas funcionalidades que tendría el arte en relación a los diversos momentos de la vida, en ese sentido, Reszler7 nos cuenta que para Kropotkin:

(en el niño), el arte es el libre ejercicio de los dones innatos, ejercicio al cual la educación priva poco a poco de su espontaneidad. Para el adolescente, represente el presentimiento de un mundo para las aventuras y descubrimientos; y después, signo de una toma de conciencia política decisiva, la evasión fuera de las restricciones sociales que lo aprisionan. En fin, para Kropotkincomprometido, el artelo imaginario- es, con la Razón revolucionaria, la base de un movimiento de rebeldía contra la opresión. Como tal, es esencialmente una práctica.8

Ante semejante perspectiva abiertamente mucho más vinculada con la lucha política este pensador argumentará que existe una relación interdependiente entre el artista y el proceso revolucionario comprendido en su basta extensión, así pues, mientras que el artista desde su oficio contribuye a difundir y legitimar su causa, la revolución asegura las condiciones para que el arte pueda manifestarse a sus anchas9. Es por ello que Kropotkin abogará por dejar de lado todas aquellas arandelas que hacen del arte algo complejo y de limitada comprensión para ser reemplazado por algo que pueda ser entendido e interpretado por todo el mundo, en especial, los sectores explotados como lo son campesinos y trabajadores10. Ejemplo claro de esto se palpa en la función que le asigna a los poetas como portavoces de sus contemporáneos de lo que podrá ser el futuro.

Después de este breve recorrido por algunas interpretaciones del arte desde el anarquismo se habrá podido dejar en evidencia puntos de cercanía y distancia, teniendo en cuenta, que para esta ocasión hemos dejado de lado los postulados emergentes del anarquismo individualista que también tiene aportes al respecto pero que por cuestión de tiempo no abordaremos en este caso. Sea como fuere, resulta acertado reconocer que el arte en el anarquismo se ha movido en clara distinción frente a las élites que impulsan sus actividades a manera de distractor para asegurar el mantenimiento de su posición parafraseando un poco a Fernando Pelloutier11, quien a su vez reconoce, que se ha logrado avanzar en condiciones que sean favorables para potenciar las actividades artísticas puesto que se ha logrado despojar en una parte el monopolio ejercido por la burguesía frente al arte creando lenguajes más universales, en esta medida y tratando de sintetizar un poco los puntos en común esbozados párrafos atrás:

Corresponde al Arte la noble tarea de hacer rebeldes. A la percepción confusa aun de la desigualdad de derechos, el arte debe aportar su ayuda y destruir, decorriendo el velo que oculta lo ridículo y lo odioso, el respeto mezclado con el temor que la multitud siente todavía por las morales inventadas por la duplicidad humana.12

II.¿Y Vargas Vila qué?:

Ahora bien, el preludio que acabamos de presentar sirve para ubicar de manera somera el lente desde el que tratamos de interpretar a Vargas Vilas, empero, es necesario iniciar este punto de la disertación señalando que al igual que el profesor Amadeo Clavijo, consideramos que José María Vargas Vila no fue un anarquista en el sentido formal de su concepción, en realidad, tuvo actitudes tendientes a ello13 aunque por momentos sean difusas las fronteras entre sus posturas y las del individualismo anarquista, en definitiva, ello no representa mayor problema ya que nuestro interés esta orientado a rescatar al literato, que consciente o no, promovió anarquicamente el antiautoritarismo.

Pero, ¿quién fue Vargas Vila?. Fue un escritor colombiano nacido alrededor de 1860 que a temprana edad sufrió la perdida de su padre teniendo que convivir con el resto de su familia en condiciones de precariedad. En su etapa adolescente, se unirá a las filas del régimen radical de aquel entonces y posteriormente ejercerá como maestro de escuela. Toma parte activa en la revolución del 1885 en Tunja uniéndose a las filas del ejercito del general Daniel Hernandez, cuando fracasa dicha revolución, se ve obligado a huir a los llanos. Será un momento de ruptura puesto que consolidará su entrega a la escritura aunque su condición de viajero se mantendrá hasta sus últimos días.

José María Vargas Vila a lo largo de su vida y obra fue un acerrimo crítico del autoritarismo y por ende descarga sin piedad sus latigazos contra diversas instituciones en especial la iglesia. A razón de ello, será objeto toda su vida de diatribas en contra de su obra igualmente viscerales como se puede constatar en las siguientes palabras que traemos a colación para corroborar lo anteriormente expuesto en relación a los señalamientos contra este literato:

¿Quién hablo de belleza literaria en obras como Flor de Fango, Ibis, Rosas de la tarde, la simiente…?. En ellas no es solamente el erotismo sensualista del naturalismo lo que se respira: allí se hace la apoteosis del pecado, la excitación a los crímenes más repugnantes a la naturaleza, allí brota como emanación pútrida el odio sistemática a la pureza de costumbres, y a la dignidad, la generosidad y a la moral racional del hombre. Y digo todavía poco, porque son tan burdos, tan desenfrenados, tan selvaticamente africanos, tan nauseabundos los engendros con que mancha páginas este degenerado escritor, que la misma indignación espontanea que siente la dignidad humana al leerlo, se trueca en la compasión que inspira un poseso o un alienado. 14

Estas palabras son tan solo una muestra de las virulentas reacciones que inspiraba Vargas Vila en una sociedad católica y conservadora como la colombiana. Para este autor, el arte debe encontrarse ligado a la época en la que aparece y sólo bajo esta clave puede ser comprendido, de allí, que al explorar los distintos géneros literarios por los que José María coquetea, siempre encontremos una clara referencia con el presente de su época sin mayores maquillajes que los de la realidad de la que fue participe. Sin embargo, su actitud no fue la de mero relator, por el contrario, buscó transgredir la moral impuesta tanto en sus contenido como en las formas de su escritura como el mismo reconoce:

Es por eso que todos los errores, y aun los horrores, hallados por el Vulgo de éticos y de clásicos, en mis libros, han sido voluntaria, deliberada y conscientemente puestos allí, no sólo para enojarlos y aun escandalizarlos por mis flagrantes violaciones a sus cánones sino para demostrarles con ellos, cuan distante estoy yo de todos esos rebaños letrados o semiletrados que pacen en las dehesas anacrónicas de la tradición.15

De igual forma, no sólo han sido críticas lo que ha recibido la obra de Vargas Vila, por el contrario, también ha contado con el reconocimiento como una gran influencia en la literatura de habla Hispana como un importante exponente del modernismo dejando a manera de legado una fecunda cantidad de producción escrita en la que logró posicionar de manera inteligente un estilo que rompe con la técnica habitual, promoviendo en sus textos además de fuertes críticas cargadas hasta de visos apocalípticos que conjugaban con sus múltiples habilidades en formatos literarios como la prosa, la poesía y el panfleto por sólo mencionar algunos. Arturo Escobar se referirá de la siguiente manera al literato calificándolo de “inconforme e iconoclasta, no solamente se estrellaba contra las tiranías americanas, sino contra el despotismo en todas sus formas: el religioso, el político y el filosófico recibieron de su pluma terribles mandobles”16.

En efecto, uno de los temas que mayor interés despertó en Vargas Vila fue la intromisión de los Estados Unidos en latinoamérica a quienes no dudo en desplegar todo su odio “anti-yankee” como se puede consagrar en su obra “ante los bárbaros” la cual aparece como lectura recomendada. Junto a este y otros posicionamientos políticos, encontramos en José María la influencia de varios escritores, muchos ligados a posturas nihilistas, existencialistas y anarquistas tales como D’Amunzio, Barrés, Zolá, Nietzsche,Mallarmé y Oscar Wilde. Con este interesante cóctel literario no es de extrañar que el trabajo de Vargas Vila suscite opiniones como las de Arturo Escobara quien señalará al respecto:

Su obra es demasiado ácida, corrosiva y punzante y su posición, más que la de un radical, fue la de un heterodoxo, que si bien renegó de todo y contra todo, al menos conservó incólume su irreductible amor por la libertad y su desabrochada independencia.17

Desde una perspectiva cercana, Amadeo Clavijo califica la obra de Vargas Vila como insumisa, hereje y con ribetes anarquicos en los que florece su espíritu modernista de la mano del decadentismo18. En definitiva, fue un literato con clara tendencia antiimperilista y antiautoritaria, no exento de controversias como su actitud pesimista o el trato otorgado a las mujeres en algunas de sus obras. Obviamente, son muchas más las cosas que se podrían llegar a debatir de la vida y obra de José María, no obstante, dejamos la tarea a todos y a todas aquellas interesadas en la rebeldía en sus diferentes manifestaciones, en este caso, con referencia a un personaje concreto como lo es Vargas Vila que como se mencionó anteriormente no es estrictamente de filiación anarquista pero con sus aportes, para mal o para bien -si es que tal juicio de valor cabe en este caso- hacen parte de lo que posibilitó el brote de las ideas libertarias en Colombia gracias a su influencia en contra de la autoridad a través de la literatura, en ese sentido, cerramos con las palabras de Fernando Pelloutier cuando invita a que:

Escritores expresad, pues, a todas horas vuestra cólera contra las iniquidades. Demoled con vuestras plumas este Poder que, sin ni siquiera la sombra del pretexto que podrá velar sus crímenes, ahoga, en nombre de la fuerza, las opiniones, ultraja los más respetables, los más íntimos sentimientos y viola hasta los menores derechos. Flagelad a estos magistrados que guardan para los grandes y los ricos toda su indulgencia y consideración y para los humildes y oscuros toda su rudeza, su grosería y su rigor. Marcad con hierro candente la frente de estos brillantes guerreros que ventilan la vida y el honor de los pueblos en los campos de batalla.

Pintores, reanimad con vuestro talento y vuestro corazón el recuerdo de las grandes rebeldías. Pintad los eternos esclavos trémulos de venganza y de cólera amarrados a cadenas que vanamente quisieran romper y que han de sacudir el mundo.

Poetas y músicos, lanzad las vibrantes estrofas que despierten en el alma de los humildes la impaciencia de su servidumbre y, en las horas demasiado frecuentes de desaliento, reavivad el ardor de los fuertes.

Sabios, poned vuestro al servicio de los débiles. Esta es, meditadlo bien, la obra que verdaderamente urge. La palabra inflamada del orador, el violento apóstrofe del satírico, el canto de guerra del músico, deben ser también nuestras armas, y sin olvidar no desdeñar otras, de ellas esperamos más que de las balas forjadas por nuestros valerosos mártires. 19

Colectivo Contrainformativo Sub*Versión

1La cita hace parte de la obra de Vargas Vila Diário secretoy fue tomada textualmente del libro José María Vargas Vila: Insumisión, anarquía, herejíadel profesor Amadeo Clavijo.

2Ver al respecto: RESZLER,André. La estética anarquista. Fondo Cultura Económica. México. (1974)

3Citado que hace parte de la obra de Proudhon Del principio del arte y su destino socialtomada del textoLa estética anarquista de Reszler.

4Ver al respecto: RESZLER,André. La estética….

5Ver al respecto: RESZLER,André. La estética….

6RESLEZER,André.a estética anarquista. Fondo Cultura Económica. México. (1974). P 43.

7Ver al respecto: RESZLER,André. La estética….

8RESLEZER,André.a estética anarquista. Fondo Cultura Económica. México. (1974). P 56.

9Ver al respecto: RESZLER,André. La estética….

10Ver al respecto: RESZLER,André. La estética….

11Ver al respecto: PELLOUTIER,Fernando. El arte y la rebeldía.

12PELLOUTIER,Fernando. El arte y la rebeldía.

13Ver al respecto: CLAVIJO, Amadeo. José María Vargas Vila: Insumisión, anarquía, herejía. Fondo editorial Periferia. Medellín, Colombia. (2014)

14Palabras de Jesús M.Ruano citadas en : ESCOBAR,Arturo. El Divino Vargas Vila. Ensayo biográfico. P 31.

15Fragmento extraído de la obra de Vargas Vila “Rosas de la tarde” Citado textualmente en : CLAVIJO, Amadeo. José María Vargas Vila: Insumisión, anarquía, herejía. Fondo editorial Periferia. Medellín, Colombia. (2014)

16 ESCOBAR,Arturo. El Divino Vargas Vila. Ensayo biográfico. P 102.

17Ibid, P 183.

18Ver al respecto: CLAVIJO, Amadeo. José María Vargas Vila: Insumisión, anarquía, herejía. Fondo editorial Periferia. Medellín, Colombia. (2014)

19Ver al respecto: PELLOUTIER,Fernando. El arte y la rebeldía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s