Comunidades

Hidroituango: Una tragedia inminente

Minientrada Posted on Actualizado enn

hidro

Propiedad nuestra será la tierra, propiedad de gentes,
la que fue de nuestros abuelos, la que dedos de patas que
machacan nos han arrebatado.

Manifiesto en náhuatl de Emiliano Zapata (1918)

 

La noción de conflicto social alude a una diferencia entre grupos sociales relevantes que componen una sociedad. Lewis A. Coser asume el conflicto desde un enfoque sociológico, como una constante lucha por los valores y por el estatus, por el poder y los recursos escasos donde los oponentes desean neutralizar, dañar o eliminar a sus rivales. Siguiendo este precepto, podría decirse que un conflicto entre grupos, pasa a ser un conflicto social cuando se transciende lo individual o grupal, y afecta, la propia estructura social y su funcionamiento. En Colombia, los conflictos de cualquier índole sobreabundan: sociales, económicos, armados, de género, entre otros. A partir de allí, y teniendo en cuenta el abuso de poder, la negligencia por parte del Estado y la manipulación de la información de parte de los medios de comunicación, resulta importante dedicar unas cuantas líneas al conflicto socioeconómico, incluyendo algunos precedentes, que tuvo ahora la hidroeléctrica Ituango para forjar su construcción como el proyecto de generador de energía más ambicioso, “revolucionario” y “único”.

Este proyecto pretendió convertirse en una de las fuentes generadoras de energía más importantes de Latinoamérica y nació hace más de 50 años, pero debido a las múltiples fallas geológicas, humanas y económicas, el proyecto sufrió diversos cambios como su ubicación, la cantidad de energía y la altitud que la presa iba a tener, cuestiones que se fueron definiendo tras varios estudios. De acuerdo a una columna publicada en el periódico virtual El Mundo, el proyecto de Hidroituango, estuvo inicialmente en manos del ingeniero José Tejada Sáez, cuando entre 1960 y 1970 se creó un plan donde se pretendía llevar a cabo la construcción de un par de hidroeléctricas situadas en el Cauca Medio1. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

¡Siempre perdemos!

Minientrada Posted on Actualizado enn

abstencion

 

La jornada de elecciones del pasado 27 de mayo aparece como un momento histórico trascendental para la vida de millones de personas, pues se dice, que a partir de lo ocurrido se presentan al país dos rutas diametralmente opuestas para los años venideros: El infierno de Duque o el paraíso de Petro. Teniendo en cuenta el momento político actual y la correlación de fuerzas existente, es muy probable que en la segunda vuelta quien salga victorioso en los comicios electorales, sea el títere del gamonal que gobierna desde la comodidad del Ubérrimo. Con ello, resulta evidente que la política de mano dura será la constante, por lo menos durante los próximos cuatro años. Ahora bien, en este panorama nuestra apuesta analítica no va encaminada a depositar incontables esfuerzos que contribuyan a hacerle un contra peso a Duque mediante una táctica publicitaria de convencimiento de masas. A nuestro juicio, lo interesante del escenario que se avecina, radica en la necesidad de desarrollar una nueva estrategia que permita acumular fuerzas para enfrentar la arremetida de la ultraderecha criolla, y conjuntamente, de forma colectiva encontremos soluciones a los problemas estructurales que afrontamos como sociedad.

Sin embargo, es engorroso el panorama de país que Duque se piensa para su mandato, que, aunque nunca reconoceremos (sea de éste o de Petro), en un cortísimo y corto plazo, no beneficiará los intereses de las clases oprimidas ni tampoco su movilización y exigencia de demandas. Por el contrario, se vislumbra una unificación de poderes que estarán al alcance de sus intereses, tan cercanos al fascismo: Control del poder ejecutivo (presidencia); del legislativo con Uribe, como presidente del Congreso; y la posible unificación de las cortes en la rama judicial, tendría un totalitarismo absoluto para su gobernanza, entre otros males. Leer el resto de esta entrada »

Resistencias Multicolores

Minientrada Posted on Actualizado enn

14681782_1480873465261990_3309391490223048486_n

*El siguiente artículo hace un esbozo básico de las resistencias de los pueblos en Colombia. Es una pincelada histórica general. Se centra en buena medida al proceso indígena, pero sin entrar a fondo. La segunda y quizás tercera parte se irá construyendo a partir de este texto.

Una mirada al caminar de las comunidades, en el cual cada paso, se dirige por el andar de la comunidad, la identidad, la cultura y el territorio.

“Cuentan nuestras gentes más ancianas, nuestros jefes, que los dioses hicieron al mundo, hicieron a los hombres y a las mujeres de maíz primero. Y que les pusieron precisamente el corazón de maíz.
Pero que el maíz se acabó y que algunos hombres y mujeres no alcanzaron corazón.
Pero también se acabó el color de la tierra, y empezaron a buscar otros colores y entonces les tocó corazón de maíz a gente que es blanca, roja o amarilla. Por eso hay aquí gente que no tiene el color moreno de los indígenas, pero tienen el corazón de maíz, y por eso están con nosotros.
Dicen nuestros más antiguos que la gente que no agarró corazón luego lo ocupó, ocupó el espacio vacío con el dinero, y que esa gente no importa qué color tenga, tiene el corazón de color verde dólar.
Y dicen nuestros antiguos que, cada tanto, la tierra busca proteger a sus hijos, a los hombres y mujeres de maíz. Y que llega un momento -que es cuando la noche es más difícil- donde la tierra se cansa y necesita que esos hombres y mujeres le ayuden a vivir”.

Los otros cuentos, Volumen 2

Según la historia oficial, hace un poco más de 500 años, una oleada de “conquistadores” (invasores) europeos comenzaron a usurpar tierras americanas. Podremos decir que al sol de hoy no se han regresado por donde vinieron. Digamos entonces que los que están ahora, -unos cuantos siglos después-, se encuentran con más poder, más dinero y más tierras; con aquella violencia; física y simbólica, compañera de aquellos. Invasores que se han “transformado” en empresas contribuyentes para la economía mundial (transnacionales). Por acá, andan rodando más de 700 de éstas1, europeas, asiáticas y norteamericanas.

Por allá, en los siglos XVI-XVII-XVIII saquearon oro, plata y metales preciosos; hoy, siglo XXI, quieren llevar nuestras aguas, el olor de nuestras plantas, los colores de los bosques, los saberes de las abuelas y la cultura material e inmaterial de nuestros pueblos, y por demás seguir pretendiendo que hagamos todo a lo que ellos no están dispuestos. Leer el resto de esta entrada »