¿Puede la tristeza ser potencia revolucionaria?

Minientrada Posted on Actualizado enn

2

La vida es una fuente inagotable de decepciones, tal vez

porque es una fuente inagotable de esperanzas”1

Los ojos de los marinos son casi siempre unos ojos

muy tranquilos y muy calmados. Tal vez, es el

hábito de las tormentas el que les ha dado

esa serenidad”2

Es bastante recurrente en las discusiones que versan sobre aquello que sería necesario para vivir en un mundo mucho más fraterno y digno escuchar argumentos que aluden a diferentes planos de la vida social como la economía, la política o la cultura, sin embargo, es muy poco lo que se ha dicho sobre el plano emocional que estaría vinculado a un proceso de transformación de tal envergadura. Paralelamente, pareciese existir un acuerdo tácito entre la mayoría de los matices, de izquierda o de derecha, en reconocer en la alegría bien sea como práctica o como fin, un factor indispensable para el cambio social. El acuerdo es aún mayor cuando a la tristeza se refiere, ya que ambas opciones políticas suelen condenarle puesto que desde su perspectiva aparece como un ostracismo que inmoviliza perse cualquier posibilidad de acción.

Precisamente será el carácter absoluto con el que se suele referir a la tristeza el que generará las inquietudes que motivaron a escribir el presente artículo en el cual de entrada anunciamos que partimos de la sospecha que la intromisión del capitalismo en el mundo de las emociones ha logrado por un lado cooptar la alegría para hacerle funcional en el desarrollo mercantil, y por otro, despojar a la tristeza de los alcances revolucionarios que podría llegar a tener si fuese conducida de una manera determinada, tanto una cosa como la otra, serán dos caras de una misma moneda que contribuye al aseguramiento y reproducción de las condiciones de explotación características de la voracidad del sistema capitalista. Para sostener nuestra tesis, acudiremos a breves referencias que giran en torno al mundo del trabajo en la actualidad, y a su vez, también nos apoyaremos en elementos relacionados con el estereotipo de masculinidad imperante.

Lo primero que habría que apuntar en ese sentido es la comprensión del funcionamiento del mundo del trabajo en las sociedades contemporáneas y su relación con la alegría. Así pues, afirmamos que la división internacional del trabajo se expresa en dos modelos aparentemente antagónicos pero que en realidad son sólo la necesidad del capitalismo de ajustarse a determinados niveles de la producción de bienes y servicios según las dinámicas que puja la relación centro-periferia. Los modelos a los que nos referimos son los que han sido denominados como Taylorismo y Toyotismo, cada uno de ellos, funcional a determinados contextos.

Como se sabe, el Taylorismo deviene de su mentor Frederick Taylor quien bajo la expectativa de organizar científicamente el trabajo ideó un modelo en el que buscaba hacer más efectiva la producción para maximizar la ganancia. Para tal fin, el modelo de trabajo proponía organizarle bajo la línea de tres elementos fundamentales a tener cuenta: en primera medida separar a los obreros (y su conocimiento) del proceso de trabajo para ser apropiado por la gerencia, y de esta manera, asegurar el control de estos frente a los primeros. En segundo lugar y en estricta ligazón con el elemento anterior, con el conocimiento que ha sido despojado del obrero y apropiado por su patrón, lo siguiente es sistematizarlo de tal manera que sea él quien siempre puede disponer de su transmisión para que cualquier persona pueda desempeñarlo, y finalmente, el tercer elemento a tener en cuenta será la aplicación de la separación del conocimiento del trabajador y su monopolio por parte del patrón quien podrá entonces diseñar y planificar a su antojo la totalidad del proceso de producción. Con todo ello, lo que se presentó fue la conversión de los trabajadores y sus saberes en meras piezas de engranaje encargadas de desarrollar tareas especializadas tal cual y cómo funcionan las grandes líneas de montaje en las que el control del tiempo y las actividades es fundamental. Por otra parte, el Toyotismo aparece como una expresión de un capitalismo más contemporáneo en el que se busca promover un sistema de gestión “amable” con el trabajador, pero que en realidad, es sólo una careta que sigue reproduciendo la explotación. En efecto, en el Toyotismo se busca proyectar una imagen distinta de los círculos de trabajo tradicionales, para ello, promueve una supuesta mayor independencia e incidencia de los trabajadores mediante escenarios de participación que bajo el esquema de “cultura empresarial” les integra en algunos planos decisorios que en lo absoluto modifican las estructuras verticales de la empresas, y por el contrario, están orientados a fortalecerlas en su ordenamiento vigente, así pues, serán comunes los conocidos círculos de calidad, las “bonificaciones al emprendimiento”, entre otras, que promueven inculcar en el trabajador un sentimiento de “pertenencia” con la empresa de tal manera que esté dispuesto a entregarle lo mejor de sus habilidades y recibir un escueto reconocimiento por ello, en últimas, el Toyotismo aparece como una expresión sutil en apariencia, pero no en su fondo, de la explotación capitalista.

Ahora bien, fácilmente el lector se podría preguntar qué tiene que ver todo esto con las afirmaciones sobre la alegría realizadas en los párrafos anteriores, y no es para menos, ya que en lo enmarañado de las descripciones se ocultaría el papel que juegan las emociones como trataremos de mostrar a continuación. Hace casi dos siglos mientras Marx adelantaba sus teorizaciones respecto a las transformaciones que se daban en el mundo del trabajo jalonadas por el impacto de la revolución industrial se hacía evidente para él que sus implicaciones trascendían del oficio meramente manual para el naciente proletario, en efecto, uno de los aportes más relevantes en la materia planteados por el alemán tiene que ver con su acertada descripción de los nocivos efectos del trabajo asalariado más allá de sus evidentes implicaciones en lo que a la producción se refiere. En otras palabras, Marx identifica que con la alienación del trabajo no sólo se destruyen las formas que hasta el momento habían existido para realizarlo, sino que conjuntamente, se destruye el sujeto y su significación en relación a la obra producida en el acto de trabajar. Para ser precisos, Marx señalará:

¿En qué consiste la alienación del trabajo?. Ante todo, en el hecho de que el trabajo es exterior al obrero, es decir, que no pertenece a su ser; que, en consecuencia, el obrero no se afirma en su trabajo, sino que se niega; no se siente cómodo, sino desventurado; no despliega una libre actividad física e intelectual, sino que martiriza su cuerpo y arruina su espíritu.(…) el carácter exterior del trabajo con respecto del obrero aparece en el hecho de que no es un bien propio de este, sino un bien de otro; que no pertenece al obrero, que en el trabajo el obrero no se pertenece a sí mismo, sino que pertenece a otro.3

Visto de esta manera, el trabajo que emerge con el capitalismo destruye en el obrero su sentido de la existencia frente al acto creativo de producir la obra y hace que pierda su carácter de afirmación del ser que le ejecuta para convertirse en mera actividad que asegura unas condiciones de subsistencia. Con todo ello, nos dirá Marx, el trabajo se convierte en un suplicio del cual se espera salir lo más pronto posible, será característico entonces, que en el obrero se gesten sentimientos de martirio, desazón, frustración, entre otros, en la medida que es absorbido por las condiciones del trabajo alienado. Así pues, conforme con el paso del tiempo y la mundialización de las formas del trabajo asalariado, se harán igualmente extendidos y cada vez más agudos los sentimientos de amargura en el proletariado a lo largo y ancho de la geografía planetaria, sin embargo, el sistema del capitalista no ha sido mero observante de esta situación, y por el contrario, de manera concienzuda y dedicada ha puesto sus esfuerzos en controlar los posibles efectos negativos de su propia naturaleza del tal manera que su reproducción no se vea amenazada.

En correspondencia, no es de extrañar que desde el mismo momento que se comienza a masificar el trabajo asalariado, y con él, las formas de resistencia del naciente proletario vía sabotaje de las máquinas y fábricas acompañado de la vehemencia de no integrarse a estas últimas, se promovió e impuso un discurso desde las elites que condenó con apelativos como holgazanería, vagancia, entre otros, la negativa a trabajar asalariadamente. Este discurso aún vigente hasta nuestros días tiene otros correlatos que le alimentan de manera sutil, por ejemplo, el hecho de justificar una actitud positiva en torno a la productividad, que si se tiene en cuenta la inoperancia de la normativa social patriarcal existente, podría entenderse uno de los varios motivos por los cuales el prototipo de masculinidad agenciado pone de relieve para los hombres -según su puesta naturaleza- actitudes de negación de aquellos elementos sensitivos/sentimentales que no se asocien con la fuerza/fortaleza que les distinguiría. Por tanto, parecería que un discurso revolucionario en la actualidad debería tener en cuenta una concepción de la masculinidad en la que se le aprecie de una forma radicalmente distinta, puesto en sentido literario Octavio Giraldo escribió:

¡Nada más bello que un hombre llorando! Es un testimonio de que es una persona humana, con sentimientos, escapado del macho artificial para ser el hombre real y valioso que sabe tanto de coraje y valor como de amor, ternura y dolor. Hermosa estampa de amante, padre, amigo, ser sensible, dador de ternura, atención, afecto. Valiente confesión de las debilidades reales. Destrucción de fachadas hirsutas y mentirosas.4

Así pues, es posible afirmar que si el capitalismo realiza una promoción de la alegría (en otras ocasiones utiliza a modo de sinonimo el concepto de felicidad) es desde un interes utilitario fijado a partir de la necesidad de reproducirse de una forma mucho más eficaz ya que un trabajador que no se siente motivado en su tarea no tiene el mismo margen de productividad que uno que si lo esté. Para no ir tan lejos, podemos encontrar afirmaciones como “las personas felices incrementan su productividad hasta en 88% en comparación con aquellas que no tienen un estado de ánimo positivo en el centro de trabajo, reveló una investigación de la consultora Crecimiento Sustentable.”5, o, “de acuerdo con el estudio ‘Felicidad y trabajo’, la gente feliz presenta hasta 33% mayor energía y dinamismo, que deriva en mayor eficiencia y productividad en las empresas.” 6, presentes en un articulo del portal mexicano “El Economista” citadas únicamente a manera de ejemplo sobre el ideario que desde el capitalismo es agenciado al respecto7. En esta perspectiva se encuentra un hilo conductor que deja en evidencia los esfuerzos del sistema por encubrir la desazón, y con ella el bajo rendimiento, que produce en el proletariado las condiciones del trabajo alienado, materializados en caudales de productos literarios, cinematográficos, publicitarios, televisivos, entre otros, que tiene su expresión más grotesca en los programas de “autoayuda” y “superación personal” tan de boga en la actualidad.

Después de todo esto, quedan puestas las cartas del capitalismo sobre la mesa en relación a su vocación real de promover trabajadores (por no decir esclavos) contentos y satisfechos en su labor ya que es un imperativo para su explotación eficaz en términos de productividad, sin embargo y a pesar de ello, aún lo dicho no da lumbre sobre cómo la tristeza podría albergar una potencia revolucionaria, cuestión a la que dedicaremos las últimas líneas del presente artículo. En ese sentido lo primero que debemos aclarar es a qué nos referimos cuando hablamos de potencia, así pues, retomamos las reflexiones del filósofo Aristóteles8 quien señalaba que la potencia (o poder) debe ser entendida como posibilidad en relación al cambio. Por tal motivo, la potencia se expresará como oportunidad de la transformación que efectivamente se produce, o también, como la posibilidad de que no lo haga, bien sea en el sujeto u en la intervención que este realiza a su alrededor. Es clave tener en cuenta que para el filósofo griego, la potencia necesariamente requerirá de una condición inexorable para su consecución: encontrarse libre de obstáculos externos que le permitan ser. Es precisamente este elemento el que podría llegar a dotarle de carácter revolucionario.

Interpretamos que algo es revolucionario en la medida que logra trastocar profundamente la raíz de una estructura determinada para darle paso a un nuevo estadio. Dicho ello, afirmamos que la impronta revolucionaria de la tristeza estaría ligada a las condiciones que le son originarias, en otras palabras, lo que decimos es que si la tristeza de las sociedades contemporáneas está ligada a manera de consecuencia directa por la dinámicas de explotación propias del sistema capitalista, en ellas mismas se podría encontrar el germen que permita superarlas. Si el trabajo alienado produce rabia, frustración, y en últimas, la negativa del propio ser, es momento de recuperar nuestras emociones como la potencia de la que habló Aristóteles, es decir, como posibilidad de cambio. Porque rechazamos la intromisión del capitalismo en nuestro mundo sensible, negamos que nuestra tristeza nos petrifique, del mismo modo, que nos negamos a hacer de la alegría un lubricante para el correcto funcionamiento de la estertora maquinaria de la voracidad capitalista. A cambio de ello, reivindicamos que nuestra tristeza y lo que de ella se desprenda, como todo nuestro universo sensitivo, estén en función de humanizar la existencia, y no, de inmovilizarnos en nuestra propia explotación. Reivindicamos entonces que nuestras emociones sean la gasolina de mundos nuevos, que la alegría sea para colorear la fraternidad, y la rabia, tenga su lugar para extinguir en la ferocidad de su fuego las prácticas que desde el capitalismo nos han condenado a una desolación que contraria la ley de vida, que no es otra cosa, que la ley del constante cambio.

Contra el sistema y su alienación: Proletarios frustrados de todo el mundo…..¡atacad!

1VARGAS,Vila. José María. Diario secreto. Arango Editores. Bogotá, Colombia. (1989). p 123.

2Ibid, p 124

3MARX,Karl. Manuscritos de 1844. Tesis económicas, políticas y filosóficas. Ediciones Génesis. Bogotá,Colombia. Pp 106 – 107.

4GIRALDO,Octavio. Los héroes también lloran: por una auténtica masculinidad. Litocencoa. Cali, Colombia. (2003). P 8.

5Trabajadores más felices son 88% más productivos. Disponible en: http://eleconomista.com.mx/finanzas-personales/2012/01/04/trabajadores-felices-son-88-mas-productivos

6Ibid

7Otros relatos similares se encuentran en “El poder de la alegría en el trabajo” Disponible en: http://www.newfield.cl/newsletters-antiguos/alegria-trabajo y “La gente feliz es más productiva” Disponible en: http://www.lagranepoca.com/vida/41651-la-gente-feliz-es-mas-productiva.html

8Presentes en la Metafísica, Libros V y IX.

Palabras de Irving Abrahams

Vídeo Posted on Actualizado enn

A continuación compartimos unas breves, pero lucidas palabras de Irving Abrahams, Militante del sindicato IWW -Industrial Workers of the World”, uno de los sindicatos con tradición libertaria más importante de Estados Unidos y Canada, a pesar de que tiene seccionales en varias partes del mundo anglosajón, como Irlanda, Australia, Reino Unido, entre otros. Demostrando que el Anarquismo siempre ha estado presente en la lucha de las trabajadoras organizadas.

Resistencias Multicolores

Minientrada Posted on Actualizado enn

14681782_1480873465261990_3309391490223048486_n

*El siguiente artículo hace un esbozo básico de las resistencias de los pueblos en Colombia. Es una pincelada histórica general. Se centra en buena medida al proceso indígena, pero sin entrar a fondo. La segunda y quizás tercera parte se irá construyendo a partir de este texto.

Una mirada al caminar de las comunidades, en el cual cada paso, se dirige por el andar de la comunidad, la identidad, la cultura y el territorio.

“Cuentan nuestras gentes más ancianas, nuestros jefes, que los dioses hicieron al mundo, hicieron a los hombres y a las mujeres de maíz primero. Y que les pusieron precisamente el corazón de maíz.
Pero que el maíz se acabó y que algunos hombres y mujeres no alcanzaron corazón.
Pero también se acabó el color de la tierra, y empezaron a buscar otros colores y entonces les tocó corazón de maíz a gente que es blanca, roja o amarilla. Por eso hay aquí gente que no tiene el color moreno de los indígenas, pero tienen el corazón de maíz, y por eso están con nosotros.
Dicen nuestros más antiguos que la gente que no agarró corazón luego lo ocupó, ocupó el espacio vacío con el dinero, y que esa gente no importa qué color tenga, tiene el corazón de color verde dólar.
Y dicen nuestros antiguos que, cada tanto, la tierra busca proteger a sus hijos, a los hombres y mujeres de maíz. Y que llega un momento -que es cuando la noche es más difícil- donde la tierra se cansa y necesita que esos hombres y mujeres le ayuden a vivir”.

Los otros cuentos, Volumen 2

Según la historia oficial, hace un poco más de 500 años, una oleada de “conquistadores” (invasores) europeos comenzaron a usurpar tierras americanas. Podremos decir que al sol de hoy no se han regresado por donde vinieron. Digamos entonces que los que están ahora, -unos cuantos siglos después-, se encuentran con más poder, más dinero y más tierras; con aquella violencia; física y simbólica, compañera de aquellos. Invasores que se han “transformado” en empresas contribuyentes para la economía mundial (transnacionales). Por acá, andan rodando más de 700 de éstas1, europeas, asiáticas y norteamericanas.

Por allá, en los siglos XVI-XVII-XVIII saquearon oro, plata y metales preciosos; hoy, siglo XXI, quieren llevar nuestras aguas, el olor de nuestras plantas, los colores de los bosques, los saberes de las abuelas y la cultura material e inmaterial de nuestros pueblos, y por demás seguir pretendiendo que hagamos todo a lo que ellos no están dispuestos. Leer el resto de esta entrada »

NÉSTOR HUMBERTO MARTINEZ NEIRA EL FISCAL “QUE SE NECESITA”

Posted on Actualizado enn

Como parte de la iniciativa del Colectivo Contrainformativo Sub*Versión de hacer de la comunicación una herramienta contrahegemónica, lanzamos una nueva sección titulada “Escriben las que luchan”, en la que buscamos publicar los artículos, poemas, ensayos, entre otros materiales, enviados por aquellas personas que deseen apropiarse del espacio abriendo nuevos canales para el aprendizaje y el debate.
Iniciamos de esta manera con la colaboración de David quien nos hace llegar un articulo sobre el fiscal general de la nación Nestor Humberto Martínez. Aclaramos que su contenido es competencia exclusiva de su autor, y por tanto, no expresa la postura del colectivo. En especial, los elementos referidos a la refrendación del Estado y lo que se denomina como “política criminal”
Invitamos a todos y todas a hacernos llegar sus aportes, nutrir los debates y construir en la discusión franca y horizontal.
¡Escriben las que luchan!
Colectivo Contrainformativo Sub*Versión “

imagen

NÉSTOR HUMBERTO MARTINEZ NEIRA EL FISCAL “QUE SE NECESITA”

Con el potencial post acuerdo, se erige como figura de suma importancia el fiscal general de la nación, no por las facultades extraordinarias y claro ordinarias que de común se suelen atribuir, tampoco por la relevancia de su cargo en aspectos de política criminal, que no política penal, mucho menos por ser, sin duda alguna el funcionario del estado con más poder violento directo, sino por lo que significa este matizado, por no decir obscuro personaje, Néstor Humberto Martinez Neira.

No hay tal vez un mayor expositor del chaqueterismo en este territorio, como el nuevo súper fiscal. Su trayectoria como alfil del sátrapa de turno es verdaderamente conmovedora, Con el señor Virgilio Barco Vargas, con Samper, con Pastrana, Santos y hasta con el amigo Quique Peñaloza. Aunque el fiscal guarde miles de similitudes con el variopinto de las filas politiqueras de este territorio, es justamente ese recorrido perfectamente engranado en el ámbito de derecho público y privado que no derecho penal y su no relación con el tenebroso Uribe Vélez, lo que nos ocupa en esta esquela.

Primero que todo y por mera intuición se habría de inteligir que el encargado de manejar las riendas de la herramienta violenta y opresora del estado, por antonomasia, al menos debería tener cierta idea de lo que enmarca el derecho penal; pero en esta antilógica al orden no es así, tal razón a priori parece un disparate puesto que se deje librado a su suerte la manivela del órgano acusador y quien realmente aplica los lineamientos de la política criminal. Pero si se entiende que el fiscal es un funcionario politiquero que se mueve como peón al servicio del statu quo, la relevancia ebulle cuando se trata de alguien con escasos conocimientos en materia penal que no punitivista.

Hay que ubicarse en el potencial escenario del post acuerdo. Un territorio serio dirigiría su política criminal, sus estrategias de castigo hacía esferas no punitivistas, es decir hacía una aplicación del derecho acorde con las necesidades de justicia transaccional (ojo leer bien), en otras palabras, mandar el timón a orbitas de reflexión, perdón, respeto, tolerancia y verdad; premisas que no tienen una relación directa con la sed de penas dentro de muros.

Entonces en esta escena es bastante útil un elemento que no entienda las cuitas de la sociedad ni mucho menos los hilos conductores de un acuerdo de cese de parte del conflicto. Claro, en su cabeza solamente estará el pensamiento de administrar y penalizar, lo que en términos de los medios de desinformación, hambrientos de populismo punitivo es perfecto puesto que se vende la idea de que no habrá impunidad, hablando de esta en términos de peligrosísmo; el mismo Lombroso debe revolcarse en su puerca tumba al observar tal tontería.

Ahora, un engrane que cabe perfecto en un espíritu colectivo de venganza es una maravilla para las intenciones de gran parte de los sectores sociales de este lugar. Néstor Humberto no solamente es un estandarte del transfuguismo político sino además el gallardete de la no impunidad, o sea de la persecución política disfrazada de persecución penal a sectores de la oposición y a militantes y ex militantes de los grupos parcialmente convergentes en un pacto.

El icono que representa Néstor Humberto es el busto de una convergencia demagógica que gira entorno a una reconciliación con garrotes en la mano, en otras palabras el súper fiscal que todos necesitan se yergue como una solución violenta a las carestías del post acuerdo. Su fácil adecuación al entorno politiquero del país le permite con sus funciones mantener felices a todos, implantando penas, creando y eliminando tipos penales, de esta forma el aparato castigador del estado actuará no siguiendo las directrices de la política criminal y de los acuerdos sino atendiendo las peticiones de cada sátrapa.

Entonces ahora su no relación con Uribe Vélez  también es relevante puesto que dicen las voces autorizadas (jumentos de revista) que puede llegar a fungir como mediador entre esa ultraderecha opresora contra paz y la ultra derecha liberal, de todas formas, sea como fuere, Néstor Humberto, es el fiscal que todo el mundo necesita, menos el país.

Continuará.

¡HAY TABLA!. EL ABSURDO DEL NUEVO CÓDIGO DE POLICÍA

Posted on Actualizado enn

ImagenYa vamos por la mitad del mal llamado “año de la paz”, se han dado varios de  los pasos  para llegar a tal fin según el discurso oficial, ya se mencionó con bombos y platillos que “el último día de la guerra” había llegado. Y bueno,  vale la pena reconocer que efectivamente es un hecho histórico, un hito en la realidad del país -eso es una verdad a voces-,  pero decir que vivimos el “último día de la guerra” trae consigo un sesgo político, social, cultural y económico de la realidad bastante fuerte, no es más que lo que podría mencionarse en términos literarios: toda una hipérbole.

Es necesario traer esto a colación porque aunque a más de una le moleste que se cuestione el lugar común en el que se está convirtiendo el “fin de la guerra” a partir  de una que otra verdad olvidada, aparece esta oportunidad de forma perfecta para ahondar en la llaga, y como al que no quiere caldo se le dan dos tazas, aquí vamos, no sin antes mencionar que más allá de molestar a quienes han expresado una particular amnesia política  y  aquellas que se identifican con las fuerzas represivas del Estado, nuestro verdadero interés es obedece al  llamado que nos hace la historia y la memoria en este complejo momento.

En primer lugar, hay que hacer el debido llamado a la memoria: Estamos en un país donde hay que mencionar, recordar y repetir lo obvio, estamos en el país donde la gente olvida fácil cuando no le toca, donde la gente vive con miedo, miedo de que la roben, la maten, la violen, la desparezcan, de decir lo que piensa, de luchar por un mundo mejor; estamos en el país donde niños y niñas mueren por desnutrición a diario, en el país en el que lo primero que le descuentan a usted de su suelo ganado con el sudor de su frente es la salud y cuando usted está al borde de la muerte por ser atropellada o por sufrir un infarto en la mitad de la calle, las autoridades lo primero que hacen es llamar a los “antimotines” en lugar de llamar a una ambulancia, estamos en el país donde los congresistas ganan casi treinta millones y usted que es profesional gana sí acaso uno.

Esto es el pan de cada día en Colombia y lo paradójico del asunto es que a la gente se le olvida y lo peor de todo, cree que vive en el país más feliz del mundo. Por esto, queridas lectoras, en este país hay que repetir lo obvio, aunque suene elemental.

Hace algunos días, salió a la luz la polémica noticia acerca de la formulación y trámite del nuevo código de policía en el país. Tan pronto esto sucedió, algunos sectores aplaudieron la iniciativa puesto que el Código de policía no había sido modificado hace más de cuarenta años y lo más plausible era buscar renovarlo; por otro lado, algunas activistas de la socialdemocracia creyeron con gran motivación que este sería el momento en que la policía daría a conocer su nueva doctrina dentro del mal llamado “posconflicto”, en el que mostrarían su inexistente faceta de una policía enfocada en una política de derechos Humanos.

Permítannos reírnos. Solamente fue conocer los primeros apartados del articulado para comprender que muy al contrario de lo que se decía, este sería la profundización primero, de la lucha de clases encarnada en la historia de este país; segundo, del cruento accionar de la policía  y por último, de la estigmatización y miedo dentro de la población de a pie. Vamos a explicar poco a poco el porqué de las anteriores afirmaciones para que después no se diga que son simplemente afirmaciones ligeras, producto de las acaloradas discusiones de la paranoia del radicalismo político.

En el artículo No. 1 del mencionado código de policía nos señalan idílicamente que el objeto del mismo no es ni más ni menos sino de carácter preventivo para el cumplimiento de deberes de las personas y determinar el poder, función y actividad de la policía, todo esto de la mano del ejercicio de la libertad de cada persona, su dignidad y de acuerdos pacíficos y de conciliación, respetando la vida, las diferencias y los derechos humanos.

Frente a esto último, el artículo 10 sobre los deberes de la policía,  en el numeral 11 menciona que la policía debe “Evitar al máximo el uso de la fuerza y de no ser esto posible, limitarla al mínimo necesario”.  De igual forma, el artículo 166 sobre el “Uso de la fuerza” señala: “Es el medio material, necesario, proporcional y racional, empleado por el personal uniformado de la Policía Nacional, como último recurso físico para proteger la vida e integridad física de las personas incluida la de ellos mismos, sin mandamiento previo y escrito, para prevenir, impedir o superar la amenaza o perturbación de la convivencia y la seguridad pública, de conformidad con la ley” , esta afirmación igual que en el párrafo anterior, no sólo es idílica sino que también deja abierta la puerta de la confusión  y poca claridad respecto a la realidad puesto que llega a preguntarse: ¿Cuál es el mínimo de fuerza necesario para un policía?

Esto adquiere notoria relevancia cuando se tiene presente que la policía es uno de los actores más violentos hoy en día en el país.¿Será que un policía pensará esto cuando las marchas universitarias, de indígenas y trabajadoras se manifiesten? Pagamos por ver…

En este sentido, el código en mención nos enlista una serie de comportamientos que no debemos realizar (artículo 35) procurando homogeneizar el comportamiento de las personas, pues afectan la “armónica” convivencia de las calles y campos del país. Así que, queridas lectoras, cuidado con lo siguiente: Si usted se atreve siquiera a desacatar, desconocer e impedir la función de la policía, hay tabla. Si usted impide, obstaculiza o se resiste a permitir su identificación e individualización por parte de la policía, hay tabla; si usted se niega a darles información sobre su lugar de residencia, domicilio y actividad, hay tabla; si se niega a una requisa, hay tabla, si protesta sin pedir permiso, hay tabla…

No contentos con que tengamos que quedarnos calladas con cuanta cosa se le ocurra a la policía en aras de la seguridad ciudadana, han logrado profundizar la estigmatización de la población de a pie, porque es que ¿A quién no le da desconfianza decirle a un policía dónde vive y trabaja? ¡A cualquiera!, ¿A cuántos que tengan el pelo largo, con pintas de hippies, metaleros o punkeros no los han requisado y de paso una que otra vez golpeado “porque si”, porque al policía le pareció “sospechoso”? ¿De qué? Vaya uno a saber.

¿Cuántos no han tenido que ganarse una noche en UPJ por atreverse a desconocer o desacatar alguna desfasada disposición  de la policía? A muchos. Pues con el código esto tendrá respaldo legal, es decir, seguirá su detestable autoritarismo pero bajo el amparo de la ley.

Por su parte, los vendedores ambulantes no podrán ocupar el espacio público. La multa será de 91.928 pesos, unos 4 SMDLV; los grafitis están prohibidos. La policía podrá imponer multas, pero “no emplear la fuerza”, ni decomisar los elementos usados para el grafitis. El infractor deberá reparar los daños y pagar una sanción de 8 SMDLV (183.856 pesos).[1] Esperamos por tanto que no haya más casos como el de Diego Felipe Becerra, un joven asesinado a manos de la policía por realizar un grafiti en una de las calles del país.

Asimismo, quien destruya, manipule, altere o fuerce las puertas o sistemas de acceso en un sistema de transporte masivo (estaciones, buses articulados, metro, tranvía, vehículo férreo, cable aéreo) o vehículos de servicio público o urbano de pasajeros la multa será de $367.709 . Por agredir, irrespetar o desafiar a un policía, por llamadas que se hagan a la línea de emergencia 123 que sean para realizar bromas o por agredir física o verbalmente a miembros de la comunidad LGBT la multa será de $735.418.[2]

 Además, con el código lograron llevar a esta instancia la regulación y criminalización de la protesta social. En el Capítulo II de “Expresiones o manifestaciones” nos dicen en pocas palabras que existe constitucionalmente el derecho a la protesta, pero para que esto sea posible usted debe pedir permiso para hacerlo. Algunos dicen: “no es un permiso, simplemente es avisar a las autoridades que la manifestación se va a realizar”. ¿Avisar?, ¿Nos damos cuenta del carácter de esta afirmación? Es como cuando nuestros padres nos han dicho: “Esta bien, no me pida permiso, pero avíseme dónde y con quién va a estar para buscarla en dado caso”. De igual forma, el aviso debe ser de carácter formal, por escrito, en él debe indicarse el día, hora, sitio y recorrido de la manifestación; es decir que el factor sorpresa que mayoritariamente caracteriza a una manifestación queda anulada, ¡Quién dijo que para protestar hay que pedir permiso!

Asimismo, este permiso debe estar firmado al menos por tres personas, quienes serán en cierto modo las responsables de la manifestación. ¿Quién se “embalará” con esto? Habrá que ver. ¿Qué pasará con estas personas en dado caso de que la manifestación “se salga de las manos”? Ya lo estamos imaginando. Por último, el código es muy claro al señalar que: “Toda reunión y manifestación que cause alteraciones a la convivencia podrá ser disuelta” (artículo 52). Queda en el aire el cómo y el cuándo, aspecto bastante delicado teniendo en cuenta nuevamente los antecedentes de tan repudiable institución como lo es la Policía Nacional.

Algo que parece bastante curioso y hasta risible es el artículo 54 que menciona a modo de premio de consolación sobre la “protección del ejercicio del derecho de reunión y manifestación pública frente a señalamientos infundados. Con el fin de amparar el ejercicio del derecho a la reunión o movilización pacífica, queda prohibido divulgar mensajes engañosos en torno a quienes convocan o participan en las manifestaciones, así como hacer públicamente señalamientos falsos de la relación de los manifestantes con grupos armados al margen de la ley o deslegitimar por cualquier medio el ejercicio del derecho constitucional de reunión y manifestación pública y pacífica”. Ajá y ahora nos preguntamos ¿Acaso se van a autoseñalar, autocastigar, autocriminalizar? ¿Cómo van a impedir que esto suceda si son ellos quienes lo hacen?, este artículo fue a todas luces una palmadita en la espalda para la gente que lucha y se manifiesta.

A modo de información o notificación, el código menciona que la fuerza disponible (como ya fueron “avisados”) estará siempre presente en una movilización supuestamente teniendo en cuenta todo el protocolo de seguridad y derechos humanos.Por su parte, los antimotines “sólo serán enviados cuando no sea posible por otro medio controlar graves  e inminentes amenazas a los derechos”, es decir que cuando lleguen los escuadrones de la muerte, arribarán a cumplir su función en esencia: “Tirar a matar” con el fin de “salvaguardad la seguridad y los derechos de la ciudadanía”¿Quién se los va a impedir?… ¡Vaya perlas las de este código de policía!

Finalmente, en cuanto a las medidas correctivas, el código nuevamente nos enlista algunas categorías y procedimientos que procederán para llevar a cabo sus funciones, las cuales debemos prestarles también mucha atención a algunas de ellas:

 1) Las órdenes de policía: Las órdenes podrán ser verbales o escritas y  serán de obligatorio cumplimiento, ya le han advertido en artículos anteriores que usted no puede negarse ni desobedecer las órdenes de un policía o hay tabla;

 2) Traslado por protección: Cuando la vida e integridad de una persona o de terceros esté en riesgo o peligro, el personal uniformado de la Policía Nacional, podrá trasladarla para su protección o la de terceros (artículo 155), es decir que cuando una persona en estado de indefensión o de alteración de la conciencia por consumo de bebidas alcohólicas o sustancias psicoactivas, cuando esté involucrada en riñas o situaciones similares será conducido a un CAI para “protegerla de cualquier peligro de la calle”. Cualquiera diría que la policía tiene corazón con este artículo. Pero, querida lectora, si usted es de las que le gusta tomarse sus traguitos, recuerde que primero, no puede consumirlos en un espacio público, pues también habrá tabla, y además si es de las que deambula por ahí con su “parche”, y si se encuentra a algún policía será conducida de inmediato al CAI más cercano, y por último recuerde, si se resiste, hay tabla.

3) Medios de apoyo: “El personal uniformado de la Policía Nacional podrá utilizar medios de apoyo de carácter técnico, tecnológico o de otra naturaleza, que estén a su alcance, para prevenir y superar comportamientos o hechos contrarios a la convivencia y la seguridad pública”. Con esto queda claro que cuánta cosa se le ocurra lanzar a la policía y al ESMAD a la población frente a un reclamo, queja, o movilización está permitido por este código con el fin de superar algo que esté en contra de la “seguridad ciudadana”.

Es decir que si no hacemos algo pronto al respecto seguirán existiendo víctimas por el brutal accionar de la policía y el ESMAD, se profundizará gracias a este permiso que el escuadrón de la muerte recibe con el código. Basta con  recordar la muerte del estudiante de la universidad Distrital Miguel Ángel Barbosa en los últimos meses, quien fue asesinado por el ESMAD en una manifestación, pues se confirmó hace un par de días por el dictamen de medicina legal que Miguel Ángel fue asesinado[3]. Asimismo, el desarrollo del actual paro camionero, el cual ha sido reprimido fuertemente por el escuadrón de la muerte, que  haciéndole “honor” a su nombre la semana pasada asesinó a uno de sus manifestantes en Duitama, Boyacá, uno de los epicentros de la protesta camionera. Tan pronto se conoció la apenada noticia, los medios de comunicación salieron a decir que este había muerto a causa de manipulación de explosivos, sin embargo, medicina legal señaló que la muerte había sido causada por impacto de gas lacrimógeno en su rostro, ocasionándole la muerte. Las evidencias son claras, el ESMAD en lo que lleva de transcurrido el año ha asesinado (de forma comprobada) a dos personas en medio de manifestaciones en pro de mejores condiciones de existencia.

4) La asistencia militar (Artículo 170) el cual legaliza lo siguiente: “Es el instrumento legal que puede aplicarse cuando hechos de grave alteración de la seguridad y la convivencia lo exijan, o ante riesgo o peligro inminente, o para afrontar emergencia o calamidad pública, a través del cual el Presidente de la República, podrá disponer, de forma temporal y excepcional de la asistencia de la fuerza militar”.

Es en particular en este último  artículo en el que se profundiza la doctrina y complicidad existente entre las Fuerzas Militares y de policía del país, las cuales apuntan a un mismo lugar en el que buscan controlar el orden y salvaguardar la seguridad ciudadana y nacional a como dé lugar, utilizando los medios que sean necesarios para tal fin manipulando el discurso de la convivencia y resolución pacífica de conflictos en medio de un momento histórico de “posconflicto”. En este sentido, es evidente que las instituciones armadas ya no se fortalecerán en primera medida para atacar a ese enemigo interno llamado “guerrilla” sino a todo aquellos que desobedezcan a la autoridad y se posicionen en contra de su doctrina por los medios pacíficos o no pacíficos.

Es cierto cuando algunos expertos mencionan que “Vamos a tener problemas por el criterio vago con el que se redactaron algunas disposiciones del nuevo código de policía y la paridad del elemento para que el policía determine cuándo una actividad es temeraria. Se han dejado conductas muy abiertas para que la Policía las interprete a su criterio. Eso va a traer problemas porque se interpretarán de varias maneras (…) Un código ambiguo no es lo único (…) con la nueva ley se pretende homogenizar a la sociedad y crear un solo patrón de conducta, lo que es imposible por aquello de las libertades individuales”[4].

De igual forma, se vislumbran algunos de los matices de la lucha de clases pues, es evidente que quienes son señalados, perseguidos, requisados, maltratados y asesinados por la policía son personas pertenecientes a las clases explotadas, asimismo, los policías generalmente provienen de familias pertenecientes a esta misma clase social, sin embargo, son quienes defienden los intereses de las clases explotadoras a costa de innumerables vejámenes en contra de la población vulnerada.

Así que, una persona de la clase explotada que se manifieste en contra de las políticas de las clases que la mantienen en esa condición, deberá seguir pagando, profundizándose los abusos sociales, políticos y económicos de un sistema que las oprime cada día más y en el que ahora también deberán pagar innumerables multas, que si no son saldadas en el plazo de un mes, generarán unos intereses al respecto y así, el circulo vicioso de la pobreza continuará reforzándose.

 Cabe resaltar que nuestra crítica a diferencia de algunos sectores, no va encaminada únicamente a la reforma del estatuto policial, pues desde que las desigualdades del sistema mundo se perpetúen, habrá gente rica que le pagará a gente pobre para que controlen, persigan y reprendan a la otra gente pobre que se plantee una solución para esta realidad. Sabemos que la policía y las fuerzas militares están ahí para perpetuar el (Des)orden. Por esto, la invitación queda abierta a que sigamos movilizándonos, sigamos protestando ante cada situación de injusticia, sigamos cuestionando el status quo, sigamos incomodando el sistema y sus fuerzas represivas, sigamos apoyando las justas causas de quienes son reprimidas a diario, sigamos buscando alternativas al capitalismo y a la represión, sigamos buscando mejores condiciones de existencia abriendo paso a nuevos proyectos de transformación y lucha, pues esto es lo único y más valioso que nos queda en un mundo como este y en un país donde hay que repetir lo obvio.

[1]http://www.eluniversal.com.co/cartagena/el-nuevo-codigo-de-policia-la-gran-solucion-o-el-camino-la-arbitrariedad-229134
  [2]http://www.elpais.com.co/elpais/judicial/noticias/sigue-polemica-por-nuevo-codigo-policia-aprobado-camara
[3] http://www.contagioradio.com/dictamen-de-medicina-legal-confirmaria-que-miguel-angel-barbosa-fue-asesinado-articulo-26185/
[4]http://www.eluniversal.com.co/cartagena/el-nuevo-codigo-de-policia-la-gran-solucion-o-el-camino-la-arbitrariedad-229134

¡El Bagre y el Urabá! Testigos presentes del Futuro anunciado.

Posted on Actualizado enn

Imagen

Los últimos acontecimientos acaecidos en el Urabá y  el Bagre Antioquia,  donde se vive una arremetida paramilitar denotan un sintomático problema social que tiene que ver con algunos matices a analizar que tejen el complejo panorama para estas comunidades que se encuentran en el centro del huracán del conflicto que azota a nuestro país. Sin mencionar los recientes sucesos de La Uribe, Meta, de claro accionar criminal de la Fuerza Pública. En el caso del Bagre según el Observatorio de Derechos Humanos y Paz del Instituto Popular de Capacitación (IPC) se registran: “desaparición forzada (en dos veredas dos, hombres de 84 y 20 años), asesinatos, confinamientos o desplazamiento forzado (de 570 personas que conforman 193 familias de las veredas La Llana, Moqui, La Primavera, El Coral, El Oso y El Castillo, pertenecientes al corregimiento de Puerto Claver)”. Y en el Uraba, en medio del proceso de restitución de tierras al que se opone airadamente la derecha “narcoparatraqueta”: “Desde 2012 los campesinos han venido retornando a sus tierras, algunos de manera voluntaria otros con acompañamiento institucional; sin embargo en estos últimos meses ellos han venido recibiendo amenazas de grupos ilegales que se hacen llamar gaitanistas, quienes los han amenazado de muerte, les han quitado el ganado que ellos cuidan para su subsistencia, también les han quemado sus viviendas y algunos los han agredido físicamente” presiones que se han intensificado en estos últimos días . Según Nora Saldarriaga -subdirectora de la Fundación Forjando Futuros- .

No podemos concebir los problemas sociales al margen del desarrollo histórico pues sería un craso error que nos impediría ver la verdadera dimensión de lo que se está viviendo. Estas zonas del país –que no son las únicas por supuesto- han estado inmersas en un incesante conflicto armado que las ha desangrado permanentemente y que hunde sus causas fundamentales en el despojo de la tierra a mano de fuerzas oscuras sostenedoras del proyecto capitalista criollo, fértiles y hermosas tierras que han  tenido que sucumbir ante el avance desproporcionado de la guerra  con fines lucrativos y que tiene como principales actores armados a los aparatos represivos del estado, ilegales o no en clara connivencia entre los dos.

Pero este fenómeno paramilitar en proceso de reconfiguración no ha sido fortuito y habrá que entenderlo muy bien como una táctica básica del bloque hegemónico dominante que siempre ha utilizado la sangre y el fuego para legitimar sus nefastos intereses y superar los antagonismos propios de la lucha de clases a la que nos vemos enfrentados,  teniendo como respuesta,   la acción colectiva de los movimientos sociales, y también,  en la fuerza adquirida por las fuerzas insurgentes. Esas mismas que hoy se encuentran en procesos complejos de diálogos de paz con el gobierno nacional: Las FARC-EP en fase definitiva y el ELN en un inicio truncado por diversas tensiones entre las partes.

En ese sentido, dicho contexto político de diálogos de paz es el que enmarca los hechos a mencionar  de arremetida paramilitar -que volvemos a recalcar no son los únicos en el país- y que nos lleva a problematizar los mismos a sazón de los acuerdos últimos alcanzados por las FARC-EP y que cambian totalmente la correlación de fuerzas en estos territorios. La paz que el Estado necesita, se debe leer como dispositivo imperialista y de consolidación del neoliberalismo que es a lo que le apuesta la elite cafetera, la cual le conviene la suspensión de hostilidades por parte de la insurgencia para afianzar la entrada sin presión de grandes intereses Multinacionales, resguardadas como desde la época de la United Fruit Company, por parte de ejércitos Paramilitares.

Con esto queremos poner el dedo en la llaga tratando de interpretar a las comunidades en su clamor de paz pues son ellas las que han llevado la peor parte en esta guerra. Pero son ellas mismas y en ejercicio claro de autonomía y autodeterminación, que tienen que fortalecer sus procesos de base y forjar una estrategia que impida que este fenómeno siga existiendo. Por lo que no es posible en estos momentos hacernos los de la vista gorda, para estar alertas a quienes estamos llamados a ocupar un papel fundamental dentro de la lucha de clases desde las propuestas organizativas autónomas, pues el paramilitarismo no da tregua y como nefastas visiones de lo que puede pasar en un futuro se aparecen como ejemplos concretos el Bagre y el Urabá.

Colectivo Contra-informativo Subversión.

Reflexiones al anuncio del Cese al fuego y de hostilidades Bilateral entre el Gobierno Nacional y las Farc-Ep

Posted on

Hoy, 23 de junio del 2016 se vive un momento histórico en toda la nación, la insurgencia de las Farc-Ep y el gobierno nacional llegan a un acuerdo sobre el cese al fuego y de hostilidades de manera bilitareal y definitiva. En ese marco, es innegable la importancia que tiene este suceso en lo que concierne a la agenda política de la  organización alzada en armas desde hace 52 años.

Dadas las implicaciones propias de la guerra, se hace necesario  problematizar las repercusiones de la firma del acuerdo. La primera de ellas: el cese de hostilidades no significa el ultimo día de la guerra o el fin del conflicto como algunos han anunciado, y esto habrá que tenerlo presente, pues es innegable la existencia tanto de circunstancias como de actores armados bien sean  fuerzas rebeldes o paraestatales —sin punto de comparación—  que desbordan los alcances de pueda tener la voluntad de las Farc-EP y el gobierno nacional. A partir de lo anterior, no resulta descabellado pronosticar un recrudecimiento de las hostilidades para aquellos sectores que se encuentren fuera del marco del mencionado acuerdo.  Es más, tras este acuerdo las elites políticas y económicas preparan una nueva reacción que podemos avizorar: el nuevo código de policía y la consolidación de la criminalización de la protesta social, la ley Zidres y la contrarreforma agraria que este significa, hacen parte de un larguísimo etc’s de leguleyadas  sectorizadas que apuntan a desarticular al movimiento social y golpear a parte del mismo sobre todo si se trata de procesos independientes o autónomos.

En ese sentido lo que para un sector importante de la izquierda,— incluida  la insurgencia—  junto con grandes segmentos de la población colombiana leen como una victoria, para otras, nos debe implicar un reto que pasa por diferentes cuestiones: Primero, reafirmar en la acción  que  la agenda política de las FARC-EP no  es el derrotero de luchas sociales del país –aunque haga parte de si—y segundo,  el  fortalecimiento de  los procesos autónomos con miras a su articulación  con el fin de que a través del trabajo conjunto podamos garantizar los procesos de movilización social en medio de un conflicto de clases latente y aún vigente como se constata en la consolidación del modelo neoliberal en Colombia asentado en la explotación minero energética, la invasión del capital extranjero, entre otras circunstancias. Es un momento histórico y lo tendremos que afrontar  como tal: Una lucha de clases, apostándole al  trabajo de base y la inserción social.

¡Ay hombe! El Vallenato al son de la lucha de clases

Minientrada Posted on Actualizado enn

Son las masacres más grandes
las que vemos aquí cada día
el que no muere de hambre
lo mata la policía.[1]
 
Los platos que rompe el gobierno
los paga mi pueblo trabajando bajo el sol
 no tienen ni solar ni techo
porque su trabajo no tiene valor
se pasan la vida luchando pero este cantante de la población
seguirá con su empeño hasta alcanzarlo
para que a mi pueblo olvidado le llegue la redención
el sistema nos tiene marginados
pero hay que seguir peleando hasta ser el vencedor[2] 

[1]    Canción “Usted, señor presidente”. Interpretada por Máximo Jiménez. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=6gultbdT5ek
[2]    Canción “La ley del embudo”. Escrita por Hernando Marín e interpretada por Beto Zabaleta. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=k1SFbQvCLrs

 

 

Imagen

No es  una novedad afirmar que alrededor del género Vallenato  se refuerzan algunos de los valores más retardatarios de la sociedad colombiana[1], y que desafortunadamente,  se potencian mutuamente tales como: el patriarcado, la misoginia, la homofobia, el gamonalismo, entre otros. Muestra de lo anterior fue la polémica[2] desatada a raíz del prefabricado y mercantil beso que se dieron en tarima   los intérpretes  Silvestre Dangond y Poncho Zuleta en la más reciente edición del Festival de La Leyenda Vallenata celebrado en la ciudad de Valledupar  hace tan solo algunas semanas. No obstante, a pesar de que es innegable el predominio machista y autoritario que se ha asentado históricamente en este género musical, también lo es, que tales expresiones no son destino manifiesto. Por el contrario, encontramos en el desarrollo del Vallenato referentes importantes que permiten inferir que la lucha de clases se ha enconado en su interior. Frente a esta última afirmación, dedicaremos de manera somera las líneas del presente artículo.

 

Lo primero que habría que tratar refiere a los orígenes del Vallenato en sí mismo. En efecto, su génesis puede rastrearse en el contexto del siglo XIX en el que paradójicamente predominaba la producción agrícola, pero a su vez, podría señalarse la existencia de una condición de marginalidad rural en tanto el proyecto nación era mucho más nebuloso que en la actualidad, derivando  en una precaria conexión entre las distintas regiones agudizada por las dificultades a nivel de comunicación y vías de transporte. Sumado a ello, encontramos que gran parte de la población colombiana era analfabeta, y es precisamente allí, donde el Vallenato encontrará su cuna en un ambiente en el que se carecían de medios/espacios para la  expresión de los diversos grupos poblacionales y su respectivo quehacer.

 

Así pues, los expositores primitivos del Vallenato hacían descripciones simples de su ámbito cotidiano, en ese sentido, serán recurrentes las alegorías a la vida del jornalero. Es de anotar, que estos cantos se realizaban en íntimas reuniones entre amigos o familiares al son de unos tragos, cuestión que deja en evidencia, que además de cumplir un papel como mecanismo de expresión popular de un sector subalterno, y por tanto generador de realidad, el Vallenato también constituía un eje de articulación social. En este punto, es importante hacer mención al papel del Juglar dentro de la historia Vallenato como expositor primitivo de este, ya que a pesar de lo rudimentario de su quehacer, el juglar como figura de correo ambulante entre las poblaciones cumplió un papel significativo llevando toda clase de mensajes musicalizados con un acordeón convirtiéndose en viva voz del acontecer de las regiones de la Costa Atlántica Colombiana, y precursor, de lo que posteriormente será este género musical.

 

Ahora bien, aunque progresivamente el Vallenato logró fundirse al interior de las clases populares, este proceso se centró casi que exclusivamente en la costa colombiana puesto que para aquel entonces predominaba (¿o predomina?) en el país  una valorización social y cultural jerárquica en la que primaba con total holgura las disposiciones de los llamados territorios andinos. Conexo con ello, no es de extrañar que al momento de ingresar el acordeón a territorio nacional no haya sido recibido con buenos ojos de parte de  las clases dominantes urbanas puesto que no era sinónimo de la “alta cultura” de corte europeo[3] privilegiada en ese momento, y por el contrario, el acordeón era relacionado como un instrumento referido para las clases inferiores. Cuestión que deja en evidencia que el Vallenato no sólo emerge como una expresión musical cualquiera, sino que es  representación de las pugnas sociales y culturales en el marco de las tensiones entre sectores subalternos y las elites. Muestra de ello fue el Artículo 62 de los reglamentos del Club de Valledupar –donde se reunían los propietarios de tierras, políticos y empresarios- el cual rezaba:

Queda terminantemente prohibido llevar a los salones del Club música de acordeón, guitarras o parrandas parecidas…”[4]

 

Por otra parte, en el Vallenato los elementos referentes de ser expresiones  de la lucha de clases no se limitan a las pugnas anteriormente señaladas, ya que además de las disputas por la representación, encontramos también en diversos pasajes musicales que  sus contenidos líricos constituyen  claras refutaciones frente al orden social vigente caracterizado por la injusticia, el oprobio y el despojo. En efecto, podría hablarse de la existencia de un “Vallenato protesta” casi siempre referido a cantautores pertenecientes a grupos insurgentes de los cuales uno de sus exponentes más reconocidos es Julián Conrado[5], sin embargo, estos sólo constituyen una parte de todo el crisol que compone esta expresión del género Vallenato, razón por la cual, no es casual encontrar canciones fuera de estos grupos con alto contenido social y político, especialmente, entre las décadas de los años 50’s y 80’s. Examinamos a continuación algunos ejemplos.

 

Santander Duran Escalona compuso una obra titulada “Las Bananeras” que encontró en la voz de Jorge Oñate[6] a mediados de la década del 70 su versión más popular.  En un   fragmento de la mencionada obra se dice lo siguiente: “Solo quedan los recuerdos escondidos, de las cumbias, de la gaita, la guitarra y el tambo. De las balas con  que el pueblo fue abatido en las plazas y caminos cuando la huelga estalló. Porque allá en la zona bananera, allá sufre sin queja  un pueblo soñador”. De lo anterior resaltan dos elementos fundamentales: en primera medida, se rescata la reivindicación de la memoria de uno de los hechos más significativos del movimiento obrero en Colombia como lo fue la Huelga de las Bananeras y la posterior respuesta de la oligarquía criolla que desde ese momento ya se mostraba servil, tal cual como sucede en la actualidad, a los intereses del capital extranjero. Igualmente, es importante señalar que junto con el relato, esté viene acompañado de posicionamiento, es decir, que además de relatar la historia el autor tiene la clara intencionalidad de agenciar un discurso posicionado, un lugar de enunciación que por su escritura en la que hacen simbiosis elementos propios de la cultura del Caribe y el sentir que produjo los vejámenes orquestados por la United Fruit Company, se puede afirmar que la vocación de esta pieza musical es ante todo una apuesta por enarbolar la dignidad de aquellos que sufrieron el oprobio.

Junto con los relatos históricos, encontramos otras narraciones a que pesar no referirse a un suceso puntual logran evidenciar reivindicaciones de diversos sectores sociales, que aunque diferentes en su particularidad, se encuentran ligados a partir de las condiciones de explotación que tienen lugar en Colombia. En ese marco a manera de ejemplo,  aparece la canción  “Los maestros”[7] de Hernando Marín en la que se denuncia  de forma contundente el vilipendio del que son objeto los educadores en el país negándoles la importancia de su quehacer como se constata en las siguientes líneas :

… es aquel montón de hombres y mujeres que lucha incansablemente por educar la humanidad, el maestro va a la escuela diariamente, no le importan que critiquen su aguerrida voluntad (…) También se que este gobierno les paga de vez en cuando, y otras veces por milagro les paga de mes en mes, ese es otro que no sabe agradecer quienes sus hijos tan bien que los están enseñando, no se acuerdan que fueron niños también, y sea hombre o sea mujer debe ser considerado pero como ellos tienen el poder, y las gallinas de arriba le echan flores a las de abajo

De la misma manera, Daniel Celedón Orsini compuso el tema “La lavandera”[8] como un relato  en el que se expone las duras condiciones que afrontaban  aquellas mujeres que ganaban su sustento y el de los suyos  en el ingrato oficio de lavar ropa de familias acomodadas, es de anotar, que Orsini deja entre ver de forma clara su respeto y admiración por estas luchadoras populares. Dejemos que sea la propia canción la que nos hable de ello:

Lavandera que va sufriendo y en tu silencio lloras tu quejas vas expuesta cual hoja al viento con cargamento de ropa ajena,
de pasar el agua corriendo quizás va huyendo de tantas penas y en lavasa de mundo negro se va fundiendo tu piel morena.  Lavandera manduqueando va todo el mugre de la sociedad
dale duro dale mas y mas que hay tantas cosas que deben blanquear(…)Lavandera de poca sombra nadie te nombra nadie te llama  y en tu casa hay llanto de sobra si lo que cobras ya no te alcanza
cada aurora un bojote de ropa y en cada gota se te va el alma , forjadora misión de pompa jabón que engloba desesperanzas.

Así pues,  en la misma línea argumentativa David Sánchez en “El indio Sinuano”[9]  nos muestra la realidad de otro sector social como lo es el indígena de la siguiente manera:  “Y mi tierra me quitaron de las manos, despojado quedé yo con mis hermanos, al abrigo de los vientos, relegado a los pantanos, y mi nombre destruyeron para siempre, con sus nombres bautizaron a mi gente(…)Y mi historia la contaron al revés, me dejaron pocas cosas que servir ,y lo único que queda de mi raza lo usaron para burlarse de mí”. Con todo ello, se puede dimensionar la riqueza y variedad de temáticas sociales presentes en el “Vallenato Protesta” permitiendo afirmar que su vocación no obedece es un hecho baladí, por el contrario, es una clara determinación de la existencia de compositores e intérpretes del género comprometidos con la realidad del país al margen de aquello que los referentes tradicionales que agencian el Vallenato han designado como tal.

Sin embargo,  las élites de este país tienen la particularidad de cooptar todo sentir que emane del pueblo para voltearlo hacia su propia esclavitud, en las grandes parrandas o bautizos que se hacían en las casonas de las familias más adineradas de la Costa, las cuales se caracterizaban por contratar una orquesta que tocaba solo música europea, pero que entrando en juego el tiempo y el alcohol, y posterior a que la orquesta terminaba su función, los dueños de casa invitaban a los cocineros y meseros, que tenían su propia fiesta en la cocina al son del acordeón, la caja y la guacharaca, para que amenizarán la fiesta de sus patrones.

A manera de correlato, es posible enunciar que se ha constituido con el paso del tiempo una comunidad del Vallenato que obedece a los cambios sociales y políticos propios del capitalismo que de manera inexorable afectaron las dinámicas al interior del género. En efecto, a partir de la década de los 80’s se da un proceso de internacionalización del Vallenato en concordancia con la apertura de las comunicaciones, y en general, con la gestación del modelo neoliberal que tendrá su fiel expresión una década después. En este proceso, emergerán empresas musicales que junto con integración de los artistas a los parámetros  de la seguridad para los trabajadores en términos normativos darán la apariencia de un mejoramiento respecto a quehacer, empero, no es fortuito que para esta época se den lucrativos negocios como lo es el caso de la asociación Sayco quien bajo el sofisma de la defensa de los derechos de los artistas logró constituir un monopolio alrededor de los mismos.

Desde allí se abrió la puerta a la instrumentalización del género Vallenato en concordancia con las dinámicas del mercado. Así pues, el fortalecimiento de una industria fonográfica y la proyección de los artistas como productos dentro del círculo mercantil despojaron al Vallenato de su extracción popular. Para hacerlo, el capitalismo lo fundió con otros géneros musicales, en particular, el pop[10] para irradiarlo de un aire que le diese de mayor rentabilidad en el marco de una sociedad que tiene como vector fundamental el consumo. Igualmente, el capitalismo en su búsqueda por apropiarse de la riqueza del Vallenato banalizó su contenido lírico para darle mayor preponderancia a la producción instrumental creando piezas que incentivan la fiesta, elemento que no es nuevo dentro de las dinámicas del género, sin embargo, lo que resulta novedoso es su inserción en festivales del gran envergadura en los que se mueve bastante dinero en patrocinios, publicidad, licor, entre otros. En este festín del consumo y el comercio hasta los artistas han sido transformados para poderse ofertar como productos de vitrina, en ese sentido y en especial en lo que ha sido llamado “la nueva ola”, es recurrente ver que la estética del juglar se perdió para darle paso a jóvenes con atuendos y cortes de moda que recuerdan más a yuppies universitarios antes que a representantes del sentimiento popular.

Con todo ello queda de manifiesto que la lucha de clases también se ha vivido y se vive dentro del género Vallenato. Dicha disputa va desde sus remotos orígenes como expresión propia de sectores explotados que encontraron en la música fuente importante de construcción de tejido social a partir de su cotidianidad cuestión que contó con el rechazo de las clases altas para quienes estas melodías representaban la vulgaridad del “populacho”. Pero las cosas no acaban allí, el Vallenato también ha sido la ventana para diversas reivindicaciones políticas y sociales como observamos con algunos ejemplos que no se agotan en sí mismos sino que por el contrario invitan a profundizar la investigación sobre estas obras cargadas de rebeldía. Lo anterior cobra especial vigencia en una época que le rinde culto a trivialidad y la estupidez destruyendo a su paso expresiones culturales como lo es el Vallenato al convertirlas en otro artilugio de la sociedad del espectáculo[11] que nos invita a parrandear mientras el mundo colapsa en su propia fetidez.

Que las próximas tonadas de los acordeones sean para cantarla al capitalismo: ¡Y va a caer!

[1]    Algunos episodios de la vida y obra de Diomedes Díaz son ilustrativos al respecto. Ejemplo en canciones tales como “La culpa fue tuya” y “La plata”.

[2]    Nos referimos al despliegue mediático dado al suceso, y las reacciones del público en espacios como foros y redes virtuales.
[3]    ESPITIA,Marco De León. El Vallenato. Origen y evolución. La historia bien cantada. Editorial Sic. Bucaramanga,Colombia. (2010).
[4]     SAMPER PIZANO, Daniel. TAFUR, Pilar. 100 Años de Vallenato. Editorial Aguilar (2016)
[5]    Integrante de las Farc-EP. Entre sus canciones más conocidas se destacan: “Regresó Simón”, “Nada personal”, “Palabrota”, “Bolivariando”.
[6]    Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=RiIusmQVaHc
[7]    Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=LOVpmdExx-0
[8]    Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=NO6hCXN3H-8
[9]    Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=cq3v2AfHW-A
[10]  Casos como el de Silvestre Dangond, Pipe Pelaez, Peter Manjarez, entre otros.
[11]  Concepto tomado de Guy Debord.

¿Quién la tiene Clara?

Posted on Actualizado enn

“Porque el proceso de paz de La Habana está llegando a su punto culminante y el Presidente ha decidido conformar un gabinete para hacer el tránsito del conflicto armado al posconflicto, a la construcción de paz y de reconciliación. Hace dos años tomé la decisión, al lado de muchos sectores del Polo y de la izquierda, de dar el paso y de votar por el presidente Santos para proteger el mandato de paz, y pienso que en este momento ese mandato está llegando al punto en el que todos los que pensamos que la paz es lo más estratégico que tiene Colombia tenemos que entrar a colaborar.”

-Clara López Obregón

 

13133327_1340341072648564_310429337701927225_n

Quizás resulta extraño iniciar un escrito de nuestra autoría citando a la actual Ministra de Trabajo del Gobierno Santos, sin embargo, lejos de un viraje a la socialdemocracia,  nuestra intención radica en desglosar algunos de los elementos analíticos que permitan comprender el porqué de la decisión de aceptar el cargo, de la hasta entonces Presidenta del “único” partido de oposición de “Izquierda” en nuestro país. Suspicacia debe producir el comportamiento de este personaje que desde su discurso  ha enunciado tener  como bien supremo el punto común de la Paz, y para ello,  decide apoyar el plan de gobierno de Juan Manuel Santos haciéndose parte del mismo.

El panorama desde un principio nos llena de dudas, si tenemos en cuenta que  el empalme entre el anterior Ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, otrora, sindicalista Burocrático consagrado,  será muy fácil ya que los dos han estado  en contertulio desde la Administración que “Lucho” lideró en la Capital entre los años 2004 y 2007. En consecuencia, antes que un cambio en la orientación del Ministerio, lo que factiblemente encontremos es la continuación del proyecto vigente robustecido con la ralea burocrática de “izquierda”.

En contraposición a lo que se podría llegar a afirmar, somos conscientes  del momento que estamos viviendo en Colombia y las implicaciones que derivan de la decisión de las insurgencias de negociar con el Estado la dejación de armas, entre otras acciones, como parte necesaria para generar las condiciones para que les permitan hacer política dentro de los marcos del establecimiento. Por ello creemos pertinente remitirnos a lo que  la nueva ministra de trabajo cree en que está en juego en  el actual proceso de Paz con las FARC-EP en La Habana.

En estos momentos, tres de los seis puntos establecidos en las conversaciones previas, tienen un acuerdo parcial entre las dos partes, puntos de relativa importancia si se mira lo que falta, estos son: Política de desarrollo agrario integral, participación política y solución al problema de las drogas ilícitas. En conversaciones están el resto de puntos que se consideran los más espinosos y por tanto más importantes para el desarrollo efectivo de un pacto de no agresión entre las dos partes; víctimas, fin del conflicto e implementación, verificación  y refrendación de lo pactado. Es decir, el punto crucial al que hace referencia Clara López, es el de una intencionalidad de las dos partes por concretar un cese de hostilidades y una posibilidad para ingresar a la lucha parlamentaria sin prejuicios. Tema de más complicado, pero que no logra discutir el avance de las políticas Neoliberales en el modelo de país que impulsa un gobierno como el de Juan Manuel Santos, que si se lee un poco de historia económica, va totalmente encaminado a lo que la otra “oposición”, la de derecha en cabeza del Centro Democrático, le ha apostado desde sus inicios, es decir entregar las tierras y la fuerza productiva del país a las multinacionales.

Este gabinete que bien lo dice la Ministra se ha conformado para el Posconflicto (Posacuerdo para nosotras), motivo por el cual a ella se le encomendó seguir con las políticas de gobierno, en el sector laboral, que dejo implementadas Lucho Garzón. Se adecua con los lagartos y estrategas de siempre, como el nuevo ministro de ambiente, Luis Gilberto Murillo, experto en Minería a Cielo Abierto, que tiene la tarea de ajustar el sector agroindustrial y minero-energético a los nuevos territorios que van a ser explotados donde antiguamente hacia presencia la insurgencia.

Esta táctica de los dueños del país no es nueva, siempre ha posicionado esquiroles en los ministerios de trabajo, en nuestro pasado reciente  esta senda se inaugura con Angelino Garzón, otro de los viejos sindicalistas rendidos al patrón, continuando con Luis Eduardo Garzón, y ahora una ficha que siempre ha considerado la derecha para lavar su imagen como lo es Clara López. Nada extraño recordando su procedencia de las mismas cunas que el presidente y la burguesía criolla, a sabiendas que el pellejo político en un ruedo como el colombiano no se desgasta con estos virajes ideológicos.

Y como dicen por ahí: “Recordar es vivir”. Recordamos  entonces que nuestra vida nacional está plagada de personajes que se decían estar férreamente en la oposición del gobierno, y que tristemente para sus convicciones, al ver dinero en puesticos y una vida mejor acomodada se olvidaron de ser rojos  para convertirse en verdecitos, azulitos, amarillitos y toda la paleta de colores de la que saltan de  uno a otro frecuentemente.

Pasados los acuerdos que se dieron con insurgencias desde 1988 como la Corriente de Renovación Socialista, (CRS, sector en las filas del Ejército de Liberación Nacional, ELN) parte del Ejército Popular de Liberación (EPL), Movimiento Armado Quintín Lame (MAQL), Movimiento 19 de Abril (M-19) y el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), sus dirigentes entraron a ocupar puestos de gran calibre en la burocracia izquierdista, olvidando la lucha de clases y las legítimas convicciones donde los pueblos y las comunidades debían ser sus protagonistas. Los partidos democráticos de izquierdas, las fundaciones y ONG fueron punto de escape para las personas desmovilizadas, aunque hay que nombrar también aquellas que han despreciado este camino de traición a los sectores expoliados que decían representar, y siguen intentando de una u otra forma transformar la realidad de los suyos.

Como se ha visto, después del 2000 el ministerio de trabajo ha estado en manos de supuestos personajes de “izquierda”, pero los resultados han sido lo contrario a lo que los partidistas de la izquierda parlamentaria  balbucean, en cuanto a que se han profundizado las políticas de explotación del sector trabajador en Colombia haciendo que cada vez más tengamos el vergonzoso galardón por ser uno de los países más inequitativos del mundo, esto, gracias a su imagen de progresistas, como lo dicta el manual de la tercera vía, para luego implementar políticas que van en contra de los intereses de las trabajadoras.

Es por ello que nos preguntamos: ¿Cómo estas personas pueden seguir argumentando que la vía electoral es una herramienta de disputa para la transformación social? Es igual que como el verdugo que  nos deja elegir con cual hacha quisiéramos que cortaran nuestras cabezas.

La lucha de clases debe ser el vector  por el cual deben trascender todos nuestros esfuerzos, desde abajo y con la gente, y no desde arriba con la élite. Por ello seguimos denunciando las burocracias y pseudoizquierdas burguesas anteponiendo la acción directa desde las bases.

 

Eso del derecho penal como la antípoda del perdón y la tolerancia

Posted on Actualizado enn

PAZ, quimera de la humanidad inhumana,
cóndor de un Perijá palpitante,
de una Macarena inundada de desasosiego,
rio grande de la Magdalena, serranía de los Cobardes,
desierto de La Candelaria aconsejar
al carroñero que viste de frac,
al gavilán que troca balas por sonrisas.
Ay de la vida sin la paz,
paz de naturaleza,
paz de indígenas y campesinos,
paz de negritudes y mulatadas,
paz de todos, paz de no bandera,
bandera solo de paz;
Lamparones inútiles,
promesas de fastuosos pingüinos,
ajenos al no yantar de un pueblo,
clámides taponando ideologías marchitas,
ideologías pírricas que fomentan el odio entre las flores.
Maldad que se disfraza de carcajada y oropel,
zascandiles y fatuos por doquier.
Vomitemos verdades,
dar la mano sin protestar.

Imagen

Ese clamor generalizado, tal vez inconsciente por robustecer las penas parece responder al desarrollo de un enfrentamiento contra lo que conocemos como delito. Es probable que esa ira histórica que hemos guardado por más de 500 años haya empezado, de manera atávica a surgir disfrazada de violencia, esta ferocidad, no es secreto para nadie se ejecuta en dos rostros, uno, que busca atacar de frente el fenómeno de la delincuencia por medio de las denominadas vías de hecho y el otro, depositando la confianza en un estado fallido para que nos obsequie quimeras de seguridad envueltas en delitos y penas, es decir derecho penal.

La situación tiene un trasfondo supremamente complicado cuando uno se sienta a analizar la problemática desde una óptica cultural sociológica y antropológica; aunque de alguna manera, compartimos algunas costumbres, un territorio, ciertos rasgos genéticos determinados, lo seguro que es que no compartimos una identidad histórico cultural, no quiere significar esto que sea imperativo una masificación ideología o un adoctrinamiento, sino la creación o fortalecimiento de lazos de solidaridad que denoten efectivamente la alteridad, concepto necesario para forjar una colectividad fuerte.

Desgraciadamente, esa fratria que trata Freud en su texto Tótem y Tabú, está encontrando ahora días, peana en el odio y la violencia. Cuando Freud empieza su estudio antropológico con algunas comunidades de Oceanía, África y América, se da cuenta que los vínculos entre los miembros de la comunidad tienen soporte, no en los lazos sanguíneos, sino en ligaduras de solidaridad, división justa del trabajo y por supuesto en una creencia generalizada, el miedo al tótem, el respeto a ese tótem y a sus mandamientos, traspolando a hoy esa idea de las comunidades totémicas, lo único que ahora une a las personas que habitan esta tierra denominada Colombia, es ese odio casi atávico que surge en forma de violencia y revancha.

Cuando la colectividad es capaz de compartir en igual forma la victoria y la derrota histórica, hay una fuerte ligazón que posibilita la acción de cambio colectiva, pero cuando estos nexos son inexistentes, la colectividad se puede crear entorno a la violencia despiadada, no por la cantidad de sangre o viseras que sea capaz de proporcionar, sino por la deshumanización de la sociedad actual.

Cuando nos escupen en la cara la idea de que la disminución de la criminalidad no tiene nada que ver con las necesidades sociales ni con el raigambre social, surge como adalid de cambio y protección la figura del derecho penal, a más cantidad de letra muerta que establezca delitos mayor sensación de seguridad y claro, cuanto más duras las penas, esta quimera de tranquilidad crece inmediatamente.

A la par de este crecimiento, va empequeñeciendo nuestra tolerancia y esa poca de alteridad que aún se conserva y que nos permite ponernos en la posición de otro, brindándole una nueva oportunidad tras un yerro.

Nuestros niveles de comprensión frente a las conductas de las demás personas y con las actividades del estado cada vez son más bajos y por un curioso así como antitético decurso nos decantamos por el derecho penal para que solucione todos los problemas de la sociedad.

Pensar que la impunidad genera una herida hondísima en las personas es demostrar que no estamos en la capacidad de aprehender la realidad social, económica, política y cultural que ha golpeado a la población por tantos años, sino que, en términos Freudianos,  es menester unirnos en torno al odio y al castigo para gozar de una colectividad fuerte, esto, claramente no se materializa de manera consciente, todas estas actuaciones surgen de esa ignorancia colectivizada que propende por la creación de las cárceles y escuelas con la idea del escarmiento y la retribución.

La paz como bandera de las sociedades libres ha sido cambiada por una bandera policromatica que ve como su fundamento errado e individualista le prende llamas a los últimos ápices de humanidad que tiene la persona humana.

La inyección de antivalores que del derecho penal como mecanismo de control y opresión social embebe la multitud, es tan grande y tan poderoso que leyendo escuetamente las codificaciones penales, bastaría, para darse cuenta que la protección que brinda el derecho sancionador es posterior a la consumación de un hecho, es decir, es una herramienta que llega tarde, que arriba cuando ha pasado la necesidad de ayuda y que busca perpetuar construcciones burguesas y patriarcales, en otros términos: el statu quo.

Todo el fragor que se entreteje con derecho penal no es más que una reta a nuestras posibilidades de acción y pensamiento, mientras más criminalizadas estén las conductas más odio crecerá en nosotros y el perdón como la comprensión serán no más efigies de cuentos y poemas.

La situación es compleja si se analiza desde la perspectiva académica critica, la sociedad sigue clamando por sanciones y cárcel mientras seguimos muriéndonos de hambre, mientras las manías y filias continúan expandiéndose; este círculo vicioso saldrá airoso siempre, el control político que se construye por medio del derecho penal es tan grande y poderoso que examinando, sin ser concienzudos, la vida del mundo se rige por los delitos que se cree está cometiendo alguien, por lo que podría cometer, por los que cometió o por los que debería cometer, la humanidad dejo la esperanza a un lado y le sustituye por el castigo.

Por: David Torres

La paz más cerca del capital, más lejos de los pueblos

Posted on Actualizado enn

imagen

La desarmonización en los territorios ancestrales y sagrados de las comunidades étnicas no ha cesado; ahora, en plenos diálogos-acuerdos entre las insurgencias y el Gobierno Nacional sobre un eventual fin del conflicto armado, la bota militar y paramilitar se ha asentado con un gran poder de sangre y muerte en aquellas tierras.

En los últimos meses, en el Cauca, y en general en municipios y ciudades del país, la ofensiva paramilitar –ojo, no BACRIM o bandas delincuenciales- ha hecho resurgir un dominio de terror entre los habitantes rurales y urbanos de estos territorios. Las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, las Águilas Negras y otros grupos no identificados han retomado fuerza y capacidad militar en territorios estratégicos para sus acciones cobardes y terroristas. El paramilitarismo está atacando, igual que el Uribismo, cabe preguntar: ¿Casualidad? o ¿Combinación de todas las formas de lucha?

De este modo el movimiento social, la población en general (estudiantes, trabajadoras/es, afrodescendientes, campesinas/os, indígenas, personas de a pie) estamos resistiendo a la ofensiva que se está llevando a cabo con amenazas, hostigamientos, paros armados y atentados. Paros armados en donde la ultraderecha tiene dominio militar: El Urabá Antioqueño, zonas del Magdalena Medio, y que además de ello, allí están asentados grandes emporios económicos,  multinacionales o terratenientes, de nuevo cabe preguntarnos: ¿Casualidad?

¿Es casualidad que en tiempos de una posible desmovilización de las insurgencias del país aparezca como un monstruo el brazo armado de la ultraderecha?

En lo que va corrido del año 2016 han asesinado –preocupantemente- decenas de militantes de Marcha Patriótica, Congreso de los Pueblos y líderes comunales así como de organizaciones sociales indígenas, campesinas y afros.

En el Norte del Cauca, departamento aguerrido con presencia de las insurgencias gracias a sus condiciones geográficas y su configuración social, también han tomado posiciones los paramilitares –o eso parece- donde las comunidades indígenas  y en este caso la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN) en repetidas ocasiones han venido denunciando amenazas en su contra: El día 6 de Abril, seis personas armadas interceptaron a un líder indígena para notificarle su exilio obligado del pueblo, de lo contrario, lo asesinarán[1]. Así como también el coordinador de la guardia indígena está amenazado desde hace varios días.

En estos cuatro meses del presente año se ha incrementado en un 38%  -a comparación del año 2015- la violación de los Derechos Humanos a comuneros indígenas, por parte de la policía, ejército, ESMAD y grupos armados paramilitares. La violación a la jurisdicción especial indígena ha sido negada por la justicia ordinaria del Estado; irrespetando, discriminando e imponiendo la autoridad estatal; tal es el caso del líder indígena Feliciano Valencia en el 2014: En la minga social del 2008 en movilizaciones y protestas adelantadas por la comunidad indígena, el cabo del ejército Jairo Chaparral se infiltraría con el objetivo de montar un falso positivo judicial, donde señalarían que las protestas estaban apoyadas por la guerrilla. En su morral, se encontraría un radioteléfono, así como prendas de las fuerzas armadas colombianas. La justicia indígena y comunitaria declararía contra el militar 20 azotes y un baño con plantas medicinales para armonizarlo. Valiéndose de lo anterior, el Estado colombiano sentenció a 18 de años de cárcel a Feliciano por tan duro castigo al militar[2]. O el caso de los siete comuneros indígenas capturados por transportar palos de guadua en una camioneta, que según la policía el delito era destruir el medio ambiente[3]. No hay que saber más para darse cuenta del descaro y el racismo.

Pero la desarmonización no es solamente eso. La minería en sus territorios ha incrementado fuertemente, desangrando y perforando la Madre Tierra para la extracción de oro, lo que conlleva a un desequilibrio ambiental, social y cultural de grandes proporciones. Los cultivos ilícitos también han aumentado, con otra gran casualidad: Luego del posicionamiento de una base militar en las montañas cercanas a estos cultivos, la producción de coca y marihuana aumentó[4].

Lo anterior, expresado y denunciado frecuentemente en distintos espacios de confluencia política, social y cultural ha logrado llegar a muchos oídos, pero hace falta llegar a muchos más. Oídos dispuestos a escuchar para gritar, a ojos dispuestos a mirar para ver, a manos dispuestas a construir. Lo anterior, parece que para la insurgencia sentada en La Habana, no le ha quedado muy claro, en cuanto a la participación del movimiento indígena, campesino o afro. No se trata de cooptar, se trata de escuchar y llegar a la anhelada Unidad.

El 23 de febrero pasado, las comunidades del Cauca se encontraron para analizar el encuentro de los actores del conflicto que lleva más de 4 años. A partir de cuatro preguntas se analizó la situación. Una de estas preguntas fue:

¿Cómo incidir para que la mesa de negociaciones de paz en la Habana – Cuba, garantice el diálogo con los pueblos indígenas? La respuesta que dieron los participantes fue muy  concreta, señalaron  que la propuesta que dieron algunos líderes de incidir en la mesas de negociaciones de paz entre el gobierno y la guerrilla de las FARC sonaba de forma interesada, porque no es posible  participar en estos diálogos sin tener propuestas que sean construidas de forma consulta y por las bases, en este sentido es mejor exigir a los actores armados y el capital transnacional  que respeten los  territorios en vez de incidir en la mesa que no aborda la crisis del sistema capitalista[5].

La propuesta de paz que desde el Norte del Cauca y en general las comunidades étnicas siempre han demandado para su pervivencia y armonía se construyen a partir de demandas ancestrales y comunitarias bajo lógicas de democracia directa en asambleas amplias: Los derechos territoriales de los pueblos indígenas, el fortalecimiento del gobierno propio, garantías para desarrollar la autonomía. Demandas que el propio Manuel Quintín Lame las iba tejiendo en las insurrecciones de principios del siglo XX para que en 1971 se conformara el Congreso Regional Indígena del Cauca, donde su lucha ha sido por la pervivencia y la paz; la unidad, tierra, cultura y autonomía.

Para la última semana de Mayo, se está organizando una gran movilización desde los territorios ancestrales, en la que pedirán al Gobierno Nacional el cumplimiento del 97% de lo pactado en el último paro nacional agrario. En esa medida de reivindicaciones y demandas, también se observará con ojos críticos el tema de la minería, la tenencia de la tierra, el paramilitarismo y la participación en la mesa de negociaciones.

Hay que recordar, que en Cuba con las FARC-EP, o en varios países del continente con el ELN, no se está ni se va a negociar el modelo económico ni el problema agrario en profundidad. Las insurgencias están condicionadas bajo sus banderas políticas, dejando a un lado las propuestas del grueso de los movimientos sociales de talante autónomo. Por todo lo anterior, hay que impulsar los principios de autonomía que se pueden encontrar en luchas sociales y étnicas, que más allá de lo que se pacte entre dos actores del conflicto, puedan llegar a dilucidar un horizonte de lucha donde los pueblos salgan del olvido y la muerte.

[1] Denuncia hecha el día 7 de Abril por la consejera de la ONIC en rueda de prensa con medios alternativos de comunicación.
[2] Ver al respecto:http://www.las2orillas.co/caso-feliciano-valencia-justicia-indigena-si-pero-cuando-conviene/
[3] http://www.nasaacin.org/informativo-nasaacin/nuestra-palabra-kueta-susuza-2013/8094-la-detenci%C3%B3n-de-siete-comuneros-del-resguardo-ind%C3%ADgena-de-sanfrancisco-es-otro-golpe-para-la-justicia-propia

[4] Denuncia hecha el día 7 de Abril por el gobernador de la ACIN, en rueda de prensa con medios alternativos de comunicación.
[5] Vera al respecto: http://www.nasaacin.org/nuestra-palabra/8078-%E2%80%9Cuna-cosa-es-lo-que-piensa-el-burro-y-otra-cosa-el-que-lo-arrea%E2%80%9D-comuneros-hablando-de-%E2%80%9Cincidir%E2%80%9D-en-la-mesa-de-negociaciones-de-paz-en-la-habana-cuba

Reconfiguración del paramilitarismo: Entre Paro Armado y Movilización Nacional

Posted on Actualizado enn

Imagen

Hoy en Colombia asistimos nuevamente a la reconfiguración del paramilitarismo y su respectiva arremetida voraz que se ha materializado en  actos concretos que trastornan el panorama político y social del país. Se ha fraguado desde las esferas reaccionarias todo un proyecto que se mueve en distintas vías, y que en términos generales,  busca generar una etapa de recrudecimiento de la violencia atentando contra los movimientos sociales y sus apuestas políticas por la consecución de vida digna en aras de sostener la concetración del poder, especialmente, en clave del capital extranjero y el sector terrateniente.

Dos hechos cumbre marcan el derrotero de esta dinámica:  primero el paro armado convocado por las autodefensas gaitanistas de Colombia junto con la movilización convocada por el Uribismo contra la políticas de Santos y los diálogos de paz entre el Estado y las insurgencias. Estos sucesos demuestran que tanto a nivel político como militar el paramilitarismo esta robusteciendose, de una manera tal, que se puede inferir que sus estructuras luego de los acuerdos de Justicia y paz no desparecieron sino que se camuflaron en nuevos conceptos propios de la demagogía periodistica criolla  despojandoles de todo talante de criminales políticos haciéndoles parecer como meras bandas delincuenciales o Bacrim –eufemismo preferido por la caja de resonancia de este proyecto: Los medios masivos de desinformación- sin una estructura formal, la cual es más que obvio que poseen y que combina todas las formas de lucha en todos los escenarios del acontecer político nacional.

El paro armado de las autodefensas gaitanistas de Colombia se ha venido dando en diferentes regiones del país paralizando las actividades cotidianas de la población, En Antioquia: El bajo Cauca, El Urabá, la zona norte y en Medellín están bajo la amenaza paramilitar, Córdoba Bolívar y Sucre a su vez en sus territorios sufren la inclemencia de este paro que se ha manifestado  en hechos concretos, en cifras el paro armado afecto a 36 municipios de 8 departamentos del país: Cierre de vías, quema de buses, presencia armada, circulación de panfletos amenazantes, toques de queda, entre otros más que dejan entrever un proyecto consolidado que ha cegado la vida de militantes de organizaciones sociales, defensores de derechos humanos. Que en palabras de Miguel Humberto Restrepo Domínguez en escrito para el portal web Rebelion.org:

“es evidente que no se trata de Bandas Criminales, ni de clanes familiares, ni de bandidos con ejercito propio, si no de estructuras paramilitares, articuladas en un sistema de organización de redes descentralizadas, que siguen actuando con la aquiescencia o tolerancia de agentes del estado y que desarrollan un proyecto concreto de país, afianzado en el capital que se reproduce por despojo y se sirve de apoyo político legal y base social”. (1)

Lo anterior se encuentra articulado plenamente a una clara ofensiva anti-restitución de tierras pues ven en este hecho un ceño contrario a los intereses monopolistas y latifundistas.  Esto ha sido denunciado por los campesinos del sur del magdalena (2) coaccionados con chantajes e intimidaciones que generan una especie de zozobra evidente que de antaño viene alentada por las mismas estructuras paramilitares con evidente connivencia estatal, y a su vez,   todo un aparataje en el que contratan estructuras delincuenciales en las periferias de las grandes ciudades. Son “pandillas” dedicadas al microtrafico tejiendo una perfecta red entre narcotráfico, control territorial, guerra y política que demuestra que este fenómeno se ha enquistado en lo más profundo de la geografía nacional, de Sur a Norte y de Oriente a Occidente.

La movilización del 2 de abril que llevó a las calles a la reacción es un hecho bastante claro de las tácticas políticas que están usando los vedettes del paramilitarismo a la cabeza del paraco mayor: Álvaro Uribe Vélez. Este siniestro personaje que bajo un discurso supuestamente opositor a las políticas gubernamentales convocó a las calles a aquellas que creen que el contexto actual de diálogos es una farsa contraponiendo una salida militar al conflicto armado de conformidad con el personaje anteriormente mencionado que durante su gobierno sostuvo una encarnizada guerra a muerte contra las insurgencias con sus respectivas consecuencias nefastas para el grueso del movimiento social, para las insurgencias mismas y la población en general. Las consignas eran precisas y la gente que acompaño la movilización también lo fue, según un artículo del portal agencia prensa rural: “La injusticia social no movía la gente que estaba en la marcha, sus aspectos, ropa, forma de ser, no daban cuenta de gente humilde, que se ve enfrentada a situaciones de desigualdad social”(3). Así pues, es notoría la existencia de todo un plan orquestado en el cual los adalides del fascismo criollo saben muy bien como buenos zorros políticos teorizar y avanzar en su perspectiva funcional de país usando a un cumulo de voces sin conciencia de clase que se carácterizan porque sus análisis de la realidad son creados en Rcn o Caraco Vale la pena recodar al respecto cuando Bertolt Brecht señala: “El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”

En ese sentido lo que se está cociando en Colombia es  un proyecto articulado en diversas esferas que tiene como fin el aniquilamiento  de la legitima y digna resistencia. No podría ser de otra forma pues es este una inequivoca forma de organización de las elites para no perder su papel hegemónico ni el lucro que dejan sus criminales negocios basados en el despojo y en la acumulación de capital. No en vano siguen apareciendo panfletos amenazantes en donde la organización popular cada vez es más fuerte como sucedió hace una semana en el Cauca donde se desarrolla la minga de liberación por la madre tierra. Entonces, es imperativo que nos blindemos dentro de las organizaciones sociales frente a la amenaza latente que el paramilitarismo representa, también entender el verdadero carácter estratégico, táctico y centralizado que se manifiesta en estos hechos  y que demostremos en calles, barrios, universidades y campos que, pase lo que pase, seremos la chispa que incendiara la pradera y que no habrá paraco que valga, porque asi como la pradera, estos  también se incendiaran.

(1)   http://www.rebelion.org/noticia.php?id=210724&titular=paramilitarismo-en-boga-

(2)   http://www.semana.com/nacion/articulo/magdalena-denuncian-intimidaciones-a-victimas-que-reclaman-tierras/468048

(3)    http://prensarural.org/spip/spip.php?article19033

 

Memoria y Lucha de Clases. A propósito de trágicos sucesos del movimiento estudiantil en Colombia.

Posted on Actualizado enn

El destino se muestra en cuanto observamos una vida
como  algo condenado, en el fondo como algo
que primero fue ya condenado y, a continuación,
se hizo culpable. Walter Benjamin

Imagen

Marzo es un mes particularmente trágico para la memoria del movimiento estudiantil  colombiano en su expresión contemporánea. En efecto, son al menos seis las muertes registradas en los últimos 10 años ( Oscar Salas[1] , Andrés Arteaga[2]  ,  Ricardo Molina[3], Lizaida Ruíz, Óscar Arcos y Daniel Garzón[4]) en sucesos que se han visto teñidos por toda clase de polémicas  alrededor de las circunstancias, móviles y personas involucradas. Ello no debe causar extrañeza si tenemos en cuenta que a pesar de las diferencias espaciales y temporales que caracterizan cada uno de los sucesos, igualmente, existen algunos elementos a saber que les hacen vinculantes entre sí: ser jóvenes, provenir de extracción popular, estudiar en Universidades Públicas, y ser poseedores de un pensamiento-acción crítico frente a la decadente situación del país. De manera pendenciera, los medios de (des)información masiva han promovido un discurso tendiente a construir un imaginario colectivo en el que se estigmatiza como enemigo del bienestar social todo aquel sujeto que posea las características anteriormente enunciadas, todo a su vez,  como parte de la táctica  que busca justificar la represión de la que son objeto estas personas, agenciada de igual manera y de forma premeditada, desde las altas esferas del poder.

 

Así pues, queda de manifiesto que el desenvolvimiento de la lucha de clases también se da en el plano de la memoria puesto que la disputa no se limita únicamente a los recuerdos de ciertos eventos y/o personajes, en el fondo, de lo que se trata es de la mutilación de los significados de los proyectos de resistencia forjados en las clases explotadas por parte de la elite dominante, y  a su vez, la férrea defensa que dan  dichas clases por hacer viva acción las connotaciones  de su memoria pues es allí donde reside el sentido de su quehacer.  En otras palabras, la memoria no sólo es recuerdo del pasado, es ante todo, guía para el presente y el futuro de quienes la agencian. Semejante disputa no es una cuestión exclusiva  de nuestro territorio, por el contrario, es la naturaleza del capitalismo que se erige como:

 

“una máquina eficiente de segregación, o podría también decirse, de inutilización de las memorias de las víctimas. Y también, una máquina capaz de obtener un alto grado de perfeccionamiento en la construcción insoslayable de sus nuevas víctimas, es decir, en la creación de unas víctimas que ya no saben que lo son, o que el dolor ya no existe en ellas”.[5]

 

Es a raíz de lo expuesto que se hace comprensible el afán de las clases dominantes en Colombia por apropiarse de la memoria de las víctimas deslegitimándolas mediante la injuria y la calumnia pues la función de tal proceder está ligado a encubrir el status político de las víctimas como parte del proceso de subyugación del que son objeto. De esta forma, la elite del país impone  relatos ficcionales que nublan las representaciones que las víctimas elaboran sobre la memoria, y a partir de allí, buscan minar el camino mediante el cual se construyen los pensamientos, sentidos y reflexiones que posibilitan nuevas conciencias que materialicen los proyectos de sociedad alternativos al imperante despotismo capitalista.  Bastará repasar brevemente la presentación de los casos en los medios masivos de (des)información para constatar lo señalado.

 

El 8 de Marzo de 2006 en medio de unas protestas en la Universidad Nacional de Colombia es asesinado Oscar Salas, estudiante de Lengua Castellana de la Universidad Distrital, producto de una canica que ingresó por uno de sus ojos al estallar una recalzada arrojada por un integrante del E.S.M.A.D (Escuadrón Móvil Anti Disturbios) como se ha relatado en algunos medios[6]. Desde entonces, es mucho lo que se ha dicho en relación a la brutalidad con la que opera este organismo que lejos de la retórica de controlar el orden público, ha demostrado con nefasta suficiencia, que su función real es la represión cruda y descarnada midiendo resultados en términos de heridos y asesinados en el marco de la legitima protesta. De manera paralela, los grandes emporios de la comunicación han guardado un silencio cómplice que ha terminado por calar en la mayoría de la población, incluida la propia Universidad Distrital en la que estudiantes y docentes por desconocimiento u omisión, han desterrado la memoria de Oscar Salas del discurso colectivo salvo algunas excepciones de esfuerzos minoritarios principalmente de allegados al joven estudiante. No siendo suficiente con ello, la madre de Oscar, Ana Benilda Ángel, ha recibo toda clase de amenazas[7] a raíz de su perseverante trabajo alrededor del esclarecimiento del asesinato de su hijo con lo cual queda de manifiesto el interés de quienes están detrás de la muerte de Salas por acallar cualquier resquicio de memoria sobre la impunidad que ha revestido este suceso.

Pasarían cinco años para que otro suceso en el mes de Marzo volviese a enlutar el ya trajinado movimiento estudiantil en Colombia, esta vez, el epicentro sería la Universidad de Nariño en la ciudad de Pasto. Cuentan los testigos, que una fuerte explosión conmocionó el centro educativo la noche del 29 de Marzo de 2011 en la que resultaron heridos 8 estudiantes, de los cuales tres fallecieron posteriormente, siendo el primero de ellos Andrés Arteaga a tan sólo dos días después de los trágicos acontecimientos (sus compañeros Vanesa Calvache y Luis Guillermo Hernández lo harían en las semanas siguientes[8]). Un día después, se presentarían fuertes protestas en diversas universidades de Bogotá, Tunja, la Costa Atlántica y Medellín como rechazo a la reforma de la ley 30 que se comenzaba a avizorar; rápidamente,  la maquinaria de (des)información criolla vinculó estos hechos con los acaecidos en la ciudad de Pasto y difundió declaraciones con la clara intención de estigmatizar. Ejemplo de ello  seria  las del aquel entonces Vicepresidente de la república Angelino Garzón cuando afirmó: “una cosa es la protesta y otra la criminalidad(…)todas estas expresiones de violencia, que son contrarias al espíritu crítico estudiantil, conllevan a que las universidades se conviertan en escenarios de guerra”[9]. De la misma manera, el discurso macartista tuvo su expresión local en uno de los decanos de la Universidad que contó con amplia difusión de medios como Caracol Noticias que hacían juego con las declaraciones del presidente Juan Manuel Santos quien a través de Twitter señaló: “el gobierno no va a permitir que la violencia de unos pocos se apodere de las universidades(…)se actuará con toda la contundencia”[10], sin embargo, a pesar de toda la turba inquisidora que se levantó en este episodio, vale la pena recalcar la actitud de quien auspiciaba como rector de la Universidad de Nariño, el señor Silvio Sánchez Fajardo que de manera decorosa y respetuosa salió a la defensa de los estudiantes involucrados en la explosión.

 

Un año después y con tan sólo pocos días de diferencia, el dolor se trasladaría a las ciudades de Tunja y Bogotá dejando una estela de muerte a su paso. El primer episodio estuvo marcado por la muerte de Ricardo Molina[11] estudiante de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, el 23 de Marzo de 2012 tras batallar con las fuertes lesiones producidas por una confusa explosión en el marco de una protesta desarrollada algunos días atrás. Señalamos  que  fue una confusa explosión ya que si bien las autoridades adjudicaron los hechos al manejo de explosivos por parte del estudiante, esta versión se encuentra sujeta a crítica, pues posee varias inconsistencias  frente a lo relatado, tales como el acontecer del suceso, el rango de la explosión, la forma  como se comprometió la humanidad de Ricardo, entre otras. Sea como fuere, hasta el día de hoy no existe un dictamen definitivo, ni tampoco, presunción de inocencia  en los grandes medios de  (des)información. Por otra parte, no habría pasado el sinsabor de lo ocurrido en Tunja cuando un nuevo golpe se asestaría contra el movimiento estudiantil, esta vez, en la ciudad de Bogotá específicamente en la localidad de Suba con la muerte de Lizaida Ruíz, Óscar Arcos y Daniel Garzón en la residencia de este último el 25 de Marzo de 2012. Estos hechos merecen particular atención con lo expuesto en este artículo pues es uno de los casos en los que mayor cantidad de falacias y vituperios han arrojado los criminales del periodismo criollo quienes mercadean de manera irresponsable con el dolor ajeno con tal de vender “la chiva” del momento.

 

En efecto, apenas el país conoció la noticia de la explosión en la que murieron los estudiantes y la egresada de la Universidad Pedagógica Nacional, ya se tenía lista la versión  “oficial” sin ningún tipo de rigor investigativo (la ineptitud periodística abjurada tener claras las circunstancias de la explosión, aunque aún días después, ¡seguían confundiendo los nombres y carreras universitarias de los implicados!) en la que se señalaba que Lizaida, Óscar y Daniel se encontraban manejando la estrambótica cifra de 10 kilos de explosivos[12]. Y además de ello, asegurando en contra de la lógica más elemental, que los fallecidos se encontraban en estado de alicoramiento al momento de la explosión. Esta artificiosidad de versión fue acompañada como es costumbre en los inquisidores medios de (des)información masiva con la aseveración de que los estudiantes estarían vinculados con grupos al margen de la ley según lo demostraría el supuesto hallazgo de panfletos alusivos a la insurgencia, que al igual que el mítico computador de Raúl Reyes, mágicamente no resultaron afectados por la explosión[13].  Para rematar, la versión sobre el objeto de la fabricación de los explosivos cambió conforme fueron avanzando los días producto de la “sagaz” investigación que pasó de afirmar que se utilizarían el 1ro de mayo[14]  ¡para luego salir con la fantochada de que los fallecidos estarían planeando  un atentado en el Festival Iberoamericano de Teatro![15] .

Junto con lo anterior, es necesario manifestar y desenmascarar las posiciones de “grandes” políticos de nuestro ámbito nacional que haciendo un papel acomodado señalando la paja en el ojo ajeno,  ahora que se encuentran desmovilizados de toda lucha social, como el entonces Secretario de Gobierno de Bogotá, Antonio Navarro Wolf[16], el cual de manera pendenciera sigue el libreto de las fuerzas Militares, al acusar a los jóvenes de pertenecer a estructuras de la insurgencia, y pero aún, haciendo hincapié en la responsabilidad de los padres, por acción u omisión, al permitir que jóvenes se reúnan en una casa, vulnerando de lleno la posibilidad de reunión de jóvenes con sueños transformadores.

Como se vio, todos los casos referidos anteriormente han contado con la distorsión y manipulación de manera premeditada de los grandes conglomerados encargados de la difusión de la (des)información masiva en plena sintonía con los intereses de los gobernantes de turno. En ese sentido, contribuyen a la estigmatización de la juventud que se atreve a plantear alternativas de sociedad mediante la difusión de mensajes tendenciosos que buscan en los jóvenes universitarios de extracción humilde un enemigo a temer tal y como acontece en algunas notas “periodísticas”[17].

Es evidente entonces la capacidad que han mostrado los poderosos para agenciar discursos sobre la memoria de las víctimas que negativizan sus experiencias instalándose en la vida cotidiana de estas haciéndoles infértiles en la re-creación de sus proyectos de transformación. Esto tiene implicaciones inmediatas en lo que a la izquierda se refiere puesto que implica la desaparición de sus referentes y el contenido ideológico de los mismos[18]. En Colombia esta situación es bastante grave ya que no sólo habría que hablar de la posibilidad de tener memoria como sucede en algunos contextos, sino que además,  es necesario hablar de la posibilidad de poder hacer algo con ella, es decir, vivenciarla en la acción en el marco de un conflicto político, social y armado que ha arreciado con virulencia contra el pensamiento crítico.

Es por esto que cobra vigencia que:

Ante este situación, es muy necesario buscar referentes históricos positivos que ayuden a la izquierda a reconstruirse ideológicamente y sea capaz de luchar contra la cultura dominante, para reconstruirse también organizativamente, con el objetivo de que las clases populares dominadas puedan dotarse de los instrumentos orgánicos de lucha necesarios para combatir la implantación de un régimen político y económico injusto, basado en el “darwinismo” social, impuesto a través de una aparente democracia en unos casos y de la fuerza en otros[19]

A la luz de lo enunciado, encontramos en la memoria no sólo una posibilidad, sino también, una responsabilidad con los esfuerzos y legados de quienes precedieron y dieron lo mejor de sí por una sociedad mucho más fraterna.  En la memoria encontramos una rica fuente de reflexión que dota de sentido nuestro quehacer en el presente que nos muestran que el oprobio no es destino manifiesto, y que por el contrario, en la diversidad del movimiento social podemos encontrar referentes que nos ayuden a afrontar de manera pertinente los desafíos de la decadencia contemporánea.  En últimas :

La construcción de nuestra memoria histórica, entonces, no se limita a la reivindicación de nuestros muertos sino que recobra los sueños y proyectos por los que entregaron sus vidas. Implica ejercicios de investigación que pongan de nuevo a nuestro alcance las diversas formas de organización y de trabajo de los sectores populares en Colombia para oponerse a la opresión del capital. Y esto no solo como una forma de ampliar nuestro conocimiento de la historia desde los sectores populares sino como la manera de no declarar el pasado como clausurado y aceptar nuestra actual realidad como algo natural y definitivo. El pasado de los oprimidos sigue vivo y es la fuerza que alimenta nuestras luchas, la posibilidad de preñar el presente con otros mundos posibles[20]

 

 

[1]          8 de Marzo  de 2006
[2]          31 de Marzo de 2011
[3]          22 de Marzo de 2012
[4]          Aunque Lizaida ya era egresada, fue parte activa en la Universidad Pedagógica Nacional. Murió junto con los estudiantes Óscar Arcos y Daniel Garzón el 25 de Marzo de 2012.
[5]    TASSO,Pablo. Sobre la memoria, la conciencia y el pensamiento en América Latina. Entre la laguna y el pantano.
[6]    Ver en : Oscar Salas y las víctimas del Esmad. En: http://www.elespectador.com/esmad/columna189286-oscar-salas-y-victimas-del-esmad
[7]    Ver en: Ana, madre de Oscar Salas, estudiante universitario asesinado por el Esmad, se encadena a las afueras de la fiscalía. En: http://www.colectivodeabogados.org/Ana-madre-de-Oscar-Salas
[8]    Ver en: A 3 se eleva número de muertos por explosión en la Universidad de Nariño. En: http://www.vanguardia.com/historico/100402-a-3-se-eleva-numero-de-muertos-por-explosion-en-la-universidad-de-narino
[9]    Ver en: Investigan causas de explosión en la Universidad de Nariño. En: http://www.elespectador.com/noticias/nacional/investigan-causas-de-explosion-universidad-de-narino-articulo-260313
[10]  Ver en: Universitario murió tras una explosión. En: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-4480113
[11]  Ver en: Murió estudiante tras explosión en la Uptc. En: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-11411041
[12]  Ver en: Explosión en suba deja tres estudiantes muertos. En: http://noticiasunolaredindependiente.com/2012/03/25/noticias/explosion-en-suba-deja-tres-estudiantes-muertos/
[13]  Ibid
[14]  Ibid
[15]  Ver en: Estudiantes muertos en Suba estarían preparando atentado en festival. En: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-11658122
[16]   Ver: Explosión en Suba se debió a fabricación de papas bomba En: http://www.elespectador.com/noticias/bogota/explosion-suba-se-debio-fabricacion-de-papas-bomba-articulo-334399
[17]  Ver por ejemplo: Crece alarma por uso de explosivos mortíferos entre estudiantes. En: http://www.semana.com/nacion/articulo/crece-alarma-uso-explosivos-mortiferos-entre-estudiantes/255596-3
[18]  Por una memoria de lucha. En: http://www.foroporlamemoria.info/2012/09/por-una-memoria-de-lucha/
[19]  Ibid
[20]  La memoria como herramienta en la lucha de clases. En: http://www.es.lapluma.net/index.php?option=com_content&view=article&id=6973:la-memoria-como-herramienta-en-la-luca-de-clases&catid=58:opinion&Itemid=182

El Fantasma del Apagón

Minientrada Posted on Actualizado enn

apagón1

 

Hace un par de meses desde las altas esferas del Estado  en cabeza de Juan Manuel Santos, se ha venido cocinado en la cabeza de todas las personas que residimos en Colombia un miedo por el posible apagón que se podría generar si las personas de a pie no ahorran energía y agua en el marco de los estragos del  mentado “Fenómeno del niño”. Más allá del hipócrita reclamo del Estado frente a las ciudadanas al mismo tiempo que es permisivo con los desmanes que genera la gran  Minería,  la corrupción innata del sector Energético del país, entre otras, en esta oportunidad queremos ahondar en las formas históricas por las cuales el Estado ha optado para seguir controlando a su población, siempre recalcando la falta de regulación de las colombianas cuando es hora de ahorrar, y por consiguiente, lavando su imagen frente a la crisis energética a la que se enfrenta el país.

Para ello trataremos de enfocar este artículo en  3 factores a saber:  los aspectos sociales, ambientales y estructurales que posibilitan esta situación.

La culpa la tiene el incrementado consumo de las ciudadanas.

El Estado enfatiza su estrategia de miedo apuntando a las viviendas de estratos 1, 2 y 3 de las principales ciudades de Colombia, en las que se destacan, Bogotá, Medellín y Cali. Apunta a este grupo focal argumentando que es el sector de la sociedad que más consume energía según estadísticas de la Unidad de Planeación Minero Energética –UPME-[1], esto no nos sorprende, pues sencillamente las viviendas de estratos 1, 2 y 3, albergan alrededor de 43 de los 45 millones de personas que habitan en Colombia. He ahí que el gobierno se esté dirigiendo a la inmensa mayoría de colombianas.

Descaradamente el Estado promueve una campaña de consumo con bombos y platillos llamando a la solidaridad, haciendo el papel de  víctima frente al consumo desaforado de la población sin mencionar las causas reales del actual estado de las cosas. Por ejemplo, no hace mea culpa frente a la obsesión de convertir a las ciudadanas en entes de consumo, vendiendo sin control el último televisor o teléfono  celular, promoviendo  que en festividades como la  Navidad se ilumine las casas con luces estrambóticas y electrodomésticos de alto consumo, entre otros artilugios propios del fetichismo de la mercancía según rezan los valores del capitalismo.

El Problema real es el Fenómeno del Niño.

Ya hemos señalado en anteriores escritos[2] la hipocresía por parte del Estado, al limpiar su imagen frente al ecocidio capitalista que viene cometiendo, en diferentes regiones, apostándole a su aplanadora minero-Energética, que se supone sería  el motor que potenciaría  de la economía nacional de una forma nunca antes vista. Para tal fin, no se ha titubeado en solucionar “gerencialmente” aquellos elementos considerados como  un estorbo para las finanzas del país al querer desechar las rentas que generaba una empresa estatal como ISAGEN, montando la pantomima según la cual todas las colombianas –léase el Estado- estábamos perdiendo plata con dicha empresa ya que era inviable según el manejo maniqueo de cierta información. En consecuencia, debía ser vendida al ¿“mejor”? y único postor, ¡como siempre una Multinacional que si encuentra la rentabilidad que el Estado niega.!

Su argumento se enfoca a su vez, en que debemos cuidar fuentes naturales como  lo son los ríos, olvidando que gracias a sus jugadas, estos se van privatizando y terminan por convertirse en una palabra más en los libros de Ciencias Sociales carente de todo significado sin nada tangible en la realidad, tal como sucede en el caso del Río Sambingo, el cual desapareció gracias a la minería ilegal, cuestión  que no deja de ser un coletazo del modelo extractivista que desde hace unos años se viene tratando de imponer en la agenda pública de manera inconsulta en plena concordancia con la fase Neoliberal del Capitalismo[3] criollo.

El país siempre ha estado preparado para estas crisis.

Sin mediar un poco de razón y por desconocimiento obligado, en noticieros de Tv, Radio y  periódicos, nos muestran que el problema se da por el consumo de las colombianas, por el fenómeno del Niño, por el incendio en la Central de Guatapé, o porque un Ministro incompetente no pudo prever una crisis como la que estamos viviendo en la actualidad dejando casi que inconexo el episodio de la misma categoría que  se vivió dos décadas atrás. Como siempre los medios controlados por los que verdaderamente ganan con un apagón – si, el sector privado-, no nos cuentan que lo que estamos viviendo es una expresión periódica del modelo de sociedad que hemos construido. Por tal motivo,  las campañas que invitan a mermar el consumo son de naturaleza  efímera, y no deberá sorprendernos  cuando pase esta crisis -que eventualmente pasará-,el intencionado olvido a los llamados por reducir nuestros niveles de consumo. Atrás quedaran las invitaciones  de apagar la luz que no estamos utilizando, de pensar en energías renovables, u otras iniciativas por el estilo. Si como sociedad no somos conscientes del nivel de consumo que nos tienen acostumbradas -alienadas- , estas manifestaciones cíclicas de crisis van a seguir persistiendo con resultados cada vez más catastróficos. Seguiremos los ciclos en los que unos pelearan  contra el Ministro de turno o contra el Presidente que en ese momento pongan arriba. Al igual nos quedamos con el discurso ambiental, en el cual pretendemos que podemos llegar a un nivel de desarrollo con energías renovables que se visten de verde, pero que en su momento serán plausibles simplemente porque ingresarán cómodamente  al mercado, validando sus gastos en términos de mínimo consumo, pero que no llegan a problematizar el modelo de consumo del cual este depende. Es decir, serán masivas, cuando sean rentables económicamente dejando intactos los intereses de los grandes capitalistas.

Más allá y parafraseando discursos reformistas, se habla  que la posible solución a esta crisis –¡Ojo! A “esta” no a “estaS”-, es el modelo de gestión que tiene Colombia, al cual hemos llegado gracias a la apertura económica en la que nos sumió el impacto de los Chicago Boys en LatinoAmérica el cual en 1994 después de las medidas tomadas por Cesar Gaviría, con racionamiento y la llamada “Hora Gaviria”[4], modificaron el Modelo energético del país, inculcando como es debido según la predica capitalista la máxima del Neoliberalismo de reducir el Estado a su mínimo, para que los privados pudieran tomar los principales sectores estratégicos y así “contribuir” a la modernización de un país atrasado respecto al modelo de desarrollo global.

La ley 43 de 1994, modificó este esquema, permitiendo a los privados actuar en la generación, transmisión, distribución y/o comercialización de la oferta energética del país. Mucho se habló en ese tiempo de que la operación pública era corrupta, burócrata y nos hacia perder plata y recursos, y por ello, si el sector estaba en mano de los privados nunca más íbamos a pasar por la “Hora Gaviría”, solo basta ver el desenvolvimiento de los acontecimientos para darse cuenta de la insostenibilidad del sector bien sea controlado por los privados o por lo Estatal.

Teoría del “Decreciemiento” o “Acrecimiento”

La teoría del Decrecimiento, es una propuesta política, social y económica que busca situar en la discusión del desarrollo, una perspectiva más razonable la cual deje de lado el paradigma del crecimiento ilimitado, y en cambio,  incentive a problematizar y  hallar soluciones a las nefastas consecuencias  que el “crecimiento por el crecimiento” nos ha conducido.

Uno de sus principales referentes es Serge Latouche, un Filosofó y Economista Frances que propende por una antítesis del Modelo de Desarrollo infinito,

“La consigna del decrecimiento tiene como meta, sobre todo, insistir fuertemente en abandonar el objetivo del crecimiento por el crecimiento, […] En todo rigor, convendría más hablar de “acrecimiento”, tal como hablamos de “ateísmo”.

El desarrollo de un crecimiento infinito en un mundo finito es un imposible, pretender reformar un modelo que no tiene en cuenta factores ambientales, y sociales en su apuesta económica, nos ha llevado a plantear la lucha en términos que no podemos aceptar, puesto que servimos como la válvula de escape de una olla a presión, que sin más terminará explotando eventualmente.

Este pensamiento se puede caracterizar en las 8 R´s[5]:

Revaluar. Sustituir los valores globales, individualistas y consumistas por valores locales, de cooperación y humanistas.

Reconceptualizar. El desarrollo sacrifica tanto a la sociedad como a su bienestar en favor de los “empresarios del desarrollo”, las firmas multinacionales, los dirigentes políticos, los tecnócratas y las mafias. “La economía, apropiándose de la naturaleza y haciendo de ella una mercancía, transforma la abundancia natural en escasez a través de la creación artificial de la carencia y la necesidad”. Se trata de realizar un cambio de valores que reconduzca hacia una mirada diferente sobre la realidad. En este sentido, reconceptualizar la riqueza en relación a la pobreza o la escasez sobre la abundancia.

Reestructurar. Adaptar el aparato de producción y las relaciones sociales en función de la nueva escala de valores, como por ejemplo, combinar eco-eficiencia y simplicidad voluntaria.

Relocalizar. Producir localmente, a través de empresas locales, los bienes esenciales para satisfacer las necesidades de la población. Si bien las ideas tienen que ignorar las fronteras, los movimientos de mercancías y de capitales se tienen que limitar a lo indispensable, se debe recuperar el anclaje territorial.

Redistribuir. Tiene un doble efecto positivo en la reducción del consumo: por un lado, de forma directa, reduciendo el poder y los medios de la “clase consumidora mundial” y, muy particularmente, de la oligarquía de los grandes depredadores; por otro, de manera indirecta, disminuyendo la invitación al consumo ostentoso. El Norte ha adquirido una enorme deuda con el Sur que haría falta reembolsar, pero no tanto en concepto de donaciones sino por medio de una disminución de las explotaciones en territorio tercermundista. La impronta ecológica es un buen instrumento para determinar los derechos de explotación de cada cual.

Reducir. Disminuir, en primer lugar, el impacto en la biosfera de nuestra manera de producir y consumir. También las horas de trabajo y el consumo sanitario, especialmente en cuanto a los medicamentos; así como el turismo de masas: el deseo de viajar y el gusto por la aventura están inscritos en el corazón humano, pero la industria ha convertido este deseo en consumo mercantil destructor del medio ambiente.

Reutilizar y reciclar. Alargar el tiempo de vida de los productos para evitar el consumo y el despilfarro.

Viendo esto podríamos nosotras añadirle otra r:  la de Reanimar la Lucha, siendo necesario volver a poner la utopía en la conversación con las nuestras, cambiar de modelo de desarrollo implica destruir los valores negativos que han hecho de nosotras para reconstruirnos. Reconstruir un mundo posible en el que la depredación del hombre por el hombre y la naturaleza  sean palabras sólo recuerdos  escritos en los libros de historia.

[1]                     http://www.siel.gov.co/siel/documentos/documentacion/Demanda/Proyeccion_Demanda_Energia_Electrica_Octubre2015.pdf

[2]                     Ver por ejemplo : https://ccsubversion.wordpress.com/2016/03/10/fenomeno-del-nino-sin-eufemismos-ecocidio-capitalista/  y https://ccsubversion.wordpress.com/2016/03/03/crisis-arijuna-del-pueblo-wayuu/

[3]                     http://www.semana.com/nacion/articulo/fenomeno-de-el-nino-se-seca-el-primer-rio-en-colombia/458485

[4]                     http://www.semana.com/economia/articulo/termoflores-dificil-situacion-del-sector-electrico/463392

[5]                     http://iniciativadebate.org/2012/09/20/teoria-del-decrecimiento/

¡A las Calles a Parar!: Perspectivas frente al paro nacional 17M

Minientrada Posted on Actualizado enn

Imagen

En medio de un convulsionado panorama político nacional, se espera de las jornadas de movilización nacional convocadas por diferentes sectores sociales una respuesta a la altura de las circunstancias. No podemos estar peor y cada diagnostico sobre la situación actual lo reafirma.

¡Apagón! Dicen desde arriba cuando a sabiendas de lo que realmente ocurre está ligado a la desbordada situación producto directo por una parte de la acumulación por desposesión propio de las transnacionales extractivistas que tienen sus extensos enclaves en nuestras regiones, y por otro lado, las respectivas ganancias que benefician como siempre al sector privado que ahora en tiempos de crisis le van a vender energía al país.

Por la misma vía, las fuerzas para estatales se han reconfigurado dejando entrever su estrategia explicita de cara a lo que se avecina: El tan mentado “post-conflicto” que hace revivir los más horribles fantasmas del pasado “unión patriótica” ,“A Luchar, se convierten en inevitables y dolorosos referentes frente a las nuevas formas en que se tornaran los conflictos a lo largo y ancho del pedazo de tierra llamado Colombia. La semana pasada tomando el siguiente encabezado del portal web Rebelion.org. Cuatro líderes sociales asesinados en menos de 10 días, un joven líder de la JUCO de Soacha, un líder indígena del Cauca, una lideresa campesina también del Cauca y un líder campesino del Bagre, Antioquia. La semana pasada a líderes sindicales del Atlántico les llegó a su casa la cabeza de un perro diciéndoles que les iba a pasar lo mismo y por todo el país pululan los panfletos de “limpieza social”. Pero nada de eso ha sido gran noticia en los medios, medios que sí llevan una semana horrorizados porque las FARC fueron a Conejo”.

Aparte de esto, y como lo hemos mencionado en editoriales anteriores, la situación de la guajira no da más: hambre, saqueo y muerte son la constante en este departamento caribeño; la resolución de las licenciaturas va viento en popa y las violaciones a la autonomía universitaria son pan de cada día en las universidades públicas del país; la profesión docente no tiene las suficientes garantías para un ejercicio digno de la labor; corruptelas, desvió de recurso donde casos como el de reficar y saludcoop resultan dicientes; la ley ZIDRES en claro detrimento de los intereses del campesinado y en clara dinámica de sostenimiento de uno de los ejes vertebrales del conflicto armado: la tenencia de la tierra en pocas manos; y así sucesivamente hemos venido siendo espectadores de un desgarrador cuadro social y político acompañado de la retórica de paz de parte del gobierno nacional que este jueves en plenas movilizaciones demostrara cuan endeble o cobarde puede ser la respuesta ante las peticiones demandadas por un número importante de ciudadanos inconformes.

En ese sentido entendemos desde el espectro libertario que este escenario reviste una importancia de talante histórico en el cual nos veremos abocados a las calles nuevamente pues es desde ahí donde se deben producir las verdaderas transformaciones que son necesarias en este país agobiado, por donde surca la muerte y la destrucción, pero que a su vez, y en sentido contrario corre rabiosa y digna la justa resistencia de sus pueblos que creemos debemos concebir a este Paro para consolidar propuestas concretas pensadas en perspectiva estratégica de largo plazo que rompa de esta manera con el coyunturalismo y pueda generar rupturas a medida que se vayan dando las posibilidades. Esto a colación porque las apuestas de varias organizaciones será entrar a pactar con el gobierno nacional prestos a sacar la mejor tajada, pero seguramente, no, para aquellos que “representan”, sino para sus propios intereses individuales. Esquiroles que se saciaran y harán de la jornada de movilización un trampolín político, consolidando sus plataformas burocráticas que como veces anteriores dinamitan cualquier posibilidad de camino hacía una ruptura revolucionaria capaz de disputarle y despojar a la clase dirigente la posibilidad de que decidan por nosotr@s, que decidan sobre nuestras vidas.

Y así, el jueves nos encontraremos en la jornada del paro dispuestos una vez más a hacer de nuestras rebeldías un volcán de dignidad.

En las Calles nos Vemos.

Colectivo Contrainformativo Subversión

Fenómeno del niño sin eufemismos: ¡Ecocidio capitalista!

Posted on Actualizado enn

No saben lo que valen estas orquídeas bárbaras,
muriéndose
ante el televisor de pantalla inmensa,
la videocasetera de lujo
el celular y los discos ópticos,
el kitsch irredento
en las altivas fotos familiares
de quienes conquistaron este mundo
destruyendo con su ganado y su ganancia
la misma selva condenada a morir
que hizo posibles las orquídeas.[1]

 Imagen

La situación climática que atraviesa actualmente Colombia es explicada de manera simplista y generalizada -especialmente desde las grandes cadenas de (des)información masiva- a partir de lo que se conoce como el “fenómeno del niño”. Este último, es definido por la UNGRD (Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres) como “un evento climático que se genera cada cierto numero de años por el calentamiento del océano Pacífico”[2], desde esta concepción agenciada por el binomio medios/institucionalidad, se promueve un código común que lleva a pensar que dicho fenómeno responde únicamente a los avatares de la naturaleza en los que la intervención humana nada tendría que ver, o en el peor de los casos, solo de manera parcial y moderada.

 

No debería extrañarnos que una explicación tan aparentemente ingenua – por no decir solapada – sea la punta de lanza de quienes desde las altas esferas del poder formulan los paliativos para enfrentar el fenómeno dejando intactos los intereses de quienes se benefician de la imposición de los modelos mineroenergético, de desarrollo urbanístico, entre otros; los cuales tienen enormes responsabilidades en las mutaciones climáticas de los últimos meses. Sin embargo, lo que si logra causar sorpresa es el progresivo abandono de amplios sectores de la izquierda de aquellas ideas y categorías en sus discursos que contribuyen a dimensionar las consecuencias de la crisis ecológica que atravesamos, asumiendo en la mayoría de los casos, posturas que escasamente condenan la negligencia institucional pero poco o nada dicen de la correlación sistémica entre la degradación ambiental y el esquizofrénico modelo de consumo capitalista imperante.

 

De tal manera que consideramos fundamental retomar el concepto de crisis civilizatoria[3] como punto de partida para leer el contexto en el que nos desenvolvemos, ya que solamente bajo una mirada amplia y radical podemos acércanos a entender la complejidad del problema que nos atañe, y a partir de allí, buscar las salidas que nos permitan superar el atolladero en el que nos encontramos. En ese sentido, la importancia de acudir a esta noción no aparece como capricho apocalíptico como suelen sugerir los promotores del desarrollo sostenible entre otros crápulas defensores del status quo, por el contrario, son los mismos acontecimientos como la contaminación de las fuentes hídricas, la crisis alimenticia, la producción de energías eventualmente peligrosas como lo es la nuclear, la depredación de bosques y reservas naturales, la destrucción de la capa de ozono manifiesta en el cambio climático, y en definitiva, una larga lista de conductas supremamente nocivas que caracterizan en la actualidad la forma de relacionarse de los seres humanos con su entorno. Ello es producto de un paradigma social que hace culto de manera vulgar a la razón instrumental, el mito del progreso y el fetichismo de la mercancía, es decir, que podríamos hablar de una razonamiento que parte de la lógica del capital, acercándonos cada vez más, a un punto de no retorno en el que se encuentra en juego las posibilidades de vida en nuestro planeta.

 

Visto de esta manera, es posible señalar que:

 

la crisis ambiental de nuestro tiempo ha sido producida por el modo de producción capitalista, esencialmente debido a su carácter mercantil encaminado a producir no para satisfacer necesidades sino para incrementar la ganancia individual. Este hecho, aparentemente elemental, que rige el funcionamiento del capitalismo constituye la base del agotamiento de los recursos naturales, expoliados hasta un ritmo nunca antes visto en la historia de la humanidad, al mismo tiempo que produce desechos y contaminación de manera incontrolable. Desde este punto de vista el capitalismo tiene dos características claramente antiecológicas: la pretensión de producir de manera ilimitada en un mundo donde los recursos y la energía son limitados; y originar desechos materiales que no pueden ser eliminados – cosa imposible en concordancia con las leyes físicas – y que deben ir a alguna parte, lo cual supone exportarlos a los países más pobres de la Tierra.[4]

 

 

Sobre este último aspecto es necesario hacer hincapié que la depredación medioambiental también posee un claro sello de clase. En consecuencia, si bien es cierto que la crisis civilizatoria amenaza a todas las formas de vida, igualmente lo es, que sus efectos devastadores se ensañan con particular crudeza contra campesinos, indígenas, trabajadores asalariados, y en general, todas las que por la fuerza se han convertido en la paria del capitalismo; siempre vilipendiados, siempre explotados, serán los ninguneados de los que se referirá Eduardo Galeano[5]. Por tal motivo, mientras son los principales receptores de los efectos negativos del actual modelo de consumo, son a su vez, el blanco de todos los cuestionamientos ya que según el discurso de la tecnocracia ambiental, son los pobres los culpables del deterioro del entorno, y por ende, los llamados a cambiar sus hábitos de vida , ¡como si fueran las personas de a pie las que gastan toneladas de agua en la extracción de minerales, talan indiscriminadamente miles de hectáreas para el negocio de los monocultivos o fuesen responsables de las desproporcionadas emisiones de los gases de efecto invernadero!.

 

Cabe resaltar a su vez que lo señalado anteriormente también se reproduce a nivel micro y cotidiano. Así pues, evidenciamos como se promueve un consumo desaforado entre los sectores populares de la población que ante la arremetida mediática les arrincona frente a unos valores y prácticas mercantiles, haciendo que en muchas ocasiones, prefieran disponer de un gran televisor de última tecnología, antes que mitigar un problema real como lo puede ser la vivienda, la alimentación o el estudio de sus familias.

 

Semejante chapucería empieza a caer por su propio peso haciendo mella dentro de la institucionalidad como se puede ratificar con la reciente renuncia del que era ministro de Minas y Energías, Tomás González, quien declinó de su cargo asumiendo la responsabilidad ante los desatines para afrontar la actual crisis energética[6] – aunque nada de raro sería que los verdaderos motivos de su renuncia tengan que ver con la investigación que le involucra junto a su esposa[7]-. Sea cual fuere el motivo, lo cierto es que esta jugada política resultó ser el típico lavamanos del sicario presidencial Juan Manuel Santos, que con los balbuceos demagógicos que le caracterizan, declaró ante los medios la necesidad profundizar las medidas frente al fenómeno del niño, ya que según datos del IDEAM (Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia) la reserva de agua del país en sus embalses oscila entre el 28% de su capacidad total[8]. El anuncio del presidente estuvo acompañado de una fotografía publicada en su cuenta de Twitter en la que se aprecia a funcionarios en la casa de Nariño trabajando con las luces apagadas acompañados únicamente del destello de una vela como muestra de su compromiso inquebrantable con la salud medioambiental. ¡Cuando la oligarquía se compromete con el cinismo se lleva todas las medallas!.

 

Como un patético festín tendríamos que describir la actual situación del país si tenemos en cuenta que los bombos y platillos con los que hace unas semanas se promocionaba el milagro benéfico que acarrearía la venta de Isagen a precio irrisorio, fueron acallados ante la paradoja de los hechos cuando se hizo pública la decisión del gobierno nacional de comprar energía a su homologo ecuatoriano[9] como parte de las medidas para afrontar los efectos del fenómeno del niño. Paralelamente, las noticias que llegan desde otros puntos de la geografía nacional son igualmente desoladores: “Más de 15.000 personas están sin agua en Carepa, Antioquia”[10], “Declaran calamidad pública en 17 municipios de Santander”[11], “Zambrano, un pueblo bañado por el río Magdalena, se muere de sed”[12], entre otros titulares, que dejan en evidencia la envergadura de la crisis que abordamos.

 

Sin embargo pese a lo que podría llegar a pensar, ni los grandes centros urbanos escapan a los efectos del accionar medio ambientalmente irresponsable de la estupidez tecnocrática. Vale la pena recordar entonces que el mes pasado se vivió una verdadera tragedia ecológica con el incendio forestal en los cerros orientales de la ciudad de Bogotá dejando una gran cantidad de hectáreas afectadas y el sin sabor ante la posibilidad de que las fuerzas militares fueran las presuntas responsables de estos hechos[13]. Entre tanto, el tontuelo y poco agraciado cultor del concreto , el alcalde Enrique Peñalosa, no podía pasar impune ante el feriado del desastre ambiental. Este paladín del neoliberalismo – el mismo de “transmilenio hace lo mismo que un metro”[14] y “es falso que no se pueda construir sobre humedales”[15]en tan solo un par de meses nos ha demostrado hasta donde puede llegar su compromiso con el ramplón desarrollismo urbano en clara oposición a la más elemental noción ecológica. Gran revuelo causó entonces su propuesta de edificar sobre la reserva Van Der Hammen a la que prácticamente describió como un potrero improductivo, cuestión que a la postre, recibió toda serie de críticas desde diversos sectores que se han opuesto a lo que sería un acto claramente criminal en contra de la naturaleza. Las gracias del señor de los bolardos se inscriben en el marco de un Plan de Desarrollo Territorial que relaciona de manera badulaque

el concreto con calidad de vida en una ciudad atajada en su periferia por los nocivos impactos de la minería, la segregación espacial, entre otras, a la par, que su “visionario” mandatario sueña con equipararla con París o cualquier otro referente europeo solo que enclavado en el centro de esta república tropical.

 

A partir de todo lo expuesto, no resulta exagerado señalar que nos encontramos en medio de un verdadero ecocidio capitalista que subsume todo a los designios del dios dinero, incluida, la posibilidad de vivir. Ello es constatable en distintos fenómenos de orden mundial como ya se señaló, pero que para no ir tan lejos, tienen sus correspondientes en nuestro país principalmente en manos de la oligarquía nacional y el capital extranjero. Así pues, ningún estupor debe causar la soberbia con la que operan los gobernantes de turno quienes insisten en culpar a las mayorías explotadas de la degradación ambiental como mecanismo para ocultar las verdaderas raíces del asunto. En ese sentido, los diversos sectores en resistencia tenemos la tarea de integrar de manera transversal a nuestras apuestas el problema ecológico como vector nodal junto a las contradicciones de clase, género y etnia. Si no empezamos asumir desde el discurso y la práctica la radicalidad del problema que tenemos por delante, difícilmente podremos encontrar soluciones radicalmente distintas al modelo imperante.

 

La lucha por la vida es la afirmación de la vida misma.

_________________________________________________

 

[1]    PACHECO,José Emilio. Orquídeas
[2]    Ver al respecto: Unidad de para la Gestión del Riesgo de Desastres . Qué es el fenómeno del niño. En : http://portal.gestiondelriesgo.gov.co/Paginas/Fenomeno-del-Nino-en-Colombia.aspx
[3]    Autores como Michael Lowy, Edgardo Lander, entre otros, han desarrollado este concepto.
[4]    VEGA,Renán. Un mundo incierto, un mundo para aprender y enseñar. Vol 2. Capitalismo, tecnociencia y ecocidio planetario. Bogotá.Colombia. (2011). P 330
[5]    Ver el poema titulado “Los nadie” del autor en mención.
[6]    Diario El Colombiano. Crisis energética le costó el puesto al ministro de minas. http://www.elcolombiano.com/colombia/ministro-de-minas-y-energia-renuncio-al-cargo-AB3715222
[7]    Blue Radio. Los motivos por los que la procuraduría investiga al exministro. http://www.bluradio.com/125687/los-motivos-por-los-que-la-procuraduria-investiga-al-exministro-tomas-gonzalez
[8]    Información suministrada en emisión de Noticias Caracol (7:00 pm) . 07/03/2016.
[9]    Diario El Espectador. Colombia importará energía desde Ecuador. http://www.elespectador.com/noticias/economia/colombia-importara-energia-ecuador-articulo-618768
[10]  http://www.elespectador.com/noticias/nacional/mas-de-15000-personas-estan-sin-agua-carepa-antioquia-articulo-616327
[11]  http://www.elespectador.com/noticias/nacional/declaran-calamidad-publica-17-municipios-de-santander-articulo-616116
[12]  http://www.elespectador.com/noticias/nacional/zambrano-un-pueblo-banado-el-rio-magdalena-se-muere-de-articulo-619490
[13]  Contagio Radio. Prácticas militares habrían provocado incendio en cerros orientales de Bogotá. http://www.contagioradio.com/practicas-militares-habrian-provocado-incendio-en-cerros-orientales-de-bogota-articulo-19976/
[14]  http://www.elespectador.com/noticias/bogota/transmilenio-practica-hace-mismo-un-metro-penalosa-articulo-609448
[15]  Las2orillas. El antropocentrismo moderno de Peñalosa. http://www.las2orillas.co/el-antropocentrismo-moderno-de-penalosa/

Crisis Arijuna* del Pueblo Wayuu

Posted on Actualizado enn

Imagen
“…la expansión de la frontera… convirtió a la región en tierra de guerra por las fricciones entre indios y españoles, entre las distintas parcialidades constreñidas en el uso ancestral de las tierras, y entre estos grupos y aquellos que habían sido sometidos a servidumbre. En el ánimo de los nativos estaba considerar enemigos irreconciliables a todos los que habían tenido relación con los españoles, a quienes no perdonaban, solicitando siempre venganza, sin olvidarla; y cuando la conseguían, su mayor triunfo lo manifestaban quemando sus poblaciones, quizás como un símbolo que borrase la existencia de la traición tangible. Por eso en cada alzamiento.., ningún español podía atravesar sus vecindades sin encontrar la muerte; los indios de servicio formaban parte del grupo enemigo, por lo tanto no existía diferencia entre ellos.”

El análisis que hacen los medios tradicionales enviados por los grandes intereses del capital nacional, se centra en mostrar una Guajira sitiada por la sequía, la politiquería, el desarrollo de clanes políticos hegemónicos y un machismo bastante exacerbado. Es claro que todas estas son situaciones que efectivamente se presentan en la Guajira en estos momentos, pero, debemos hacer el esfuerzo de hacer un análisis más exhaustivo que dirija la atención al porqué de esta situación.

Por ello, trataremos de contextualizar un poco más la situación de crisis de un territorio con unas condiciones de supervivencia muy duras, que albergaba a una cantidad de pueblos indígenas entre los que se encontraban los Guajiro, Calancala, Macurias, Eneal, Arubas, Aliles, Sapara, Atanare, Toa y Cocina… Pueblos que supieron resistir a las guerras entre tribus, y que además, lograron resistir de manera parcializada a embates foráneos que datan desde el siglo XVI, pero que con el advenimiento de las nacientes repúblicas de Venezuela y Colombia, fueron desplazados a las tierras que hoy habitan. Por ello en la actualidad, gracias al efecto del calentamiento global, y peor aún, gracias a la codicia de la civilización occidental estos pobladores sufren las consecuencias del exterminio de su pueblo.

Sin embargo, este artículo no pretende adscribirse a la idealizada concepción que se promueve en diferentes espacios sobre el mundo del pueblo Wayuu, pero sí, en hacer hincapié en la responsabilidad de la actual crisis –que es la de siempre- a los Estados de Colombia y Venezuela.

El pueblo Wayuu es uno de los pueblos Arawak que cuenta con aproximadamente 600.000 pobladoras en la parte alta de la península de la Guajira, su economía se basaba en la caza, la pesca, y posteriormente el pastoreo de bovinos. Ubicados estratégicamente lograron desarrollar nociones frente al comercio que se abría en el siglo XVI con la llegada de algunos españoles, piratas y comerciantes del resto de Europa y sus propios Clanes.

Desde el principio lograron adaptar las experiencias políticas y culturales que desde distintos actores se les presentaban, gracias a su cepa luchadora, lograron adaptarlas para afinar su estrategia de resistencia –violenta o no- contra los navegantes que venían en busca de “Un Nuevo Mundo”. De allí aprendieron la ganadería, el comercio, la horticultura, nuevas técnicas de agricultura y el tan mentado Contrabando.

Su concepción del territorio les permitió confederarse con otros pueblos originarios para resistir frente al invasor, enfrentándose a los españoles por la necesidad de conseguir tierra y mano de obra barata. A partir de este bagaje, posteriormente en el Siglo XVIII, sostuvieron treinta años de enfrentamientos entre 1760 y 1790 contra los sucesivos gobiernos Coloniales que desde España eran enviados a “pacificar” estos territorios.[1] De ahí que “Los Guajiros” tomaran su fama de guerreros.

Con el tiempo y mejores territorios por colonizar, los españoles fueron “conviviendo” con la postura de no sometimiento de estos pueblos, hasta que las propias condiciones incidieron en ir mermando la resistencia del pueblo guajiro cuando la ganadería se volvió más extensiva y las fincas ganaderas de Valledupar y Sinamaica fueron arrinconándolos cada vez más. Además de ello, es importante resaltar el mestizaje que se produjo con otros pueblos rebeldes como los cimarrones, donde convergieron dos concepciones distintas pero afines para resistir al usurpador. Estas situaciones conllevaron igualmente al eventual fraccionamiento del territorio y su equilibrio, cuando los wayuu se enfrentaban por zonas estratégicas comercial y ambientalmente de la península.

En esa medida, cabe resaltar que este pueblo actualmente es producto de las dinámicas comerciales y mercantiles con las que fueron lentamente sometidos en su propio entorno: la actividad de la ganadería y el comercio sufrieron una gran demanda con sucesos como la construcción del canal de Panamá, o la guerra Hispano-Cubana, que lograron romper el equilibrio que durante siglos habían intentado conservar.

Y prueba de ello fueron las grandes migraciones laborales que se percibían hacía las grandes urbes cercanas, consolidando un modelo de organización territorial que arrojaba las ancestrales rancherías cada vez más cerca de las grandes urbes. Se puede decir con esto fueron arrojados a convertirse en los cinturones de miseria de los grandes territorios de intercambio de productos y servicios.

El evento que tal vez se pueda reconocer como la rendición de los pueblos guerreros ante la economía de mercado fue el periodo de alianzas que se dieron entre estos pueblos y los Estados Venezolano y Colombiano, dejando atrás siglos de luchas por su identidad y su autonomía, acoplándose a las dinámicas de un Estado benefactor, que les prometió facilidades y beneficios, como lo hizo el General Rojas Pinilla –Dictador Colombiano- que en los años 50, les prometió molinos de viento para extraer el agua del subsuelo.

Ahora en estos momentos nos encontramos con el punto de una historia que desde el principio apuntaba a este desenlace, un Estado que prometió beneficios a cambio de autonomía, un Estado que comenzó a feriar sus tierras porque eran más productivas en la extracción de minerales y gases que mantener un pueblo originario con sus tradiciones intactas, un Estado que cada tanto se escandaliza y logra hacerlo con los televidentes a partir de informes y especiales sensacionalistas que muestran cómo durante décadas se roban la plata de la salud –que el mismo Estado prometió-Un Estado que gracias a su funcionamiento arrinconó a estos pueblos valientes que resistieron al doblegamiento promovido por el imperio español, pero que desafortunadamente, si logró domesticar la rebeldía y autonomía de un pueblo que durante siglos ha logrado adaptarse a las condiciones más adversas. Por todo esto, la mencionada crisis en la península de la Guajira, no es una crisis del pueblo Wayuu, realmente tenemos que hablar de una crisis Arijuna, una crisis del hombre que no respeto la forma de ser y concebir el mundo del pueblo Wayuu.

*Arijuna= Persona extraña, posible enemigo, conquistador, que no respeta las normas Wayuu.

[1]http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/geografia/geograf2/wayuu3.htm

[Crónica] Allí, en un lugar no muy lejos, se resiste liberando la Tierra del terrateniente y el capital.

Minientrada Posted on Actualizado enn

¡Cxhab Wala Chacha Chacha!
*El Gran Pueblo Resiste

Plantilla-Imagen

Acompañando a la comunidad Nasa en Corinto, Norte del Cauca.
Enero de 2016

El pueblo Nasa es uno de los más de 100 pueblos originarios que milenariamente han habitado armoniosamente con la naturaleza en esta pequeña masa continental, llamada posteriormente como Colombia. Su lengua, el Nasa Yuwe, sigue vigente en las personas adultas de la comunidad; algunas jóvenes también lo entienden y hablan, sin embargo, se ha ido olvidando significativamente –a lo que nos referiremos más adelante-.

Así como en general el Norte del Cauca ha sido territorio propicio en el cual todos los actores han encontrado asidero para afrontar el conflicto armado en el país, en particular, el municipio de Corinto por su posición geográficamente estratégica ha sido zona para que organizaciones insurgentes se posen en la zona, lo que ha conllevado a una propaganda por parte de los medios de comunicación como zona de “No pase”.

En gran parte del Valle del Cauca y especialmente del departamento del Cauca, los ingenios azucareros han hecho de las suyas, de la mano de uno de los empresarios más poderosos y millonarios de todo el mundo, como lo es el señor Carlos Ardila Lulle, (quién no es solamente dueño de ingenios azucareros, sino también, de medios masivos de comunicación, equipos de fútbol, entre otros). Al igual que el señor Álvaro José Saa quién perfectamente fue filmado en diciembre del año 2015 junto con sus empleados; amenazando y accionando sus armas de fuego contra indígenas desarmados que se encontraban en “su propiedad privada”. Aquellos señores son beneficiarios de la explotación que desde mucho tiempo atrás ha venido ocurriendo , quienes valiéndose del despojo que han sufrido las comunidades indígenas desde la época colonial y que ha sido una práctica recurrente desde principios del siglo XX, se han beneficiado de las tierras productivas de la zona plana del Cauca, desplazando a las personas nativas hacía las faldas o zonas altas de las montañas que hacen parte de la cordillera central.

Son miles y miles de hectáreas utilizadas para el cultivo de la caña de azúcar, que en un porcentaje muy reducido es destinado para el consumo de azúcar. Sin embargo, un porcentaje de enormes proporciones se destina para producir agro combustible, que no es precisamente para el consumo nacional, sino que se exporta a otros países. Además de eso, el monocultivo genera una gran contaminación ambiental, debido a que no permite que en grandes extensiones de suelo exista otra flora, por lo tanto reduzca la fauna que cumple un ciclo perfecto cuando existe heterogeneidad en los cultivos, sino que además la quema constante (como lo hacen los ingenios) produce dióxido de carbono que repercute en la capa de ozono, facilitando a lo que conocemos como calentamiento global y que también repercute en daños irreversibles en el sistema respiratorio de niños y niñas de las comunidades han sido afectados. El uso de fertilizantes y madurantes a su vez,contamina el suelo, el aire y principalmente las aguas1.

Aproximadamente un millón de personas en el Valle del Cauca y la parte plana del Cauca viven como empleadas de estas plantaciones, lo que ha palabras de sus patrones puede ser una empresa de “desarrollo social y económico”, así como de sustento para miles de familias. Si echamos una mirada unas decenas de años atrás, aquellas tierras antes habitadas por comunidades campesinas, afrodescendientes e indígenas fueron invadidas poco a poco por el discurso de progreso económico que la caña producía2. En pocas palabras, miles de personas trabajan de sol a sol en sus propias tierras ancestrales pero a beneficios de unos cuantos usurpadores.

El vuelco de una actividad neocolonial que desde el siglo XVI se llevaba a cabo por colonizadores españoles, pasó a una actividad de carácter capitalista desde la década del 60 del siglo pasado3, -donde según habitantes de la región-, aquellas tierras se distinguían por su gran variedad de árboles frutales, que albergaban también a decenas de especies de aves, igualmente, creando un ecosistema agradable para insectos y animales de todo tipo. Ahora, lo que se ve, es un desolador y monótono paisaje.

En el municipio de Corinto, donde nos hospedamos toda una semana completa, se presencia personas colonas que han llegado de lugares aledaños o de la ciudad de Cali, así como personas campesinas y afrodescendientes. El actual alcalde de Corinto, Edward García del Partido Liberal (así como su sucesor del mismo partido) ha intensificado una propaganda con un corte claramente racista, donde a lo largo y ancho del casco urbano y en lugares de la zona rural se ha publicitado (pasacalles, pancartas y carteles) una campaña de “No al resguardo indígena”.

A consecuencia del anterior contexto preocupante y violento, lleno de privatizaciones, desplazamientos y contaminación ambiental, las comunidades Nasa –principalmente del Norte del Cauca-, han entrado de nuevo al proceso de liberación de la Madre Tierra, tras surtir un proceso infértil de peticiones permanentemente exigidas, como: “20 mil hectáreas para los nativos del norte del departamento y 6.500 hectáreas para el cabildo indígena de Corinto, incluyendo los predios donde se asientan las empresas cañeras en ese municipio” 4

Su levantamiento se cimienta en procesos de recuperaciones triunfantes de los años 1970 y 1980, 2005 y del intento de recuperación de la hacienda El Nilo, reprimida fuertemente por parte dela Policía Nacional y paramilitares, dejando un saldo de 20 indígenas asesinados5).

Desde el 14 de Diciembre de 2014 se ha vuelto a escuchar “Libertad para la Madre Tierra”. Las comunidades han entrado a ocupar cuatro predios en zona rural de Corinto (Quebrada Seca, Miraflores, Granadita y García), tres de ellas propiedad de Carlos Ardila Lulle, que en declaraciones ha expresado, no bajar cabeza; lo que significa una resistencia de grandes proporciones por parte de la comunidad Nasa a tan brutales arremetidas por parte del ESMAD, Policía Nacional y Ejército Nacional, juntos, así como arremetidas mediáticas en las grandes corporaciones de la información en Colombia, donde el Caracol Televisión en uno de sus programas “embobazombies” como Séptimo Día, realizó un documental dividido en tres partes, donde expresaba un total racismo y abierto fascismo, como se podía constatar en las entrevistas a simpatizantes uribistas o militantes del Partido Centro Democrático, deslegitimando y criminalizando la cultura indígena en general.

El proceso de Liberación se hace consecuentemente con sus mandatos ancestrales recogidos en el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC): Unidad, Tierra, Cultura y Autonomía se encuentran para pelear contra el poderío del capital.

Unidad

La minga social indígena (permanente en el proceso de Liberación de la Madre Tierra) convoca e invita a toda la comunidad Nasa de todos los resguardos y cabildos vecinos. Así como también a indígenas todas las comunidades y pueblos, personas campesinas, afrodescendientes y demás sectores sociales, trabajadores, estudiantiles. Así, bajo los principios de solidaridad y apoyo mutuo se está consolidando la unidad entre sectores explotados y reprimidos.

Tierra

Las comunidades indígenas, trabajadoras de la tierra por sus vínculos ancestrales y culturales con la Uma Kiwe (Madre Naturaleza en Nasa Yuwe “Lengua Nasa”), han venido entregando y difundiendo el mensaje de convivir amablemente con la naturaleza, donde el complemento entre ser humano y los cuatro elementos de la tierra deben ser imprescindibles para el buen vivir colectivo, que se opone a la sucia y perversa idea/práctica de desarrollo.

Igualmente, reclaman las tierras que les fueron usurpadas ancestralmente. Responsables de ello, son terratenientes y gobierno nacional.

Cultura

El racismo indiscrimado al que han tenido que enfrentar ha sido una batalla de total desventaja. Por un lado, las campañas estatales, por el otro, medios masivos de comunicación han sido reproductores de ver al indígena como muñeco de museo, antes que como persona.

Su resistencia más importante es y ha sido el reconocimiento como indígenas que han venido caminando los territorios milenariamente.

Autonomía

Sus propuestas a partir de la propia educación, salud, agroecología y comunicación nacen a partir de una apuesta colectiva, sintiendo que se hace necesaria en tiempos donde la globalización neoliberal ataca con todo su poderío. Así las cosas, se comienza a sembrar semillitas de autonomía en cada espacio, comenzando a cultivarlas en las asambleas, hasta terminar cosechándolas en el mandar obedeciendo.

El casco urbano de Corinto, cuenta con un hospital propio de la ACIN (Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca), medicando en su gran mayoría con tratamientos naturales de sabiduría ancestral que comunican abuelas y abuelos. Las brigadas de salud hacia las comunidades de las partes altas de la cordillera son frecuentes, con personas médicas voluntarias que llegan –gran parte- de la ciudad de Cali (Universidad del Valle). Ahora, el hospital está en un Nivel I (medicina básica, donde prestan atención para consultas), a partir de la autogestión, se tiene proyectado –muy pronto- ampliar el hospital para brindar atención Nivel II.

La emisora Nación Nasa Estereo, consolidada a partir de una iniciativa del Tejido de Comunicaciones del cabildo indígena de Corinto del resguardo Paez; tomando una herramienta para difundir, la cual sale al aire con la frecuencia 93.9FM en el municipio (zona urbana y rural).

La educación propia va en camino. Se hace de total importancia, donde se comparta la lengua Nasa en un diálogo de saberes, tejidos y caminos. Una educación integral donde la mente y las manos confluyan en esa línea del buen vivir.

El mensaje que se trae desde el Norte del Cauca es claro y conciso, unidad entre sectores explotados, unidad en pensamiento, unidad en palabra. La lucha no es para las comunidades del Norte del Cauca, es para toda la humanidad. La lucha No es del Norte del Cauca, comienza en el Norte del Cauca.

Desde el Norte del Cauca se escucha: “Ya Basta! Libertad para la Madre Tierra”. Desalambremos las tierras y los corazones; las tierras para caminar, los corazones para sentir. Avancemos en colectivo, acompañándonos en pensamiento desde el lugar que estemos.

¡Hasta que el sol se apague seguiremos en pie las guerreras del arco iris!

__________________
1. Ver al respecto el documental “El amargo dulce de la caña de azúcar” (https://www.youtube.com/watch?v=HxTD_gyPha4)
2. Bermudez, Isabel. (1997). La caña de azúcar en el Valle del Cauca. Orígenes de la banca y la industria en Colombia 1850-1950; Credencial Historia, No 92.
3. Colmenares, German. (1983). Sociedad y economía en el Valle del Cauca. En Cali: Terratenientes, mineros y comerciantes. Bogotá: Banco Popular.
4. Ver al respecto: http://www.elespectador.com/noticias/judicial/pelea-de-los-indigenas-corinto-articulo-546675
5. Ver al respecto: http://www.nasaacin.org/editoriales/7987-lo-que-vamos-aprendiendo-con-la-liberaci%C3%B3n-de-uma-kiwe

Peñalosa: Recuperar Bogotá para los intereses del Capital

Minientrada Posted on

imagen

Llevamos tan solo un mes de administración del burgo maestre Enrique Peñalosa y la capital colombiana sufre fuertes embates luego de los 4 años de asistencialismo, filantrocapitalismo y reformismo light, como pautas de gobierno en la alcaldía de Gustavo Petro Urrego. Se han necesitado pocos días para que Enriquito, sin ninguna vergüenza, haya demostrado que su tan mentada “recuperación de Bogotá” no es otra cosa que el gerenciamiento de sus intereses y los de su círculo social a expensas de una ciudad que es carcomida por la desigualdad encarnada en el más voraz y descarado neoliberalismo.

No en vano las últimas noticias son valdados de agua fría para la clase obrera capitalina y regocijo de la alta gerencia Bogotana que coquetea mutuamente con este remedo de alcalde. Primero, el recorte del 40% en gastos de hospitales que afectaría directamente a trabajadores de la salud pues lo que se espera es un reajuste presupuestal y recorte de personal; segundo: el aumento en la tarifa de Transmilenio que pasa de 1800 a 2000 pesos, incremento que hace temblar el bolsillo de los usuarios del sistema ya vulnerado por el pírrico aumento del salario mínimo legal vigente (SMLV) arguyendo con esta medida subsanar el hueco fiscal (eufemismo utilizado para referirse a la sed de lucro por parte de las familias accionistas de la mencionada empresa de transporte) y tercero; el anuncio de la posible venta de la ETB, que al igual que la reciente venta –por no decir entrega- de Isagen, significaría un detrimento del patrimonio público, travestido de manera vulgar y demagógica en supuestos financiamientos a proyectos de salud y educación . A todo lo anterior habría que sumarle el papel de la bota dura personificada por la fuerza pública que tiene el visto bueno de la presente administración para utilizar la sevicia represiva que les caracteriza ante cualquier reclamo no permitido, que como se ha visto a lo largo de la historia, esto se traducirá en bolillo, gas, y todo lo que sea necesario para acallar los justos reclamos que vayan en contravía de los intereses de los mismos de siempre. Muestra del carácter autoritario de este paladín del cemento y la tecnocracia fue el tweet publicado por Enriquito el pasado 19 de enero luego del bochornoso e indignante suceso que se presentó en plena autopista norte, cuando Rubiela Chivará murió esperando atención medica en vía pública desatando la ira de las personas que allí se encontraban quienes no dudaron en tomar las calles a modo de protesta la cual fue tramitada por la administración distrital mediante el Esmad y sus típicos medios de “disuasión”, en el mencionado tweet, Peñalosa afirmó: “democracia no es permitir bloqueo de vías. En Francia vi acciones fuerza contundente Policía contra marchas pacíficas que no tenían permiso”

Pero a las gracias de Kike –como seguramente se le conoce al señor alcalde en su club social- falta sumarle aún otras joyas: la negativa a revitalizar el histórico hospital San Juan de Dios, el cierre de los CAMAD, el aumento en los impuestos para las motos, la inviabilidad de proyectos como el cable aéreo en Ciudad Bolívar, la nueva y jugosa troncal de la Av. Boyacá y un largo etc de perlas que engordan el facineroso prontuario de Peñalosa. Sin embargo, todo lo mencionado no debería causar sorpresa puesto que su entorno natural es el crimen agazapado, ese que es perpetrado desde los repudiables salones de la aristocracia capitalina: Su padre trabajó en el Banco Interamericano de Desarrollo –BID- (organismo del imperio gringo para sostener sus intereses en los países de la periferia), Ministro de agricultura de Carlos Lleras Restrepo (de la misma familia del actual vicepresidente. Relación familiar histórica) y gerente del Incora. Se vinculó desde muy joven a la política tradicional colombiana, representante a la cámara en el año 90 por Bogotá, llega a la alcaldía en el 98 con el apoyo del Constructor Pedro Gómez (los fetiches con el acero y el concreto son de vieja data) lo que explicaría el énfasis que le dio a su alcaldía pasada y que vuelve a retomar en temas como la infraestructura y la seguridad (con parámetros que poco distan a la práctica para-política del senador Álvaro Uribe Vélez). En ese sentido, podríamos hacer una larga lista de oscuros personajes que hacen parte de la corte de beneficiarios del alcalde y que tejen una enmarañada red burocrática y elitista que repartirán la jugosa torta económica capitalina como el nuevo secretario de gobierno Miguel Uribe Turbay (nieto del expresidente Turbay y lacayo de German Vargas Lleras), María Victoria Angulo , Andrés Ortiz (gerente de la firma Contexto Urbano) o la perla uribista Maria Consuelo Araujo (representante de la más rancia oligarquía corroncha y gamonal) y otras ladillas de la política nacional.

Esto es un escueto análisis de lo que afrontamos de primerazo con los movimientos de la presente administración, no se trata de “llorar sobre mojado” y quejarse de los que no votaron o por qué subió Enrique Peñalosa en vez de otra persona al segundo cargo más importante del país. Esto ya lo hemos sostenido en diversos espacios y en nuestra cotidianidad militante: para no seguirnos sorprendiendo, deberíamos aunar nuestros esfuerzos, hacer del trabajo de base nuestro pilar táctico y crear una ruptura generalizada con la rapiña tecnocrática pertrechada en la alcaldía de Bogotá . En definitiva, las actuales condiciones deben ser una invitación abierta a promover la acción directa ante los justos reclamos que inundan redes sociales y otros medios como primer paso para allanar camino y seguir luchando a pesar de la adversidad, tal cual como lo hizo Don Quijote contra los molinos de Viento. Porque como lo mencionamos en una editorial pasada: ¡No es una crisis es una oportunidad de Guerra!.

A recuperar Bogotá, desde el barrio, el parche, el trabajo, el colegio y la universidad.

Subversión Colectivo Contra informativo.

 http://www.eldiariobogotano.com/alcaldia-ordena-recorte-del-40-por-ciento-en-gastos-de-hospitales/
http://www.eltiempo.com/bogota/aumenta-la-tarifa-en-el-valor-del-pasaje-de-transmilenio/16486266

Paro Nacional o Saludo a la Bandera

Posted on Actualizado enn

Imagen

… la huelga general no es un producto artificial, programado y decretado, sino un fenómeno histórico que se produce necesariamente en un momento determinado sobre la base de las relaciones sociales existentes. Este problema no podría ser considerado y discutido a través de especulaciones abstractas sobre la posibilidad e imposibilidad, la utilidad o la influencia dañina de la huelga general sino solamente mediante el examen de las condiciones sociales e históricas, de donde proviene ese fenómeno particular de la fase actual de la lucha de clases. Con otras palabras, se trata no de un juicio subjetivo determinado por lo que es deseable sino de un análisis de las fuentes de la huelga general desde el punto de vista de la necesidad histórica.”[1]

-Rosa Luxemburgo-

Mucho se ha hablado sobre la convocatoria que surgió hace unas semanas en las redes sociales para lanzar un inminente Paro Nacional el día 24 de Enero del presenta año. Convocatoria que algunos podrían encasillar como parte del acervo de   “nuevos métodos de lucha”, que a su vez, irían de la mano de “nuevas ciudadanías” empoderadas a través del acceso a internet en muchas ocasiones desde la comodidad de su casas. Aun así, aunque estas personas no pertenezcan al eslabón más explotado de nuestra sociedad, lo cierto es que a pesar de su condición, alcanzan a ser laceradas por el reciente paquete de medidas adoptado por el Gobierno de Juan Manuel Santos a inicios de la segunda mitad de su mandato. Lo anterior explicaría en parte de dónde surge la polémica convocatoria.

Desde un ángulo distinto, otros prefieren la interpretación según la cual estas convocatorias no son más que un impulso pasajero en algunos sectores de la clase media, que optan por pegar alaridos al son de la agenda del gobierno, es decir, solo levantan su voz de indignación cada vez que el Estado nos mete un “gol”. En consecuencia, a la venta de Isagen se responde con voces “patrióticas” cuestionando el por qué este gobierno ha prostituido la soberanía nacional a un emporio canadiense que apadrinado por Tony Blair, íntimo amigo de Juan Manuel Santos, compró por unos cuantos pesos una de las principales empresas generadoras de energía que poseían “los Colombianos”. Entre tanto, frente a la acostumbrada lucha por un salario mínimo, también se escuchan voces que se levantan para entonar las mismas frases con las que abrimos las discusiones al inicio de año: “… Todo sube menos el Salario…”. De igual manera, otros temas “menos populares” también ocupan la indignación momentánea de la que sufrimos las mismas expoliadas de siempre: La represa del Quimbo, Las discusiones entre la insurgencia y el Estado en la Habana, la reserva Van der Hammer en Bogotá, el fenómeno del niño, el aumento al IVA, el metro en Bogotá, las zonas de reserva campesina, la milenaria lucha indígena en el Cauca y un muy largo ETC….

El paro nacional o la huelga general, como lo decía Rosa Luxemburgo a inicios del siglo XX, no puede ser un producto artificial, que se nos ocurrió con el cambio de año, ni puede ser decretado por unas cuantas personalidades de las redes sociales o por esos presidentes de los sindicatos que aparecen cada tanto en los noticieros haciendo gala de frases incendiarias que llaman a las masas a una gran manifestación, pero que en términos organizativos, sigue siendo música de fondo para la trabajadora no organizada. Son llamados que se desvanecen en el aire para la mamá o el papá que está más preocupado por las lista interminable de útiles escolares de sus hijas que de salir un domingo a demostrar su indignación frente a los edificios más simbólicos del Estado colombiano.

A pesar de lo anterior, hay que insistir en ser claras frente a la necesidad de un paro nacional, el cual tome fuerza a través de procesos históricos como ha ocurrido en otras épocas tal cual como sucedió en el año 1977[2]. Lo que tiene que cambiar, es nuestra capacidad de contribuir a que este sentir sea apropiado con mayor vehemencia como para tocar las fibras de las trabajadoras que se levantan día tras día, desde las 4 am, para conseguir unos pesos que logren cubrir las necesidades y gastos que el modelo de vida que nos venden en la radio, la Tv, entre otras, imponen como única posibilidad de existir, alejándonos de aquellos asuntos que convocan a lo más sustancial de nuestro vivir.

En ese sentido, entendemos el Paro nacional como una herramienta válida para iniciar la movilización en torno a un programa de emancipación social que logre hacer tambalear los salones de discusión de la Casa de Nariño, del Club El Nogal, del Jockey Club y de otros tantos espacios físicos de poder donde los dueños país pactan los movimientos que salvaguardan sus privilegios acompañados de un buen whisky en las rocas. Empero, para lograr este objetivo debemos hacer adecuadamente todas las tareas que ello requiere, así pues, podemos afirmar que no estamos haciendo bien la tarea como luchadoras sociales si nuestra capacidad de reacción se define de acuerdo a la agenda que el Estado nos impone: ayer por ejemplo, fue la reelección de Juan Manuel Santos frente al retorno del gobierno ultraconservador de Álvaro Uribe Vélez, y lo único que se pudo hacer, fue acomodarnos a la agenda que la oligarquía más moderada y por ello más inteligente nos ajustaba. Hoy fue la venta de Isagen frente a la cual nos comenzamos a organizar y agitar semanas antes de una “subasta” que estaba definida hace mucho tiempo, mañana, podría bien ser la lucha en torno a la refrendación de los Diálogos de Paz con las FARC, o bien algo más localista, como el Plan de Desarrollo y posterior Plan de Ordenamiento Territorial de la Administración Peñalosa/VargasLleras.

“Quien se propusiese hacer de la huelga general, en tanto que forma de la acción proletaria, el objeto de una agitación preordenada, y difundiese esa “idea” para ganarse para ella, según él, poco a poco a la clase obrera, perdería su tiempo en una actividad absurda e insensata. Sería lo mismo si alguien quisiera hacer de la idea de la revolución y de la lucha de barricadas un objeto de agitación. La huelga general ha devenido hoy en día el punto central del interés vital de la clase obrera alemana e internacional, pues es una nueva forma de combate y como tal el síntoma de una profunda revolución en las relaciones y condiciones de la lucha de clases. Es una buena prueba del sano instinto revolucionario y de la viva consciencia de la masa. obrera alemana que, a pesar de la resistencia encarnizada de sus dirigentes sindicales, se gira hacia ese nuevo problema con un interés tan caluroso”[3]

Es ahora cuando se hace más que necesario leernos como movimiento social amplio, o en su defecto, si estas líneas llegasen a ser leídas únicamente por anarquistas, les invitamos a reflexionar sobre el momento en el que nos encontramos indagandonos por el papel que podríamos desempeñar frente a una situación que tiene la posibilidad de ser revolucionaria, siempre y cuando, avancemos en la toma de conciencia por parte de los trabajadores como actores principales de su propia emancipación.

Por ende, tenemos que actuar con eficacia frente al panorama que se revela ante nosotros, porque hasta para convocar un paro nacional la derecha ni corta ni perezosa nos ha sacado ventaja moviendo sus fichas, y eso, partiendo de que la iniciativa de parar este 24 de enero sea desde una posición sana de desobediencia social de aquellos que se encuentran al margen de las estructuras tradicionales, y no, como parte de la agenda de los sectores más reaccionarios de la sociedad colombiana, en cabeza del Centro Democrático. Razón por la cual podemos decir que frente a un escenario de nebulosa orientación política, esta convocatoria de indignación ciudadana, puede ser un trampolín para que la derecha tome estos espacios para promulgar sus consignas, frente a la “disidencia” en el modelo administrativo del Gobierno Santos y los Diálogos con las FARC. Será entonces la estrategia más audaz la que logre definir a que sector acumulará la iniciativa: si a la rancia clase dominante o a los intereses de quienes históricamente han sido vilipendiados en el país.

La situación se aclarará a medida que los días vayan pasando y podremos ver desde que perspectiva se juega este impulso de movilización ciudadana, de acuerdo a como se van posicionando los medios hegemónicos de comunicación, como se van perfilando los principales formadores de opinión, tanto de izquierda como de derecha.

Las cartas están sobre la mesa y el papel de las luchadoras sociales debe ser preponderante para lograr de nuevo posicionar en las discusiones con las vecinas, amigas, compañeras de estudio y trabajo, entre otras, la importancia que una huelga general o un Paro Nacional -debidamente desarrollados- , que nos permitan trazar una táctica coherente con el momento histórico que estamos afrontando y poder desarrollar una articulación que hoy en día es más necesaria y que tienda a elevar estas luchas a una verdadera situación de ruptura que transforme las míseras condiciones de existencia.

[1]                     “ANARQUISTAS, SOCIALDEMÓCRATAS Y HUELGA GENERAL – Rosa Luxemburgo” Consultado en https://www.marxists.org/espanol/luxem/1912/abril/17iv.htm

[2]             Se hace referencia al paro cívico nacional de 1977. Un importante hito histórico de la movilización social en el país

[3]                     IDEM

La liberación de la Madre Tierra, una milenaria lucha Anticapitalista

Minientrada Posted on Actualizado enn

imange

El tan mentado acuerdo sobre el Cambio Climático en la COP21 nos hace reflexionar sobre el acontecer de la lucha por el respeto hacia la Naturaleza contra las emisiones de Carbono de los países tanto industrializados como los llamados en “vía de Desarrollo”, reflexiones claro está, deben desembocar si realmente se quiere llegar a la medula del asunto, en asumir una postura anticapitalista como lo vienen haciendo comunidades indígenas y campesinas en el Cauca como parte del proceso de lo que han llamado la “liberación de la madre tierra”.

El acuerdo firmado el 12 de diciembre de 2015, entre palabras bonitas y frases rimbombantes se compromete a “realizar esfuerzos” para limitar el aumento de la temperatura global, por debajo de los 1.5°C, pero como es costumbre en estos tratados no se demarcó el camino para allanar esta ambiciosa meta. En consecuencia, el resultado en el cual era necesario lograr un acuerdo que incluyera las principales potencias como los Estados Unidos de América, se construyó un tratado que no tuviera implicaciones jurídicas es decir que no existirán sanciones para los países que incumplan estas metas. Por lo cual, se puede decir que estamos igual que antes que se firmara este “histórico acuerdo”.

Para concretar un pacto de esta magnitud hace falta, por supuesto, entre otras cosas, una voluntad política sobre el uso de energías renovables, además de la revisión sistemática de la emisión de carbono de todas las industrias y el cambio paulatino de energías no renovables a energías renovables. Pero más allá de esto, lo realmente significativo es un cambio sustancial en el modelo de producción, distribución y consumo que actualmente tiene el planeta lo que generaría resquemor y temor pues implica la transformación radical de las condiciones de existencia actuales trastocando los intereses de empresarios, políticos y banqueros, y hasta nuestras propias comodidades.

En ese sentido, desarrollar un cambio de estos se hace necesario mediante el análisis desde una perspectiva bastante crítica sobre el sistema capitalista y sus implicaciones en los territorios en los que nos desarrollamos, es decir nuestro contexto especifico latinoamericano, puesto que no hacemos mucho en pro de la lucha por el cambio climático, si nos quedamos parafraseando consignas venidas de contextos diferentes, mostrando videos sobre los grandes campos eólicos en Europa, o fotos que muestran la angustia de los osos polares frente al deshielo de los glaciares, ni mucho menos adoptando practicas con las que perfectamente el capital puede convivir.

Enfrentarse a las injusticias globales implica entonces enfrentarse a las comodidades que el mismo sistema capitalista genera en nuestras vidas, a partir de los beneficios que ha conllevado para el ser humano el desarrollo del actual sistema de producción y consumo desaforado. Por ello, para llevar a cabo una lucha constante frente al modelo extractivista en el cual estamos inmersos, hemos de ver las diferentes luchas que desde nuestros ancestros se han forjado en nuestros territorios. Como lo es el proceso de Liberación de la madre tierra.

Proceso de Liberación de la Madre Tierra

Asociaos, pues, de comuna a comuna; que la más débil disponga de la fuerza de todas. Además, debéis hacer un llamamiento a todos los desheredados de las ciudades, a los que tal vez se os ha enseñado a odiar, pero que es preciso amar por ser ellos los que mejor sabrán ayudaros a guardar la tierra y reconquistar lo que se os ha quitado. Con ellos os podréis lanzar al ataque contra el enemigo que os amenaza, podréis derribar los cercados, y con ellos podréis formar la gran comuna de hombres libres, donde se trabajará en concierto para vivificar y embellecer a nuestra madre tierra, y ella nos recompensará haciéndonos felices a todos”

-Eliseo Reclus-

Invisibilizado por los medios de comunicación hegemónicos, el proceso de liberación de la Madre Tierra que se viene dando en el valle geográfico del río Cauca, especialmente en los municipios de Corinto y Caloto, tiene entre sus antecedentes más importantes cuando por allá a inicios de los años 70 se inician algunas recuperaciones de tierras ancestrales rescatando el legado de Manuel Quintin Lame, hecho que convoca a los cabildos indígenas en la conformación del consejo regional de Cauca que se fundamenta en la premisa de que “indio sin tierra es indio muerto”. Ya para la década del 80 se consolidan los territorios recuperados bajo el liderazgo vital del sacerdote Nasa Álvaro Ulcué Chocué, quien fuera asesinado, por las inclementes balas del establecimiento. Suceso que precede a la incursión narco-paramilitar que se da en noviembre de 1991 con la complacencia estatal donde son asesinados 20 comuneros y comuneras. Posterior a ello y de manera fluctuante la dinámica se mantendrá hasta que en el 2005 ya no solo se habla de recuperaciones de tierra sino que estas mismas se inscriben en un proyecto a largo aliento que se conoce como “la liberación de la madre tierra”. Desde allí hasta hoy en día, se suceden varios hechos significativos entre los cuales el que reviste mayor trascendencia por los intereses que se trastocan es el acontecido el 14 de Diciembre del año 2014, en el que varias indígenas se tomaron 4 fincas productoras de Azúcar que poseen varias hectáreas dedicadas al monocultivo pertenecientes en el papel vía usurpación territorial a la multinacional INCAUCA, la cual hace parte del emporio Ardila Lulle[1]. En palabras de una indígena nasa comunera de un resguardo de Corinto, Cauca:

 “Estamos  repartidos en estas haciendas. Cuando nos asentamos fue por los incumplimientos del gobierno hacia nosotros, como consecuencia y obligación por las masacres que ha cometido. Nuestra presencia allí es para presionar al gobierno. Estuvimos pacíficamente hasta enero con personal del ingenio INCAUCA; actual dueño de las haciendas. Se les dijo que íbamos a trabajar la tierra. Ellos no podían tomar decisiones pero actuaron como puente con los dueños”.

Así pues como ya lo mencionamos, este conflicto no data desde hace un año, por el contrario hace parte de una lucha de siglos por el territorio y la autonomía de los pueblos indígenas. Remitirnos a ella tiene su razón de ser porque nos plantea grandes derroteros para el movimiento social que se enfrenta a los mismos intereses capitalistas, esta vez en forma de monocultivos, que representan los intereses de las multinacionales extractivistas que están destruyendo los territorios de comunidades indígenas, campesinas y afros.

La propuesta de tomarse las tierras que desde tiempos remotos han habitado estas comunidades se ha venido desarrollando en el marco de la colectivización de las tierras, que al igual que la España del 36, propende por un modelo de producción campesina colectiva, donde se produzca de acuerdo a la necesidad de la comunidad que explota la tierra. Estas formas de producción colectiva son la punta de lanza de un nuevo –pero milenario- modelo de sociedad, que instaure en sus habitantes prácticas más solidarias y fraternas, tanto en hombres y mujeres como en la relación con la misma tierra.

Por todo lo anterior estudiar, impulsar y desarrollar estas luchas debe ser una de las tareas para afrontar el año que viene, que pasa por entender en nuestros territorios que el proceso de “liberación de la Madre Tierra” o la colectivización de la tierra es un asunto primordial en la lucha contra el cambio climático; por ende en la lucha contra el Estado y el modelo capitalista imperante. Superar las consignas que se vienen repitiendo sin tierra fértil en nuestro contexto es una tarea a resaltar en el movimiento anarquista que venimos forjando en nuestro territorio.

[1]                     http://www.nasaacin.org/informativo-nasaacin/3-newsflash/7442-az%C3%BAcar-manchado-de-sangre-del-norte-del-cauca

El reto de Deconstruir y Construir una ciudad para la vida digna

Minientrada Posted on Actualizado enn

imagen

La ciudad como la entendemos y la vivimos hoy en día es el resultado de las dinámicas de apropiación e inversión del excedente de capital que genera el modo de producción capitalista. No hace falta sino ver por la ventana que la ciudad ha generado bastos cinturones de miseria en donde se reproducen ejércitos de hombres y mujeres dispuestos a vender su mano de obra en las condiciones más miserables, para poder conseguir algunos pesos para comer y tener fuerzas para al otro día, volver a trabajar y así conseguir algún recurso adicional para pagarle a sus hijas un estudio para que ellas puedan ingresar a este círculo vicioso algunos escalones más arriba.

Por ello y porque hemos vivido esta realidad es necesario definir la lucha por el territorio en nuestro contexto, como una lucha por la ciudad, pero desarrollada en un plano específico; es hora de ahondar en las reflexiones sobre el territorio en la vida real ¿Cómo sentimos las relaciones que se tejen por un lugar determinado? ¿Cómo sentimos y reproducimos la relación que se cruzan entre personas en ese espacio? ¿Cómo concebimos la lucha por lo que creemos nuestro frente al significado que le damos?

Es fundamental que como luchadoras sociales nos adelantemos al panorama que se nos aproxima con el llamado posconflicto, el cual se viene gestando como un acomodo de los grandes capitales para enfrentar la crisis mundial y a su vez, desde la otra orilla, se viene gestando como bastión de cambio en la ruralidad. No es gratuito que frente a la posible y anhelada agudización de las luchas reivindicativas locales que se están comenzando a gestar desde las comunidades, la maquinaria estatal esté preparando una gran inversión de capital en los territorios en los que se desarrollan estas luchas. La luchas de siempre que finalmente se han dado frente a la inmersión de grandes proyectos productivos a gran escala, como la represa del Quimbo, los grandes proyectos mineros como Cerro Matoso, los multimillonarios planes de Renovación urbana, los conflictos con los grandes ingenios de valle del Cauca, los procesos de gentrificación en algunos barrios de las principales ciudades o las miles de hectáreas de monocultivos Agroindustriales en gran parte del suelo que llamamos Colombia.

Pero en consecuencia con la idea de este articulo tenemos que resaltar las luchas que nos tocan de primera mano, es necesario trabajar en nuestros barrios por la restitución de tierras de miles de personas que provenientes del campo se han visto obligadas a dejar su vida allí, para desplazarse a viviendas de menos de 40 metros cuadrados; desplazamiento que ha sido de una u otra forma forzados por el conflictivo “desarrollo” económico que desde hace 50 años se ha venido configurando en la ruralidad, y que de manera directa a contribuido a desarrollar la gran urbe inhumana que llamamos Bogotá, o que bien podríamos llamar, Cali, Barranquilla, Medellín o cualquiera de las ciudades que recibe cada día a miles de campesinos, indígenas y afros. A su vez hacerle frente a los grandes proyectos de Renovación urbana que planteándonos un proyecto de desarrollo, con grandes avenidas, nuevos parques metropolitanos han destruido las relaciones que por años se hemos tejido con nuestras vecinas, y que en muchas ocasiones y siempre con la excusa del desarrollo económico han destruido la flora y fauna que ha estado acá incluso mucho tiempo antes que nuestras tataratataraabuelos exisitiesen.

Estas luchas también tienen que profundizarse y recalcar el carácter clasista que nunca han dejado de tener, pero que en épocas de posmodernidad y neoliberalismo se destiñen en la filantropía de algunas y el silencio de otras. Recuperar el discurso por el derecho a la ciudad es una estrategia certera para el desarrollo de nuevas formas de lucha. Acompañado por el impulso de un modo de organización con principios libertarios y tácticas radicales para la consecución de metas palpables.

El Municipalismo libertario, un planteamiento de vieja data para los nuevos conflictos.

El Municipalismo Libertario es un método más que ha inventado un sector de la humanidad en busca de un modo de vida más digno, solidario y libre, que no debemos leer en un contexto lejano fuera de las personas que nos rodean o de lo que nosotras mismas somos. Creemos que hay que desarrollarlo en sus justas proporciones, evidenciando un componente vivencial que logre desarrollar una propuesta transformadora palpable en el plano de la convivencia cotidiana, es allí que la propuesta trae nuevamente la importancia de crear organización con las nuestras, enfocándonos en el desarrollo de una comunidad fuerte y activa, que realmente practique una democracia directa.

Para ello es necesario enfocar todos nuestros esfuerzos frente a las posibilidades de lograr que este escenario sea posible. Murray Bookchin plantea en sus “6 tesis sobre el municipalismo libertario”[1] la necesidad de enfocar la teoría y la práctica social en las zonas de actividad social humana, la comunidad por una parte y el trabajo por otra. Para ello es necesario leernos en clave de influir adecuadamente en cada una de ellas, y es allí donde, para nosotras, radica uno de los tantos problemas de acción transformadora de las anarquistas, se ha enfocado el desarrollo de las ideas anarquistas en un plano que sencillamente no es social!, hemos desarrollado nuestras acciones en el plano individual, desenvolviéndonos particularmente desde comienzos del Siglo XX en las libertades individuales y el reconocimiento del yo entre el nosotros, desistiendo de la máxima de Bakunin, en que la libertad del individuo no es completa sin la libertad de las demás. Por ello retomar estos dos planos de acción humana, el trabajo y la comunidad, marcan el camino para direccionar la retoma del vector social del anarquismo contemporáneo, un Anarquismo con vocación real de transformación social.

El desarrollo de una propuesta que recupere la comunidad como eje de transformación es tarea fundamental de los procesos de base autónomos, haciendo evidente cada vez más las contradicciones innatas que se han desarrollado entre el desarrollo de prácticas comunitarias y la influencia del estado y su autoritarismo. Enfocar los esfuerzos en volver a ver a la vecina como aliada frente a la policía, en ver la unión de todas las vecinas por la consecución de un servicio público, o al vecino como socio en tal o cual trabajo es lo que nos anima a asumir un trabajo social comprometido y eficaz que sea realmente transformador.

Es esperanzador ver como en escenarios de conflicto como el de Kurdistán, afloren estas propuestas de vieja data y se les dé un nuevo aire, hablar de Municipalismo democrático en nuestros territorios es hablar de impulsar luchas cotidianas frente a la vivienda, el transporte, la salud, el trabajo, el ocio, en sí mismo frente a la vida digna desde la base, desde el barrio, desde la cuadra o desde la loma, articulando resistencias y tejiendo saberes para ir poco a poco pero con paso firme construyendo un mundo nuevo, que desplace y destruya el viejo mundo.

[1] https://periodicolaboina.wordpress.com/2015/06/06/seis-tesis-sobre-municipalismo-libertario/

Lucha de Clases y la Geopolítica Imperialista de los Estados Unidos: El caso Colombiano

Posted on Actualizado enn

Vive y no esconde el bárbaro sus tenazas de hierro
y el verdugo y la silla, y el g-man y el encierro.
Monstruo de dos cabezas bien norteamericano,
una mitad demócrata, otra republicano;
monstruo de dos cabezas, mas ninguna con seso
no importa que nos hable de alianza y de progreso[1]

imagen

El presente escrito es una modesta contribución a los debates al interior de las Ciencias Sociales (o lo que queda de ellos) revisando algunos conceptos que hoy en día brillan por su ausencia de manera intencionada en las discusiones académicas. En efecto, bajo el dudoso argumento de encontrarnos en una “nueva era”[2] se arguye que muchas de las producciones teóricas desarrolladas en el pasado no tienen vigencia alguna como lo es el caso de los conceptos de Lucha de Clases e Imperialismo, cuestión que para quien escribe estas líneas, no es otra cosa que el premeditado intento por socavar las implicaciones sociales, políticas, económicas, ambientales y culturales que conllevan reconocer estos postulados en aras de sostener el ordenamiento capitalista contemporáneo. Por esta razón y omitiendo la fantasía del posicionamiento neutral tan de boga por estos días en los debates dentro del ámbito educativo, dedicaré los siguientes párrafos a explicar de manera breve el porque los conceptos mencionados anteriormente siguen siendo útiles para la comprensión del mundo en el que vivimos a partir del análisis de la acción geopolítica imperialista de los Estados Unidos para América Latina, haciendo un especial énfasis en el papel de Colombia en dicha dinámica.

I.Revisando los conceptos:

 Que mi voz suba a los montes
y baje a la tierra y truene,
eso pide mi garganta
desde ahora y desde siempre[3]

La tradición del concepto de Lucha de Clases tiene sus cimientos más reconocidos en los aportes de Marx y Engels[4] abriendo consigo una riquísima y variopinta gama de interpretaciones a partir de las afinidades políticas, incluso, en otras corrientes ideológicas claramente diferenciadas como lo es el caso del anarquismo[5]. No obstante, el concepto de Lucha de Clases también ha sido objeto de profundas malversaciones ya sea dentro de la derecha o algunos sectores de la izquierda quienes mayoritariamente le han reducido a una estrechez economicista. Sin embargo, un ejercicio de justeza con los planteamientos que dieron origen a dicho concepto debe avocar a interpretarlo de manera amplia como las tensiones que se expresan en:

(…)una serie de relaciones más o menos serviles impuesta por un pueblo a otro a escala internacional, por una clase a otra en el ámbito de un país y por el hombre a la mujer en el ámbito de la misma clase.[6]

De esta forma, la Lucha de Clases es una conceptualización que no sólo abarca los antagonismos entre ricos y pobres como usualmente se asume, sino que, se extiende por todo el corpus del conflicto social y sus múltiples manifestaciones otorgándoles los matices históricos que den lugar. A partir de ello podemos afirmar que:

(…)cada individuo (e incluso cada grupo) está situado en un conjunto contradictorio de relaciones sociales, y cada una de ellas le va asignando papeles distintos. El sistema capitalista mundial, lejos de basarse en una sola <<relación de coerción>>, es un entramado de <<relaciones de coerción>> múltiples y contradictorias. Lo que decide la colocación de un individuo (o de un grupo) en el campo de los <<oprimidos>> o el de los <<opresores>> es, por un lado, la jerarquización de estas relaciones sociales con arreglo a su relevancia política y social de una situación concreta y determinada, y por otro la opción política del individuo (o del grupo). [7]

1En ese sentido, hablar de clases sociales hoy en día implica comprenderlas como configuraciones diferenciadoras con un pilar en las relaciones económicas más allá de los medios de producción integrando al mismo tiempo condiciones objetivas y subjetivas haciendo que aunque tiendan a ser cerradas su composición no sea hermética. Esto es importante tenerlo en cuenta ya que nos permite evidenciar que existen distintos niveles de explotación[8] los cuales poseen una dinámica de superposición e interdependencia en contravía de aquellos cultores de la ciudadanía global y otras jerigonzas de tufillo neoliberal según las cuales la morfología del capitalismo contemporáneo habría logrado difuminar en el magma social aquellas condiciones que posibilitarían antagonismos dejándonos a todos en igualdad de condiciones ¡como si fuese lo mismo ser una mujer esclavizada en una maquila de Guatemala que una mujer trabajadora en Canadá!.

De igual forma, así como el concepto de Lucha de Clases sigue siendo vigente en tanto responde a realidades concretas, el de Imperialismo también lo hace en la medida que ambos responden a estrecha relación con el desenvolvimiento del sistema vigente. Empero, es importante aclarar que la reivindicación del concepto que aquí se hace no corresponde a la visión ascendente propuesta por Lenin como fase superior del capitalismo, en rigor, nos referimos a “la lucha entre estados-naciones capitalistas por el dominio del sistema-mundo capitalista en expansión. Quien logra ejercer el dominio debe mantenerlo sobre la base de la fuerza y, además, haciendo valer su hegemonía”[9].

Seguramente esta definición por si sola no diga mucho para quien no se encuentre familiarizado con el tema, por ende, es preciso dar cuenta de aquellos elementos que confeccionarían el Imperialismo contemporáneo y así facilitar su comprensión. Para tal fin, acudimos a los postulados del profesor Renán Vega[10] de quien retomamos siete aspectos fundamentales a saber: 1.explotación intensiva del trabajo en el Sur y Este del mundo, 2. protagonismo del capital financiero y la oligopolización de la economía, 3.extracción desmesurada de materias primas y recursos naturales, 4.exportación neta de capitales del Sur hacia el Norte, 5.disputas interimperialistas, 6.la avanzada militarista, 7.dominación colonial y neocolonial.

Todas estas características reposan sobre hechos materiales concretos como lo son las deudas externas impuestas a las naciones en “vías de desarrollo”, el control militar y su respectivo pillaje de las riquezas naturales en los países del llamado “tercer mundo”, entre otros, que no se dan de maneras aisladas, por el contrario, muchas veces son interdependientes y se refuerzan haciendo parte de las lógicas de dominación centro-periferia[11] constituyendo un circuito de dependencia en el que las potencias que delinean el ordenamiento mundial usufructúan ya sea por concesión o por imposición a todas aquellas en las que vislumbren un interés particular. Desde esta óptica, entendemos que el Imperialismo es aún una categoría vigente puesto que responde a una expresión concreta de la Lucha de Clases en la que se manifiestan diversas formas de explotación propias de las contradicciones inherentes al capitalismo.

II.Lucha de Clases e Imperialismo en América Latina:

 (…)el deber urgente de nuestra América es enseñarse como es,
un alma e intento,vencedora veloz de un pasado sofocante,
manchada sólo con sangre de abono que arranca a las manos
la pelea con las ruinas, y de las venas que nos dejaron picadas
nuestros dueños.[12]

2.jpg

Para el caso de América Latina la categoría de Lucha de Clases debe ser ajustada puesto que su desarrollo no es un calco de lo acontecido en Europa cuestión que lleva otra lectura como sugiere Luis Vitale[13] para comprender el estado actual:

  • Siglo XIX: Constitución de un pacto neocolonial, exportación de materias primas y entrada de materias sin regulación alguna con el papel movilizar del capitalismo británico. Inicio de la asfixia económica bajo la figura de la deuda externa bajo el argumento del no pago a los empréstitos (con alto intereses y ventajas comerciales).
  • 1900 – 1930: Prevalencia de un capitalismo primario exportador, protagonismo del campesino y el proletariado (compuesto por diversos sectores). Se comienza a desplazar el Imperialismo ingles por el norteamericano y las clases dominantes impulsan la creación de nuevos sectores burgueses que compartirán el poder política con terratenientes para frenar el avance de los y las trabajadoras.
  • 1930 – 1970: Industrialización por sustitución de importaciones, consolidación de la industria liviana que incentiva la migración campo-ciudad. Emergen capas medias y se fortalecen los sindicatos, adquieren visibilidad las luchas de los pueblos originarios junto con las mujeres y los estudiantes. Surgen movimientos nacional-populistas como medida de contención de la clase trabajadora a su vez que se configura una dependencia a partir del crecimiento de la deuda externa y las inversiones de capital monopólico.

A partir de allí, la configuración del ciclo económico para América Latina[14] contaría con un periodo ascendente (referido a la década de los 70’s) y que posteriormente tendería a declinar e ingresar en crisis (momento actual). En este marco, las luchas entre trabajadores y capital varia en términos de alcances, intensidad, ubicación geográfica e intereses de clase. Sin embargo, pese a este entramado puede afirmarse que se ha gestado una llave operativa entre las corporaciones multinacionales, las organizaciones financieras internacionales y los Estados Imperiales, que a su vez, se apoyan en Estados colaboracionistas y testaferros configurando así el actual panorama de la dominación del continente.

En este marco la trayectoria histórica de los Estados Unidos ha estado regida por un pretendido sentido de un “destino manifiesto” según el cual se han asumido como portadores de la verdad frente al mundo. Lo enunciado anteriormente tiene expresiones concretas como la conocida “Doctrina Monroe” en la que de manera premeditada se autoadjudicaban “América para los americanos” cuestión que poco o nada ha cambiado hasta nuestros días. En realidad, podemos identificar de manera transversal que:

Los propósitos de las administraciones de EE.UU eran-y siguen siendo- dominar militarmente el continente, apoderarse de los recursos naturales de la región, mantener el control sobre las vías de transportación terrestre, fluvial y marítima y establecer líneas políticas afines a sus intereses para lo cual se valdrían de regímenes oligarcas -constituidos por la naciente burguesía latinoamericana, por latifundistas, militares y sectores de la iglesia conservadora, que se caracterizaron por ser títeres del águila imperial- así como por la aplicación brutal de la violencia, en unos casos, y la manipulación subrepticia, en otros.[15]

Toda esta correría ha hecho que el Imperialismo norteamericano busque entrometerse en las distintas esferas de la sociedad, incluida por ejemplo la cultura[16], al impulsar en el continente desde organizaciones multilaterales hasta políticas educativas, pasando por publicaciones y publicidad acorde a sus intereses como se constata en el periodo de la guerra fría con la promoción de las ideas anticomunistas que posteriormente con la caída del muro de Berlín y en la necesidad de justificar un enemigo se enfocarían los esfuerzos en contra del “terrorismo internacional”. No obstante, el rigor del Imperialismo también se expresa mediante la fuerza ya bien sea mediante la intervención militar directa, o, el apoyo a regímenes dictatoriales tristemente celebres en el continente. Todo lo anterior pone de relieve que:

La estrategia de EE.UU en América Latina no es homogénea. EE.UU entiende bien cuáles son los niveles de desarrollo económico y político de cada país y subregión. Podemos decir que ha divido la región en cuatro áreas. Con cada una de estas áreas ha establecido una estrategia propia de negociación. Este análisis heterogéneo se realiza a pesar de los elogios del Departamento de Estado en el sentido de que la región latinoamericana goza de una nueva homogeneidad producto de la existencia de regímenes electorales y democráticos.[17]

Hoy en día debería ser casi que incuestionable el carácter Imperialista de los Estados Unidos si se tiene en cuenta entre otras cosas que abarca el 50% de las 500 corporaciones multinacionales y bancos más importantes del mundo, además, es palpable su capacidad de intervención política al incidir y/o determinar la agenda de otros territorios con estrategias como el ALCA o los TLC buscando sellar el circulo de dependencia existente hacia ese país como lo señala James Petras[18]. Así pues, continuando con la línea argumentativa planteada por este autor, se puede decir que las tensiones alrededor del Imperialismo de los EE.UU frente a América Latina se condensan en cuatro básicamente: 1.disputa por los bienes naturales, 2.cuestión agraria, 3.descapitalización y 4.derechos humanos. Todo ello se conjuga en un escenario en el que por ejemplo existe un detrimento del campesinado y las economías locales a raíz de las importancias de los Estados Unidos, a su vez, que se acentúan los fenómenos de desplazamiento por la intromisión de sus emporios económicos de la mano con la militarización de los territorios que quedan a su suerte ya que hasta las administraciones se ven supeditadas a priorizar sus necesidades en consonancia de pagos nacionales como lo son la deuda externa. De esta manera verificamos con lo anteriormente expuesto tan sólo a manera ilustrativa que el papel de EE.UU se encuentra lejos de ser “un país más” dentro del ordenamiento mundial.

III.El caso Colombiano:

Procelaria de esta tormenta, ¿cuál la palabra de consuelo?
Augur de la catástrofe, ¿cuál el conjuro a tanto mal?
Profeta de la invasión, ¿cuál el remedio de escapar a ella?
¿qué dique levantaremos ante la ola de los bárbaros?
Así exclamarán las almas asombradas.[19]

El momento que vivimos actualmente de la Lucha de Clases en Colombia se enmarca en las transformaciones de la década de los 90’s[20] que implicaron un repliegue de la movilización social que tuvo que pasar a la defensiva en términos reivindicativos. En efecto, en esta época se consolida el neoliberalismo como modelo que limita las ya reducidas concesiones del Estado y posibilita la internacionalización del capital. El país vuelca su primacía a las actividades extractivas relacionadas con el petroleo, carbón y oro principalmente, todo a su vez, que se arraiga el control de empresas extranjeras (en un gran porcentaje norteamericanas) sobre dichos sectores de la economía nacional modelándolos a su antojo con la complicidad de la burguesía nacional (en su expresión tradicional o mafiosa) quien es dependiente y subsidiaria al mismo tiempo de dicha dinámica.

Con este periodo se inicia una agresiva oleada de privatizaciones bajo el sofisma de la calidad y la eficiencia en la que las empresas de servicios públicos serán las más afectadas. Se observa una transición de la economía nacional que va del sector de la industria a los servicios, y de estos al mineroenergético con la reaparición de las economías de enclave acompañadas de un proceso de contrareforma agraria que se expresa a nivel político con la perdida de interés en la producción agrícola con fines nacionales privilegiando la importanción y de esta manera socavando la soberanía alimentaria, entre tanto a nivel militar se expresa, con la agudización de la violencia en el marco del conflicto armado imponiéndose en el campo a sangre y fuego abriendo brecha para los jugosos mercados de los monocultivos (palma, caña, yuca, etc) y el tradicional sector de la ganadería. Por su parte, en las ciudades prevalecerá la precarización laboral con la desregularización del trabajo bajo figuras como la tercerización que en últimas lo que se busca es obtener mayor plus valor para quienes le usufructúan, junto con el predominio del capital financiero.

En este marco se inscribe el Imperialismo norteamericano en Colombia aunque su presencia es de vieja data y puede rastrearse desde el siglo XIX[21] con la firma de tratados por parte de presidentes abyectos que daban rienda suelta a la intromisión de los EE.UU sin mayor restricción, pasando por la vergonzosa perdida del canal de Panamá a comienzos de siglo XX o la implementación del plan Lasso (Latin American Security Operation) en la década de los 60’s, entre otros acontecimientos de los cuales no nos ocuparemos en este texto para centrarnos en el presente a partir del análisis del poderío militar y el control de los bienes naturales por parte de los Estados Unidos. Basta mirar que este país tiene:

(…)regadas bases militares por los cinco continentes. Con exactitud no se conoce la cantidad de bases que posee aunque, según un inventario oficial elaborado por el Pentágono, en el 2008 los Estados Unidos tenían 865 bases en 46 países, en los que desplegaban 200 mil soldados. Sin embargo, algunos de los que han estudiado con detalle el asunto sostienen que el número total de bases es de unas 1.250, distribuidas en más 100 países del mundo.[22]

Para el caso Colombiano el papel de los Estados Unidos es igualmente significativo ya que recibe de este el mayor apoyo militar a nivel de América Latina y el tercero a nivel global (la lista la lidera Israel y Egipto) materializándose en el ejercicio del control efectivo de nuestro país gracias a las siete bases militares que tiene a su disposición junto con las fuerzas de tarea conjunta (Omega, Pegaso,Apolo, Poseidon, Kyron, Vulcano) que funcionan a conformidad de sus intereses, que no son otros que bajo la careta de la lucha contra las drogas, asegurar el acceso a los bienes naturales del país y del continente, a su vez, que se neutraliza cualquier amenaza para ello como lo pueden ser los grupos insurgentes. En consecuencia, no es de extrañar que:

(…) entre 1998 y 2008, unos 72.000 militares y policías de Colombia fueron adiestrados por personal de los Estados Unidos, lo que hace que Colombia sea el segundo país del mundo, después de Corea del Sur, en recibir este tipo de entrenamiento; en la actualidad operan en territorio colombiano 1.400 militares y contratistas (un eufemismo de mercenarios) de los Estados Unidos, cuando a comienzos del Plan Colombia se había dicho que solamente serían 400; la Embajada de los Estados Unidos ha crecido de tal manera en cantidad de personal administrativo, militar y de espionaje que es la quinta más grande del mundo; el Plan Colombia había costado hasta 2008 66.126 millones de dólares.[23]

En efecto, el interés de los EE.UU radica como se mencionó anteriormente en el control de los bienes naturales del continente expresados en las fuentes energéticas tan necesarias para casi cualquier actividad en el marco de los niveles de consumo en el capitalismo, pero además, las reservas hídricas y ambientales puesto que en ellas reside la capacidad de conservación del futuro, y por ende, también de control y poder. La importancia de Colombia en la geopolítica Imperialista se puede constatar con algunos ejemplos: por una parte su localización geográfica posibilita el acceso a diversos puntos de interés como lo es el caso de Venezuela ya que es el país con las mayores reservas de petroleo del mundo, además, también es relevante el papel de Colombia por su presencia en el llamado “corredor biológico de suramericano” el cual es una de las mayores fuentes de biodiversidad a escala planetaria que entre otras cosas porque es un excelente banco de diversidad de semillas y saberes culturales originarios de los cuales grandes emporios farmacéuticos se sirven hoy en día, por otra parte, el país es también un territorio que a la fuerza ha sido acoplado para destinar grandes extensiones a los cultivos tipo exportación como lo es el caso de la palma aceitera, entre otros, en los que convergen capitales nacionales y extranjeros en su explotación, y ni que decir, de la apropiación de fuentes hídricas ubicadas en paramos y demás de las cuales compañías como Coca-Cola se aprovechan sin mayor restricción para sus fines comerciales. A razón de esto:

Al compararse las estrategias en marcha para la extracción de recursos en áreas de alta biodiversidad, se observa que las sociedades que habitan esos territorios se ven aplastados por la mercatilización, lo que supone una modificación de su cultura que es sustituida por folklor y ecoturismo. Se les impone de nuevo el endeude, como en la época de las caucheras, por parte de los <<nuevos empresarios>>, entre los que sobresalen inversionistas locales, que actúan como socios y testaferros del capital transnacional, lo cual viene acompañado por la militarización y la penetración de los intereses imperialistas, con sus propias bases y armas.[24]

Bibliografía

[1]   GUILLEN,Nicolás. Las grandes elegías y otros poemas. Concejo directivo de la fundación biblioteca Ayacucho. Caracas, Venezuela. (1984). p 197.
[2]   En particular las tesis que se produjeron después de la nefasta aparición del texto “El fin de la historia y el último hombre” de Francis Fukuyama en el año 1992.
[3]   HERNÁNDEZ,MIguel. Sentado sobre los muertos. En: GARRIDO,Mariano.(Comp) Poesía como arma. 25 Poetas con la España revolucionaria en la Guerra Civil. Ocean Sur. Quéretaro,México. (2008). P 89.
[4]   La publicación del Manifiesto del Partido Comunista será un importante referente.
[5]   Ejemplo de ello es como que se ha conocido como el Anarquismo Social y Organizado.
[6]   DOMENICO,Losurdo. La lucha de clases. Una historia política y filosófica. El Viejo Topo. España. (2014). P 27.
[7]   Ibid, P 142.
[8]   Ver al respecto: PRICE,Wayne. ¿Qué es el anarquismo de lucha de clases?. Disponible en: http://anarkismo.net/article/14417
[9]   GANDASEGUI,Marco. América Latina y el Imperialismo en el siglo XXI. En: La economía mundial y América Latina. Tendencias, problemas y desafíos. CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales. Buenos Aires, Argentina. (2005). P 171. Disponible en : http://biblioteca.clacso.edu.ar/gsdl/collect/clacso/index/assoc/D2771.dir/7ParteII2.pdf
[10] Ver al respecto: VEGA,Renán. Un mundo incierto, un mundo para aprender y enseñar. Las transformaciones mundiales y su incidencia en la enseñanza de las ciencias sociales. V1. Imperialismo, geopolítica y retórica democrática. Universidad Pedagógica Nacional. Bogotá, Colombia. (2007).
[11] En la actualidad importantes aportes al respecto se encuentran en las obras del teórico David Harvey.
[12] MARTÍ,José. Nuestra América. Disponible en: http://www.ciudadseva.com/textos/otros/nuestra_america.htm
[13] Ver al respecto: VITALE,Luis. Contribución a una teórica especifica de la lucha de clases en América Latina. Disponible en: http://mundoobrero.cl/wp-content/uploads/2014/09/teoria-de-america-latina-lv.pdf
[14] Ver al respecto: PETRAS,James. América Latina: Lucha de clases y resistencia en la era del capitalismo extractivo. Disponible en: http://www.lahaine.org/mundo.php/america-latina-lucha-de-clases-y-resiste
[15] TOSCANO,Dax. El imperialismo Estadounidense contra América Latina. Disponible en: http://www.rebelion.org/docs/3066.pdf
[16] Ver al respecto: IANNI,Octavio. Imperialismo cultural en América Latina. Disponible en: http://revistas.bancomext.gob.mx/rce/magazines/711/6/RCE6.pdf
[17] GANDASEGUI,Marco. Op cit. P 186.
[18] Ver al respecto: PETRAS,James. América Latina: Imperialismo, recolonización y resistencia. Ediciones Abya-Yala. Quito, Ecuador. (2004). Disponible en: http://repository.unm.edu/bitstream/handle/1928/10550/Am%C3%A9rica%20Latina%20imperialismo%20recolonizaci%C3%B3n.pdf?sequence=1
[19] VARGAS,José Maria. Ante los bárbaros. Editorial La Oveja Negra. Bogotá,Colombia. (1985). P 40.
[20] Ver al respecto: MARTÍNEZ,Vicente. Consideraciones sobre el periodo actual de la lucha de clases en Colombia. Disponible en: http://www.es.lapluma.net/index.php?option=com_content&view=article&id=2996:consideraciones-sobre-el-periodo-actual-de-la-lucha-de-clases-en-colombian&catid=93:america-latina&Itemid=426
[21] Ver al respecto: VEGA,Renán. MARTÍN,Felipe. Colombia y el imperialismo contemporáneo. Un eslabón geoestratégico de los Estados Unidos. Ocean Sur. Colombia. (2014)
[22] Ibid, P 78.
[23] Ibid, P 42
[24] Ibid, P 215.

Las víctimas más allá de los acuerdos

Posted on

Plantilla-ImagenEl tema de la reparación de víctimas, ha sido un tema recurrente no solo en la mesa de negociación de la Habana sino en el grueso de la población colombiana. En el meollo del asunto la interrogante constante es cómo asegurar los mecanismos necesarios para que posterior a la firma de los acuerdos se cumpla con los estándares exigidos por la corte institucional como lo son: Verdad, Justicia, reparación y garantías de no repetición.

Según los estándares internacionales establecidos para la aplicación de justicia transicional en la finalización de un conflicto, se firmó en septiembre del presente año un acuerdo de justicia transicional bajo un tribunal especial para la paz que se encargará de diseñar los mecanismos por medio de los cuales se darán las garantías del cumplimiento del proceso, así como de la aplicación de los estándares establecidos. A partir de ello, se acordó que se establecerían amnistías e indultos lo más amplias posibles, determinando tentativamente penas punitivas que van desde el indulto absoluto hasta 8 años de condena. Todo esto enmarcado en el eje central de la reparación: La verdad. Una de las características a resaltar, no solo desde la firma del acuerdo de justicia sino desde la propuesta de la FARC-EP, es la de instalar una comisión de la verdad, que ha logrado establecer algunos elementos que marcan la pauta en el avance del reconocimiento de las víctimas para su posterior reparación, incluido en ello el “castigo” a sus victimarios de las que serían parte las penas punitivas acordadas.

Con estos anuncios, los pronunciamientos de diferentes sectores políticos y sociales no se hicieron esperar, uno de los más controversiales ha sido del ex presidente y senador de la república Álvaro Uribe Vélez, quien a partir de una comunicado público el mismo día de la firma de estos acuerdos manifestó su descontento. Su pronunciamiento se enmarco en la indignación por la equiparación de las fuerzas armadas y la población civil con “los terroristas de las farc”, así como su rechazo, como lo ha manifestado desde el inicio de los diálogos, sobre la presencia de la “Dictadura de Venezuela” entro otros temas. Por otra parte el grueso del movimiento social y la izquierda colombiana así como los aliados del gobierno celebraron esta firma, evidentemente enmarcados en diferentes intereses y desde diferentes puntos de vista.

Y entre tanto pronunciamiento ¿En dónde están realmente las víctimas?

La justicia consensuada en estos acuerdos es de carácter restaurativo, es decir, que busca restablecer las relaciones entre las víctimas y los victimarios a través de una reparación integral que pase por la reconciliación de toda la sociedad. Dentro de este punto, es importante resaltar que cuando se habla de reparación de víctimas a partir de sus victimarios, se habla también de cómo el gobierno reparará a la población que ha sido víctima de sus intentos de combatir la insurgencia, bien sea estatal o paraestatalmente.desplazados

En ese marco, el gobierno nacional crea en el año 2012 la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, el cual bajo la firma de estos acuerdos y la próxima firma (en caso de que así sea) de los acuerdos en general, será afianzado como mecanismo de registro y control de reparación de víctimas en el país. Estableciendo su misión, visión, enfoques y objetivos tanto estratégicos como tácticos, podemos leer en estos últimos, planteamientos como: “Retornar y/o reubicar a las víctimas del conflicto en condiciones de seguridad, dignidad y voluntariedad.” Y “Adelantar acciones de pedagogía social encaminadas al reconocimiento de las víctimas como sujetos de derechos y al ejercicio pleno de su ciudadanía.”, así como toda una estrategia de reparación enfocada en la restitución de tierras y construcción de vida digna – al menos en el discurso – para las víctimas y la población en general, buscando la reconstrucción social, política y económica de la nación.

En datos concretos esta unidad de reparación tiene en el registro único de víctimas 7´758.935 personas afectadas, de las cuales según esta misma plataforma han sido sujeto de asistencia y reparación 5´932.213 de ellas. A primera vista, estas cifras nos hacen preguntarnos ¿cómo ha sido el proceso de registro de las más de 7 millones de personas mencionadas teniendo en cuenta la dificultad en términos de acceso qué tendrían ellas a estas plataformas virtuales reconocimiento las condiciones de la ruralidad colombiana de donde mayoritariamente provienen estas personas? , y por lo tanto, sin atrevernos a especular sobre cifras ¿Qué cantidad de víctimas hay realmente en el país? Y ¿Cuáles han sido los parámetros en esta supuesta reparación a más de 5 millones de ellas? Para esto hemos querido contrastar con pequeños ejemplos la situación del reconocimiento de víctimas en estas apuestas gubernamentales en prácticas concretas.

El 21 de septiembre de 2015 el periódico El Tiempo titulaba: “Con gases lacrimógenos ESMAD se toma edificio con desplazados”, así pues en casos como este, observamos cual es la verdadera atención que se le ofrece a la víctimas, en ese sentido tratando de dilucidar una respuesta un poco más clara a nuestra segunda pregunta, nos remitimos al mencionado articulo en donde Ruby Teresa Mosquera, desplazada de Caucasia, Antioquia afirma: “Llevo doce años con dos subsidios aprobados, con tutelas y ni así cumplen”. De esta manera, casos como el suyo abundan en el país como muestra de las condiciones de “reparación” con que cuentan las mas de 5 millones de personas atendidas por las medidas estatales según sus propias cifras.

En los datos de la plataforma de víctimas, en el departamento del Caquetá, municipio de Albania, se registran para el año 2015 un total de 24 personas expulsadas y 25 personas recibidas en la unidad. No obstante, en la actualidad, se encuentran asentadas en una de las tantas zonas periféricas de Bogotá más de 75 personas, la mayoría de la vereda de Aguas Claras, perteneciente al mencionado municipio. Estas 75 personas pertenecientes solo a una vereda, que se encuentran en la ciudad hace casi 2 meses, manifiestan haber asistido a reuniones realizando peticiones al Estado en busca de ayuda sin respuesta alguna. Lo anterior es contrastable con las 24 personas que dice el gobierno han sido expulsadas en el presente año del municipio completo, siendo el 1 de Noviembre la fecha de la última actualización de la base de datos de la unidad.

Igualmente, el 11 de noviembre de 2015 Agencia Prensa Rural titulaba: “Casas campesinas ocupadas ilegalmente por Ejército en Cauca” denunciando como desde el 23 de octubre se han venido haciendo saqueos a predios campesinos en diferentes municipios de dicho departamento en donde se han registrado gran cantidad de víctimas del conflicto armado y social en Colombia. Con estos tres ejemplos, que aunque se quedan muy cortos, es posible evidenciar las verdaderas intenciones de reparación de las que se mofa el gobierno. Preguntamos entonces nosotros: ¿Esta es la reparación de Santos?

Con el intento de ilustrar algunos casos que reflejan la situación actual de las víctimas, parece bastante paradójico que sean personas que desde la comodidad de sus computadores generen oposición o apoyo férreo teniendo en cuenta que nunca han sido objeto ni conocen de primera mano las condiciones que millones de víctimas del conflicto social en Colombia han padecido en el desenvolvimiento de la guerra. Y aún peor, el cinismo de las personas que al ser actores claves con profunda responsabilidad en la situación que posibilita la existencia de víctimas, pretendan establecer condiciones de reparación que mas allá de generar reconstrucción de tejido social, ahondan en el conflicto. Bastante clara es ya la postura del gobierno frente a las víctimas, a quienes solo pretende atender en el marco de la negociación de unos acuerdos de la Habana, que por cierto, pueden llegar a favorecer sus políticas neoliberales en otros puntos que se encuentran en calidad de negociación – este escenario si bien no es inexorable si es posible- y es en ese contexto en el que juega la clase dominante en el marco de las relaciones costo/beneficio, en otras palabras, estamos ante un tira y afloje en la coyuntura generada durante la firma de los acuerdos y la que se pueda generar posterior a ellos, se firmen o no. Así pues es necesario preguntarnos ¿Está dentro de las intenciones del gobierno la reparación de las víctimas más allá de lo que dentro de sus intereses pueda llegar a negociar con los acuerdos?, bastaría mirar su proceder para sacar sus propias conclusiones.

Visto de esta forma, afirmamos vehementemente que la reparación de las víctimas así como la construcción de una vida digna de todas las personas, no debe estar sujeta a una negociación a conveniencia del alcance que pueda tener uno u otro actor. Esta posibilidad de vida digna debe ser una lucha desde las víctimas mismas, aquellas quienes conocen más que nadie cual ha sido su proceso y como se deben reparar. Es por esto que nosotras como anarquistas debemos estar en las calles, de la mano con aquellas a quienes no les han permitido que su voz resuene hasta La Habana. Ellas,   quienes conocen más que nadie el conflicto sin haber leído o escrito sobre él y en quienes debe estar la decisión de pactar, o no, la forma de reparación y las políticas que, respondiendo a la necesidad de construcción de paz, beneficien a todas las que históricamente han sido vilipendiadas.

ALCA. 10 años de lucha “Antiimperialista”

Minientrada Posted on Actualizado enn

imagen

Hace 10 años veíamos como en la calles de Buenos Aires los movimientos sociales y sindicales comenzaban a ver el fruto de las luchas de la década anterior, en las calles se escuchaba un fuerte y claro “No al ALCA”, de donde posteriormente gobiernos –progresistas o populistas- se tomaron la imagen de rigor para quitarle protagonismo a sus principales actores. En la foto no quedaron los hombres y mujeres que se enfrentaron años atrás en Bolivia por la privatización del Agua y del Gas, o los múltiples levantamientos indígenas en México y Ecuador, o la fortaleza de los movimientos sindicales en Argentina en el Corralito o miles y miles de personas que en su día a día luchan por recuperar su vida del modelo Neoliberal que los condena a la miseria y el hambre.

Ahora bien, es necesario contextualizar que el ALCA (Acuerdo de Libre Comercio para las Américas) no se desarrolló gracias a un cabezazo de iluminación del entonces presidente de EEUU: George W. Bush hijo. En realidad, fue producto del empeño de las grandes corporaciones dueñas de este Hemisferio para lograr competir de tú a tú en la nueva pugna del capitalismo mundial que conformaría una triada con el posicionamiento en el panorama político de la Unión Europea y Japón. En ese sentido, el ALCA se planteó desde 1990, con la firma del NAFTA – Tratado de Libre Comercio de América del Norte- como un proyecto de control imperialista por parte de EEUU para competir junto a sus nuevos oponentes tanto económica como políticamente.

Las apuestas de los EEUU, como se caracterizaron en el periodo de Bush hijo, fueron cínicas y sinvergüenzas. La ilusión del gobierno norteamericano era crear un tratado de libre comercio en bloque con todos los países del continente afianzando su control frente a los mismos, exceptuando obviamente a Cuba, ya que para aquel entonces no se tenían relaciones comerciales debido al bloqueo impuesto a la pequeña isla.

En ese marco, la cita de resistencia fue esta vez en los días calurosos del verano bonaerense, donde miles de militantes sindicalistas y movimientos sociales se vieron en la cumbre de los pueblos, paralela a la IV Cumbre de las Américas, donde ratificaron el trabajo antiimperialista que habían acumulado en los años anteriores desde sus distintos campos de acción. Vale la pena recordar que las apuestas anarquistas a diferencia de la actualidad, estuvieron presentes en estas campañas y conferencias haciendo estudios sobre las implicaciones del ALCA y los tratados de Libre Comercio, pero también, dejaron de manifiesto su oposición accionando en las calles y haciendo un enérgico llamado a resistir desde todos los campos posibles.

235940

Después de las notorias luchas antiglobalización que marcaron el final del siglo XX y comienzos del Siglo XXI, las contrapropuestas de integración de América no se hicieron esperar, y como podría suponerse, fueron concebidas una vez más por una política “desde arriba” en las cuales los gobiernos progresistas o populistas que comenzaban su ciclo por aquella época impulsaron una alternativa de integración en donde, al menos a nivel discursivo,   los pueblos fueran protagonistas. Entonces se hicieron comunes las banderas que prometían superar un estado en el que la competencia y la avaricia no fueran los valores que determinaran las conveniencias en las prácticas comerciales. En contraposición, se invitó a encarnar los más grandes valores exaltados por los pueblos que conformaban el naciente Bloque contra hegemónico y antiimperialista.

Allí nació la “Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América” que marcó un punto más de esperanza de los pueblos de América Latina y el Caribe contra el Imperialismo yankee. Esta propuesta fue perdiendo legitimidad cada vez que se veía que los mismos gobiernos que se oponían a la injerencia económica y comercial de EEUU, ratificaban lazos comerciales con multinacionales de distintos sectores económicos fuertemente ligados a las grandes corporaciones como lo es Chevron[1] por tan sólo citar un ejemplo.

En este nuevo panorama, 10 años después deberían ser suficientes para ver los frutos de la supuesta formación de militantes en países con gobiernos progresistas durante la última década, cuestión que queda bastante entre dicho al evaluar los réditos de lo que algunos han llamado el “Socialismo del siglo XXI”. Actualmente en ese panorama las cosas están cambiando en estos países, como lo es el caso de Argentina, donde el nuevo gobierno de derecha se posiciona para redireccionar las estrategias comerciales que venían dándose con el Bloque “contra hegemónico”, por ello, no es de extrañar que el nuevo presidente proponga la desvinculación del país de la MERCOSUR como primer acto de posesión. A su vez, en Venezuela si se llegase a posicionar un gobierno de derecha -no resulta descabellado contemplarlo-, su función tenderá a desmovilizar y reprimir a los movimientos sociales que en estos tiempos ha tenido un cuestionable repunte bien sea por conveniencia con el gobierno, o por una verdadera formación militante.

Esta situación nos permite reflexionar una vez más que la verdadera unión de los pueblos debe darse desde abajo, con las oprimidas y en vistas de crear alternativas al capitalismo mundial, desplazando desde nuestro actuar la lógica cotidiana de mercado en la que los gobiernos, progresistas o no, nos tienen inmersos desde hace marras. Es hora de que los principios anarquistas se posicionen en el movimiento social como verdadera alternativa al poder, para ello, la tarea es ardua y requiere inexorablemente retomar el vector social para que estas propuestas marquen un nuevo rumbo en los movimientos sociales. No podemos permitirnos más quedarnos en el guetto, convenciéndonos de manera estéril entre nosotras si una reivindicación es o no verdaderamente revolucionaria y si podríamos apoyarla o no. Es con la gente, con la vecina, el trabajador, el estudiante, finalmente con todas las nuestras, que tenemos que empezar a materializar la solidaridad, la acción directa y la autogestión. Entre todas tenemos que leer la historia, ¡nuestra historia!, recalcando nuestros pequeños triunfos como la derrota del ALCA, pero sin perder de ruta también nuestras fallas. No podemos seguir delegando en otras nuestra búsqueda por la libertad, Solo las que luchan serán libres!!

 

[1] http://issuu.com/ellibertario/docs/chevron_vzla

Cortina de humo. Perspectivas sobre la toma y retoma del palacio de Justicia.

Posted on

cabezaMuy seguramente en el momento que salga esta editorial la noticia del momento habrá dejado de ser las lágrimas de cocodrilo de algunas representantes de la oligarquía criolla frente a los hechos acontecidos algunas décadas atrás con la toma del Palacio por parte del M-19 y la retoma del mismo por parte de las Fuerzas Militares en aquel momento.

Ahora llenarán los titulares de los noticieros y la prensa, el concurso nacional de “Belleza”, El partido de la Selección Colombia en Chile, el morbo explotado con la tragedia de Armero, entre otras. Y no podía ser de otra manera ya que en nuestro país todo se diluye en el sagrado manto de la banalidad mediática.

No es de extrañar entonces que atrás hayan quedado los titulares sobre el Holocausto del Palacio, las razones del M-19, la “financiación” del Cartel de Medellín a la Toma, o la “injusta” pena que recae sobre personajes como los Generales Plazas Vega y Arias Cabrales.

El Anuncio de la entonces Ministra de Comunicación, Noemí Sanín, en el cual ratificaba su soberbia al no pedir perdón por los hechos ocurridos el 5 y 6 de Noviembre de 1985, destacándose en su papel de censura por parte del Estado a los medios de Comunicación que estaban transmitiendo los hechos en la Plaza de Bolívar y sus alrededores, nos demostró una vez más como el Estado a través de los medios de comunicación pueden llegar a tergiversar la historia de los sectores en resistencia convirtiendo en enemigos del pueblo a los sectores más beligerantes, que en mayor o menor medida, buscan un cambio en la situación Social, Política y Económica de las millones que sufren la violencia capitalista a través de la pobreza y la miseria a la que han sido sometidas.

No es papel de nosotras criticar “La operación Antonio Nariño por los Derechos del Hombre”, Ni el accionar del M-19 en dicha oportunidad. No obstante, cabe hacer un pequeña reflexión del contexto en el que esta operación se produjo y la respuesta que tuvo por parte del Estado: la retoma acaecida por parte de las Fuerzas Militares, en cabeza del Ejercito Nacional, el F2 y el DAS.

Para aquel entonces, Colombia enfrentaba 20 años de Conflicto social y armado, en donde varios actores tomaban un rol preponderante en la lucha por el poder, entre ellos se encontraba el M-19, una guerrilla Nacionalista surgida desde la pugna electoral, en la cual, la socialdemocracia representada por la Alianza Nacional Popular –ANAPO- reclamaba el fraude ante unas elecciones “irregulares” en la década de los 70’s, que como en todas las colombianas, fue el circo ideado para legitimar a la oligarquía de siempre en Cabeza de Misael Pastrana quien se desempeñaba como dirigente del Partido Conservador.

En su momento, el país se encontraba afrontando unas conversaciones de paz con varios actores insurgentes en los cuales se destacaban varias de las guerrillas que actualmente se encuentran desmovilizadas, propendiendo por un cambio dentro del sistema político en el marco de la democracia burguesa. Todo esto en el escenario que siempre hemos conocido, millones de pobres desplazadas por el conflicto enraizado en las disputas por el capital engordando los cinturones de miseria en campos y ciudades. Lo anterior, rubricado en un estado de sitio que restringía derechos ciudadanos básicos, al mismo tiempo que aumentaban las deudas adquiridas por el gobierno con la Banca internacional para cumplir estándares impuestos por entidades multilaterales. Igualmente importante, la consolidación de la oligarquía criolla que disfrutaba a sus anchas de los beneficios que representaba tener el respaldo del imperialismo Norteamericano en su lucha contrainsurgente, razón que lleva a comprender porque el gasto militar era de los más altos de la región con uno de los ejecitos más gruesos del continente, entre otras medidas.

A nivel continental, es importante no perder de vista que a ello se le sumaba los primeros indicios del proyecto neoliberal que en Chile estaba surtiendo sus últimos experimentos para replicarlo con la directriz de los Chicago Boys por toda Latinoamérica con su nefasto referente de dictadura militar.

Referencias a estos hechos los podemos encontrar en cualquiera de los análisis que las grandes empresas de formación –especulación- de opinión hicieron la semana pasada. El registro de 40 hombres y mujeres, que osadamente se tomaron el tercer símbolo en importancia de los poderes estatales: el Palacio de Justicia. La intención era lograr desde allí expresar en la palestra pública sus demandas frente a la “traición” por parte del Gobierno de Belisario Betancourt-que curiosamente en su candidatura de 1982, fue apoyado ampliamente por el sector de la ANAPO, partido político de los principales fundadores del M-19.- en el incumplimiento de los pactos de Paz firmados en Corinto, El Hobo y Medellín el 24 de agosto de 1984.

Versiones por parte de los medios de comunicación de esa época, si ningún atisbo de investigación o de ética, comenzaron a crear y difundir la versión oficial en la cual se culpaba de las muertes y desapariciones a la célula guerrillera encargada de la acción, donde se decía, que el Comandante del Operativo se había amarrado junto a varios Magistrados para inmolarse con varios explosivos atados a su cuerpo. Asimismo, de forma irresponsable se dijo que los guerrilleros habían ejecutado a sangre fría a los rehenes que quedaban en la mañana del 7 de Noviembre, entre otras tonterías típicas del arrodillado periodismo criollo que tenían por finalidad eximir al Estado de cualquier responsabilidad de los asesinatos a manos del ejército nacional, el DAS y el F2 en el proceso de retoma, buscando por carambola, nublar cualquier razón política de la guerrilla del M19 frente a su proceder en miras de forzar su futura desmovilización.

En ese marco, el papel de censura asumido por la Ministra Sanín fue fundamental para que este hecho no desencadenara una reacción por parte de sectores afines a la forma de hacer política del M-19, aprendiendo de la experiencia del Bogotazo en la que los medios fueron un factor fundamental en el desencadenamiento de la insurrección popular. El ministerio de Comunicaciones, en cabeza de Noemí fue uno de los primeros en tomar decisiones dentro de la Casa de Nariño, tomando la posición de no negociar con los “terroristas”, justificando su accionar bajo el sofisma de que unas cuantas jóvenes pusieran en Jaque a las instituciones democráticas y Republicanas.

Contado esto, es evidente la labor de los medios de comunicación junto con las políticas estatales de censura frente a unos acontecimientos que de manera parcializada pudieron llegar a representar un riesgo para su legitimidad. Paradójicamente, la censura de este suceso fue asumida de forma solapada por varios sectores de la sociedad, mientras otros tantos fueron desviados y diezmados con un partido de fútbol acompañado de la posterior versión oficial replicada y amplificada por las fabulas de los medios de desinformación.

Valdría la pena reflexionar que si el mecanismo que se pretende como reparación a la victimas es la verdad y la Justicia, es impajaritable encontrar a las culpables y responsables en las más altas esferas del Estado de por aquel entonces, que casualmente, son las mismas castas políticas que nos gobiernan hoy en día. Es una responsabilidad ética e histórica encontrar en el funcionamiento mismo del Estado a los culpables de esta tragedia que no es más desesperanzadora que la muerte de niñas por desnutrición en la Guajira o el Chocó, las ocho millones de pobres que sufren día a día la miseria y la explotación de un Estado que siempre ha servido a los intereses de los mismos Betancourt, Pastranas, Santos, y toda la ralea reaccionaria que detenta el poder en el país.

De la misma forma, debemos reconocer el aporte de una generación que logró asumir su época y condiciones de lucha con acciones marcadas por la creatividad y su cercanía a las demandas de las explotadas. Es por esto que las generaciones presentes deben continuar con una actitud más avezada y astuta frente a un Estado que tiene en sí mismo la capacidad de atropellar la dignidad de cualquier ser humano que se le interponga. El momento actual exige una generación que sea capaz de analizar las condiciones en las que el poder se afianza por medio del autoritarismo y las prácticas violentas. Tenemos que promover una actitud capaz de anticiparse a la reacción por parte de los aparatos represivos que no mediaran en la defensa de la institucionalidad y las condiciones de opresiones que el estado inherentemente conlleva.

Visto así, no resulta descabellado afirmar que estas fechas nos sirven para recordar, pero también, nos ayudan a darle cara a los problemas que persisten en un nuestro entorno y las razones que han permitido su permanencia. Son a su vez, una invitación a la reflexión en cuanto al poder y su persistencia en nuestras vidas ratificando que este sistema no va a ser destruido tan fácilmente. La tarea de construir una conciencia colectiva capaz de desterrar de nuestros corazones cualquier atisbo de autoritarismo y opresión, es la ocupación que debe fundamentar nuestro accionar en todas nuestras relaciones y territorios.

Las Paradojas: Cambio Radical y victoria electoral

Minientrada Posted on Actualizado enn

12108832_1214724961876843_2386097144817651518_n

“Quien ostenta el poder económico obtiene los votos “ es una lapidaria frase que nos sirve para referirnos a la actual correlación de fuerzas dentro del ajedrez político en Colombia que se tornó más complejo luego de los resultados de los comicios regionales de las pasadas elecciones.

En esta oportunidad, las grandes maquinarias ganaron nuevamente como es ya sabido gracias entre otras cosas a las multimillonarias inyecciones de dinero muy bien protegidas por las estructuras paramilitares a lo largo y ancho de nuestra geografía, dando por gran ganador al partido Cambio Radical el otrora partido Uribista, hoy con la coalición de gobierno: la unidad nacional y sus estructuras de partido permeadas por la parapolítica, la corrupción, el clientelismo y demás vejámenes propios de la clase dirigente que representan de manera fidedigna.

Las hipócritas apuestas con las que ganaron en la contienda electoral resultan extremadamente peligrosas pues se trata de artilugios de viejos “zorros” políticos que en el marco de los diálogos de paz, pese a la retorica democrática, se regocijan disimuladamente en una salida militar al conflicto social, político, económico y armado. No en vano sus adeptos ganadores en los distintos cargos públicos militarizaran sus zonas de control con tal de asegurar sus intereses económicos en medio de un perfilado contexto de post-conflicto que busca bloquear cualquier oportunidad de cambio de parte de los movimientos sociales.

Es la paz de los sepulcros – en clave de tema coyuntural- la que rubricará este partido político en los territorios de influencia que con mano tendida por parte de aquellas fuerzas oscuras empeñadas en colocar a Germán Vargas Lleras en la presidencia de la república [1], contrainsurgente por excelencia como lo demuestra un artículo periodístico en el que se señala que: “Incluso, Vargas Lleras fue quien reveló en el Congreso, a finales del 2001, cómo la guerrilla de las FARC se había fortalecido militarmente y había engañado al gobierno de Andrés Pastrana con el despeje de la zona del Caguán. Producto de esa situación, Vargas Lleras apoyó a Álvaro Uribe que prometió una guerra frontal contra la subversión con el propósito de acabar el conflicto por la vía militar” [2]. De esta forma, salta a la vista que jugadas tales como su programa de casas de interés prioritario fueron ideadas como oportunidad de asegurar un trampolín político ganándose adeptos, que de alguna u otra forma, lograron configurar artificialmente una imagen pública favorable de manera solapada que hizo de él, la votación más alta para la actual composición del senado de la República labrando la ruta para llegar a la casa de Nariño en 2018.

¿Cambio radical?, ahí reside la paradoja: es un partido que desde su perspectiva política afianza los lineamientos neoliberales dictaminados por organismos internacionales y sostiene esas argucias económicas con la mano dura de la bota militar como complemento esencial para el ensanchamiento efectivo del capital transnacional. Fue precisamente esa lógica la que se impuso el domingo pasado en varias regiones del país de la mano de una robusta camarilla burocrática resaltando casos tales como: La gobernación de la Guajira con la investigada Oneida Pinto [3] y sus prestantes vínculos paramilitares con el bloque tayrona de las AUC cuestión ya de trayectoria familiar, en un departamento sumido en la pobreza aun cuando sus recursos generan regalías que reportan a cuantiosos montos de dinero; La gobernación de Magdalena con Rosa Cotes [4] fortín

político de los paramilitares donde ella resulta ser beneficiaria pues su clan familiar hace parte de grupos empresariales ligados a la industria del Banano con claros nexos históricos a aparatos armados para-estatales; La gobernación del Huila en manos de Carlos Julio Gonzales Villa [5] miembro de una de las familias más prestantes del departamento, en una zona azotada por el conflicto armado donde las empresas transnacionales están buscando invertir en nuevos proyectos de corte extractivista resultando beneficiosos en ese sentido para las arcas familiares de los Gonzales Villa. Por otra parte, es importante no perder de vista los triunfos en las gobernaciones de Amazonas, Vaupés, Cundinamarca y Sucre, cuestión que permite avisorar que en materia territorial se prepara el campo de batalla para el post-conflicto que señala una clara arremetida del proyecto neoliberal y guerrerista en detrimento de la movilización social. Asì pues queda demostrado una vez más que al igual que en otras regiones, al final, no se jugó y nunca se jugara por la vía electoral las verdaderas transformaciones sociales y políticas.

Lo anterior nos permite reafirmar nuestras apuestas políticas apuntándole a un verdadero cambio radical, que a diferencia del referido en este articulo, no necesita de partidos ni de la “táctica” electoral para trastocar el orden establecido. Nuestro camino es ese que le apuesta a la organización desde la base buscando influir radicalmente en las legitimas demandas del movimiento social y popular en su conjunto desde el trabajo multisectorial,y de esta forma, desarrollar luchas de largo aliento que tengan coherencia entre táctica y estrategia, entre medios y fines, alcanzando la transformación radical de las condiciones de existencia imperantes.

CC. Subversión.

[1] http://www.semana.com/nacion/articulo/german-vargas-lleras-el-ganador-de-las-elecciones-regionales-2015/448217-3

[2] http://www.semana.com/nacion/articulo/vargas-lleras-dardos-paz/351795-3

[3]http://www.las2orillas.co/el-oscuro-pasado-de-la-princesa-negra-oneida-pinto/

[4]http://lasillavacia.com/quienesquien/perfilquien/rosa-cotes-vives

[5] http://www.lanacion.com.co/index.php/actualidad-lanacion/item/260517-arrasadora-victoria-carlos-julio-gobernador-del-huila

NADA SE HA PERDIDO QUEDA TODO POR GANAR

Posted on

“Que el mundo va a cambiar, nos dicen…
que cuando votemos, nos escucharán.
Si en cambio no votáis, nos dicen…
los del otro lado nos aplastarán,
y así se quedarán, nos dicen,
con las manos libres para hacer su plan.

Malditas elecciones, decimos,
si la voz rebelde se domesticó.
Malditas elecciones, decimos,
quieren el gobierno,
y nosotros no…”

-Chicho Sánchez Ferlosio-

Peñalisa

Malditas elecciones decimos al ver el panorama en que nos quieren enmarcar, malditas elecciones porque sabemos que gobierne quien gobierne el pueblo siempre pierde. Malditas elecciones que se roban el tiempo y espíritu de lucha de muchas de nuestras compañeras, de nuestras vecinas y amigas. Una vez más nos encontramos con el panorama gris y desolador de las elecciones, este ritual de cada 2 años que nos lleva a reflexionar una y otra vez sobre la poca efectividad de la disputa parlamentaria.

Los grandes medios excitados por la disputa electoral nos muestran un cuadro político cada vez más complicado, que no es diferente a lo que estamos acostumbrados a vivir pues vemos como nivel nacional se han posicionado los mismos clanes políticos de siempre que actualmente representan la Unidad Nacional gracias al discurso de la PAZ, estos grupos como el partido “Cambio Radical”: otrora, partido uribista y ahora como es bien sabido controlado por el Vicepresidente Germán Vargas Lleras, consagrado “enemigo” de Álvaro Uribe Vélez; Partido compuesto por “Delfines” hijos de políticos de antaño, acostumbrados a la politiquería y al clientelismo, que buscan el poder en todas sus formas por lo que no tienen miedo ni vergüenza de dar aval a candidatos expresamente sindicados de corrupción y cercanos a sectores paramilitares como la próxima gobernadora de La Guajira, Oneida Pinto, electa con un poco más del 65% de los votos, comprobando así que este territorio sigue siendo un bastión del Paramilitarismo, en cabeza del exgobernador, Kiko Gómez.

A su vez nos encontramos el repunte del partido Liberal que sigue en manos de los caciques de siempre que saben mover sus maquinarias a la hora del circo electoral, garantizando el poder local en varias gobernaciones y alcaldías en muchos casos en alianzas con partidos que también componen unidad nacional y en algunos casos con “la oposición”, es decir, con el centro democrático, marcando el talante pragmático de estas elecciones a nivel nacional.

En definitiva a nivel nacional se remarca el poderío de todos los partidos de Unidad Nacional desplazando en algunos territorios el poder que se creía podría llegar a tener el proyecto de Extrema Derecha de Álvaro Uribe Vélez y sus camarillas. Pero esto no nos puede llegar a confundir, ya que la proyección en parte del Centro Democrático es recuperar el poder a nivel local, con los concejos, asambleas y alcaldías municipales para poder enfrentar desde las regiones el posible escenario de posacuerdo, que marcará un nuevo recrudecimiento de la avanzada Paramilitar en el país. A su vez marcando el poderío del proyecto Paramilitar en los departamentos del Norte de Colombia, y conservando sus principales territorios en la costa, se encuentra el Partido “Opción Ciudadana”, que cada elección cambia de nombre pero no de personajes y maquinarias.

Es claro que la Socialdemocracia en cabeza del Polo Democrático Alternativo se vio afectada fuertemente a nivel nacional, gracias a sus disputas internas y a su afán de poner por encima del trabajo de base, la disputa por el poder. Se podría decir que su única ganancia es la Gobernación de Nariño, un baluarte histórico del POLO, que ha quedado en manos de un personaje que representa muy bien a un socialdemócrata con ansías de poder.

Finalmente nos encontramos con el segundo cargo burocrático más importante del País, como lo replican los medios, intentando desviar la importancia de las regiones en un conflicto como el colombiano que nos lleva a encontrarnos que el ganador por mucho es el eterno candidato Enrique Peñalosa, un personaje de las entrañas de la Derecha camuflado de “independiente”, que representa lo que todas desde hace varias generaciones estamos acostumbradas, una política diseñada por el clientelismo, la corrupción y la visión de ciudad capitalista que sirve simple y llanamente como lo diría Harvey, para la acumulación del Capital.

Peñalosa representa bien lo que un constructor piensa de la ciudad, es decir, grandes proyectos inmobiliarios que vendan el discurso de una ciudad funcional a la globalización y a los grandes capitales, que profundice cada vez más la segregación social, enfocando sus recursos en mejorar las condiciones en que circula el capital y la mano de obra barata, preocupado por la realización de la gran metrópoli a punta de concreto y bulldozers, al servicio de los grandes contribuyentes de su campaña, como la Ladrillera Santa Fé, la empresa de materiales de construcción Corona –que también tiene acciones en la Multinacional Chilena Sodimac–, y las grandes constructoras como los son Amarilo, Cusezar, Bolivar y Marval; Las cuales van a empezar a cobrarle al nuevo alcalde esos dineros para que les apruebe un POT enteramente a su favor, para obtener las mayores ganancias a costa de los millones de pobres que componen la Capital, ya que recordemos que sus grandes recursos los generan de la construcción de las llamadas VIS y VIP, Viviendas de Interés Social y Prioritario; Cabe resaltar acá, que como bien lo decíamos, el gran vencedor y que se va perfilando como Presidente para el 2018 –Germán Vargas Lleras- saca su mayor tajada en el sector de la construcción y la infraestructura que cogerá como conejillo de Indias a la capital.

Viendo este panorama y sabiendo lo que nos espera, seguimos convencidos firmemente que la lucha no se agudiza cada 4 años, ni que la disputa por los puestos del Poder sea un gran botín para el movimiento social. El actual descalabro de la Socialdemocracia nos hace evidenciar una vez más que la lucha es con las de abajo, sabiendo que estructuralmente no ha cambiado nada en estos 12 años de gobiernos de Izquierda, de ser así esto se abría traducido en capitalizar ese acumulado en votos que defendieran el más fuerte baluarte de la izquierda en el país, pero no fue así y esto lo único que nos demuestra es la ambigüedad que se da en estos espacios.

Bien es sabido que los últimos gobiernos en la capital no han significado un repunte significativo en la Beligerancia del movimiento social, sino al contrario ha significado un retroceso en las posturas más beligerantes que se podían encontrar en décadas pasadas, como las luchas por la vivienda y el movimiento estudiantil, por citar los más apaciguados.

Sabemos bien que el acto de relegar el poder transformador de las personas a través del voto, conlleva a que cuadros importantes del movimiento social descuiden su papel agitador en los barrios fortaleciendo los territorios como germen transformador hacia una nueva sociedad.

Es deprimente escuchar a sectores llamados de izquierda, asumir la misma noche de los resultados una actitud beligerante y contestataria, enfocando su discurso en “ahora si vamos a salir a las calles”, o “ es hora de luchar por lo que nos pertenece”, es acaso esta actitud de “luchar” una posición diferente a la que se debe asumir el resto del año, acaso dejamos de luchar porque la burguesía deja posicionar un gobierno diferente temporalmente, o será que realmente se tiene una lectura de que los cambios y la transformación que necesita esta sociedad viene desde arriba?

Es Igual de triste o peor ver como el Uribismo empieza a hacer lo que la socialdemocracia ha intentado hacer durante años, buscar la solidez de su partido en las bases y el control territorial para así hacerle frente al enemigo, que para ellos, actualmente se personaliza en las FARC y todas aquellas posturas a favor del Proceso de la Habana, pero que en el fondo, el Centro Democrático es enemigo de todas aquellas que nos asumimos contra el proyecto que busca profundizar el modelo Neoliberal a toda costa.

Como siempre las Anarquistas seguiremos insistiendo en que la lucha no es por el Poder, la lucha es día a día concientizando a la gente de a pie: en los barrios, veredas y universidades, seguiremos denunciando a las reformistas que impiden que la lucha sea transformadora y liberadora, y seguiremos reclamando por la organización de todas para hacerle frente al capitalismo, al patriarcado y a la explotación de las oprimidas. Porque sabemos que juntas, paso a paso vamos a llegar más lejos, luchando fraternalmente con todas aquellas que de manera horizontal y solidaria quieran construir un mundo nuevo, en el cual compartamos sin vicios autoritarios el camino de la libertad y la dignidad.

Periodismo, contienda electoral y propuesta abstencionista

Minientrada Posted on

12106836_1207575499258456_1773772987621861085_n

En Colombia, se acerca el 25 de octubre fecha en la cual tendrá lugar la disputa electoral para elegir a los nuevos gobernantes regionales en medio de un panorama político complejo -enmarcado en el contexto de unos diálogos de paz y de querellas entre distintos actores políticos [1]- en el cual la labor periodística cumple un rol fundamental determinado por los intereses que representan.

El periodismo no se puede entender como una actividad neutral o como un hecho aislado que simplemente distribuye información a diestra y siniestra sino como un generador de opinión que en un marco histórico preciso responde a unos intereses de clase concretos lo que contribuye a agudizar las contradicciones de clase pues son los poseedores/explotadores o la clase dominante en este caso la burguesía la que ostenta los medios de producción y los medios de reproducción de la ideología imperante.

En ese sentido la contienda electoral está claramente influenciada por el trabajo periodístico y por el interés del mismo, no es extraño que por medio de campañas encubiertas y de privilegios a ciertos candidatos o a la publicidad de ellos sean estos quienes salgan victoriosos. Podemos enumerar distintos casos como las apologías hacia Álvaro Uribe Vélez y a su partido por parte de Claudia Gurissati (directora de noticias Rcn, programa la Noche y periodista de Ntn24)  o por hablar del caso concreto de Bogotá donde los medios hegemónicos dividen sus apuestas entre Rafael Pardo (ex director de CM& – RCN)el cual a su vez recibe total apoyo del banquero/magnate Luis Carlos Sarmiento Angulo dueño de la casa editorial El Tiempo (Cititv-adn-Canal el Tiempo y el periodico El Tiempo) con cuantiosos aportes a su campaña; Enrique Peñalosa y el apoyo sucinto de Caracol tv, caracol Radio pertenecientes a la familia de los Santo Domingo y la cuantiosa suma de 100.000.000 donada a su campaña por parte de Panamericana librería y papeleria ; Clara Lopez y el apoyo del estandarte televisivo del progresismo Canal capital y para rarezas o negaciones de burocratas de izquierda el apoyo hacia ella por parte de el grupo nutresa y de Beatriz Santodomingo prima de la candidata, viuda de Julio Mario Santodomingo y propietaria de EL Espectador, blu radio y la revista cromos que se manifesto en el apoyo  economico -250 millones de pesos – de esta hacia la candidata. Todo lo aquí mencionado nos da a entender o inferir: es que la falacia de la neutralidad es insostenible, que el contenido informativo corresponde en el contexto electoral a las apuestas programáticas de los candidatos de su preferencia   lo que nos arroja una conclusión que es un grito a varias voces y es que habrá que asumir  a los medios de información dominantes como actores potenciales/principales tanto por acción como por omisión  en el acontecer político nacional y por ende en el conflicto social político, económico y armado.

Para nosotrxs demuestra un reto de gran envergadura al asumirnos como un medio contra informativo y plantearnos desde allí la confrontación con el estado de cosas existente y los medios que los sustentan y en el marco de esta coyuntura se nos hace imprescindible lanzar nuevamente la propuesta de abstención activa y de autodeterminación de los territorios pues creemos que mediante la organización clasista, la autogestión, el trabajo de base, la multisectorialidad y demás podremos poner fin al ignominioso sistema de crueldad: Estado & Capital.

Colectivo Contrainformativo SubVersión.

Nada que Celebrar. A 523 años de la resistencia de los pueblos originarios.

Minientrada Posted on Actualizado enn

nadaAl mirar el paralelo entre la España Imperialista de hoy y el legado de resistencia de los pueblos originarios, Frente al imperialismo capitalista de las grandes multinacionales y la resistencia al mercado y el consumismo exacerbado, no caben dudas que la Autogestión y la Acción Directa son la alternativa para construir un mundo fraterno.

Hablar del 12 de Octubre año tras año se ha vuelto una excusa para reconocer a medias las históricas luchas que desde estos territorios se han gestado frente a nociones imperialistas de occidente, esto, sin querer esconder las luchas que se gestaron antes frente a imperios como el Inca, el Maya o el Azteca.

Situándonos en la fecha, y buscando establecer un paralelo entre las luchas intercontinentales del ayer y hoy, vamos a intentar enfocarnos en las características imperialistas de la España de 1492.

Cabe anotar que cuando se hace referencia al imperio español, hablamos de uno de los primeros imperios con dominio territorial en más de un continente, debido a su avance tecnológico y su historia de pugna con varios pueblos a los que finalmente sometió.

Cabe mencionar que para aquel entonces el comercio con Asia era uno de los pilares del desarrollo de la corona Castellana[1], la cual en su lógica de expansión comercial, le patrocinó a Cristóbal Colón, un aventurero, que concebía la tierra diferente al resto de navegantes de su época, apostando con su vida que la tierra no acababa en el grado 90, sino que intuía que podría llegar a ser redonda, la Corona pues puso a Colón y otros hombres en expedición hacía destinos inciertos de navegación, para encontrar una ruta mucho más rentable de comercio con Asia.

La expedición como ya sabemos, terminó en 3 barcos con nombres rimbombantes en tierras Americanas, tierras que atestiguaron la resistencia de los pueblos originarios que allí habitaban. De esto poco o nada nos enseñaron en la escuela y nuestras familias, de igual forma, que la primera isla a la que instaló un fuerte, fue en “La Española” actualmente conocida como Haití[2], en la cual Colón dejo la embarcación “Santa María” con el fin de establecer un fuerte militar, pero que de regreso en su segundo viaje, encontró totalmente destruido por los pueblos originarios locales.

Esta minúscula porción de la historia nos hace ver como el afán de poder y de lucro a lo largo de la historia ha marcado a los pueblos y sus relaciones de Poder. No podemos desconocer que Cristóbal Colón era un mercenario que sin importar la vida de miles de personas, tanto españoles como indígenas, pudo quedarse en la historia de la Humanidad como símbolo de opresión, enfermedad y muerte.

Cabe resaltar el papel de los símbolos de poder, que tanto en esta época como en aquella, se posicionan para explotar a los oprimidos, como el caso de las Coronas de Castilla y Aragón, las cuales tenían una postura clara de expansión imperialista para sacar utilidad de los territorios descubiertos, enviando a mercenarios a que hagan el trabajo sucio de exploración, conquista y colonización de pueblos enteros.

Es igualmente clara la postura que sigue imperando en las Multinacionales de estas mismas naciones y de otras, que a su vez sufrieron estas condiciones como lo son las multinacionales Estadounidenses y Canadienses, las cuales buscan el control territorial y el lucro de sus actividades extractivistas en territorios de los cuales no son parte, sino son invasores descarados, que utilizan a los títeres de turno que paradójicamente si son del territorio para no tener mayor problema con las comunidades.

La historia nos demuestra una vez más cuál es el papel de las que se encuentran en el poder y cuál es el papel de las que queremos una vida digna, sin Estados ni jerarquías. Mientras las unas siempre han utilizado la coacción, la violencia y la ignorancia como armas para dominarnos, buscando controlar nuestro territorio, explotándolo para su consumo y para en el mismo ciclo seguir controlándonos.

Nosotras debemos seguir aprendiendo de las que antes de nosotras han estado en la primera línea, como los indígenas Mapuches que nunca han bajado sus bastones para atacar a los invasores que esta vez tiene cara de Estado Chileno-Argentino en alianza con empresas madereras, o como los indígenas de esta parte del continente que una y otra vez han demostrado que la tierra siempre ha sido de ellas y que se han enfrentado a las diferentes industrias y monocultivos que han intentado adueñarse de su territorio.

Hoy pues no es un día para festejar, es un día para aprender con las nuestras que la tierra se defiende, que históricamente somos un pueblo de luchadoras y que no cesara de resistir y existir hasta que el Sol se Apague!!


[1] http://www.banrepcultural.org/node/8656
[2] http://www.cristobal-colon.com/

Medios de comunicación y lucha de clases: El caso de lxs 13

Posted on Actualizado enn

 Al graznido escuchado al borde
De la estrecha carretera
Cuando los rostros afilados de los hombres
Miran al cielo con ojos llenos de asombro,
La noticia propaga por ensalmo:
La señal de los cuervos
Anuncia la nueva hora del terror
Los cuerpos otra vez bajando por el río
La subienda de muertos a orillas
Del nuevo y rojo día
Alguien suelta sus pájaros oscuros
Desde las secretas cámaras del palacio.[1]

 VENCEREMOSHace algunos años Noam Chomsky daba apertura a uno de sus escritos[2] señalando que el tipo de medios de comunicación de una sociedad determinada nos debe interrogar por el lugar en el que vivimos, y a su vez, por el lugar en el que quisiéramos vivir. Este discernimiento del autor Norteamericano cobra especial vigencia en la actualidad a luz de hechos tales como la parafernalia mediática desprendida alrededor de la captura de 13 activistas sociales acusados de manera inquisidora y tendenciosa de ser los responsables de la colocación de algunos artefactos explosivos[3] en la ciudad de Bogotá, Colombia. No obstante, a pesar de las irregularidades en el proceso[4] [5] que salieron a flote conforme avanzaron las audiencias, lo cierto es que hasta el día de hoy tales elementos no se han tenido en cuenta a la hora de “informar” a esa ambigüedad que se suele llamar opinión pública por parte de los grandes medios de comunicación ni por los esbirros del periodismo sicarial que allí laboran.

Sin embargo, es importante reconocer que tal proceder no corresponde a las vicisitudes del azar, ni tampoco depende exclusivamente de los intereses particulares y maquiavélicos de personajes de dudosa reputación como lo son Luis Carlos Sarmiento Angulo[6], Felipe López Caballero[7], Ardila Lule[8], entre otros. En realidad, lo que tenemos en este caso es una clara manifestación de las contradicciones que se expresan en la aún vigente lucha de clases[9], en consecuencia, no son otras contradicciones que las que son inherentes al capitalismo y por tal motivo sería un error ceñir lo acontecido únicamente a la voluntad de una persona o grupo político.

En ese sentido, resulta fundamental no perder de vista el conflicto de intereses que se tejen alrededor de los medios de comunicación puesto que:

No existe, por tanto, la información por la información; se informa para orientar un determinado sentido. Que nadie sea llamado a engaño en una materia en la que tantos quieren aparecer (los comunicadores burgueses) como inocentes, apolíticos o neutrales. No hay tal inocencia, tal apoliticismo o tal neutralidad. Y es necesario recordarlo y tenerlo muy presente si se quiere utilizar los medios de masa para fines progresistas o revolucionarios.[10]

De tal forma, retomando a lo planteado por Chosmky[11] adquiere coherencia que históricamente los sectores dominantes – y valga decirlo minoritarios – han reproducido un imaginario en el que por distintas condiciones se ven así mismos como superiores frente al resto de la sociedad, condición que a la postre, les ha permitido el beneplácito discursivo para utilizar herramientas cualesquiera que sean para inclinar el consenso general a sus intereses particulares puesto que estos serían la representación material de ideales elevados, en otras palabras, la lógica de elite se ha erigido con el paso del tiempo como una lógica de clase bajo el supuesto de la existencia de una minoría inteligente que tendría la “noble” labor de guiar por el camino “correcto” a la numerosa gleba ignorante. Sin embargo, detrás de la demagogia escondida en este discurso con tufillo pseudo-altruista lo que en realidad se aprecia es el pretendido interés por mantener la organización vertical de la sociedad.

Lo anterior nos permite explicar la existencia de:

…medios dominantes y medios dominados en cada época, según su contenido se imponga a los demás o viceversa, en su lucha por la opinión pública, lo que no depende tan sólo de causas ideológicas, sino, básicamente de causas materiales y técnicas, determinantes en la supremacía de los medios masivos sobre otras formas de comunicación.[12]

Así pues, vale la pena virar la atención al carácter material enunciado en la cita anterior ya que en contraposición a las modas intelectuales, lo cierto es que la comunicación tiene su expresión tangible en los medios en los que se expresa -sin importar cuales sean-, y también, en su inserción en la producción económica, razón por la cual, no es descabellado señalar que los medios de comunicación masiva han logrado convertirse en una forma de producción concreta si se tiene en cuenta la complejidad de condiciones que implica (empresas, dinero, trabajo manual e intelectual, maquinaría, tecnología, etc).

Esta compleja trama de relaciones responde claramente a un paradigma de consumo[13] con respecto a los medios de comunicación como fue señalada hace algunas décadas por el Grupo Anarquista Tierra perteneciente a la F.A.I. Según ellxs, las funciones de los grandes medios podrían sintetizarse en cinco tareas fundamentales a saber: 1.vigilancia (supervisar lo lucrativo), 2.adjudicación de status(crear símbolos, asignar significados), 3.presionar para la aplicación de normas sociales(enjuiciamiento de la opinión), 4.transmisión de cultura (bajo el parámetro económico), 5.narcotizante (hacer de lo presentado algo superfluo). Concordante con ello:

En la actualidad, el panorama mediático nos muestra una maraña de empresas de comunicación al servicio de un mismo interés: el sistema de economía del mercado. Por eso, aunque podamos descubrir tendencias políticas en muchos medios de comunicación, mantenemos la tesis de que la verdadera ideología dominante en dichos medios se alinea con las bases sobre las que se asiente el capitalismo neoliberal.[14]

Es pues ante semejante brecha de posibilidades a partir de los medios de comunicación que las clases dominantes han optado juiciosamente por utilizarlos para promover idearios en los cuales los distintos sectores subalternos se sientan identificados pero operando siempre en beneficio casi exclusivo de sus verdugos. Visto desde esta panorámica, de lo que se trata es de la fabricación de consensos artificiales en una sociedad determinada, cuestión que, no puede ser otra cosa que un tangible proceso ligado a los recursos y el poder en el que el control mediático reside en la constante falsificación histórica distorsionando los hechos y maquillándoles según el interés dominante.

Por este motivo, cuando se produce el montaje de escala cinematográfica alrededor de la captura de lxs 13 activistas sociales, más allá de querer reprender a lxs supuestos artífices de los distintos atentados en la ciudad de Bogotá, lo que buscaron las clases dominantes fue enlodar la acción política de estas personas puesto que sus actividades a nivel barrial, estudiantil, laboral, etc, son contrarios en varios sentidos del modelo social vigente marcado por la injusticia y el oprobio. Crear falsxs enemigxs -especialmente si son luchadorxs sociales- es una de las tácticas que emplea la oligarquía para enfocar la atención en problemáticas artificiales, y de esta forma, desviar las miradas de los problemas estructurales íntimamente ligados a las condiciones objetivas que sostienen la brecha entre las minorías opulentas y las mayorías explotadas dejando de manifiesto que el meollo del asunto estriba en las tensiones inherentes a los antagonismos entre clases.

Consecuentemente, “cuando se trata de construir un monstruo fantásticos siempre se produce una ofensiva ideológica, seguida de campañas para aniquilarlo”[15]. En el caso de lxs 13, la seguidilla de informaciones matutinas en la gran mayoría de grandes medios de comunicación reforzaba el mensaje día tras día de identificar en ellxs un enemigo social a erradicar, no obstante, el carácter parcializado de dichos medios dejó siempre por fuera las constantes irregularidades presentadas en el proceso, y además, las hojas de vida de estas personas que les respalda como luchadorxs sociales. Es por esto que nunca vimos a RCN, Caracol, NT24, y demás oficinas del periodismo badulaque y cizañero acercándose a hacer sus pendencieros reportajes y emisiones de noticias evidenciando el activismo social de las personas injustamente señaladas en este caso, a manera de análoga, brillaron por su ausencia las entrevistas a conocidxs, amigxs, familiares y compañerxs de trabajo para que dieran su versión de lo que acontecido, y cuando lo hicieron, utilizaron el material de manera ruin para continuar despotricando de lxs imputadxs.

Habría que agregar que:

Detrás de la manipulación informativa no sólo se esconde la búsqueda de una tergiversación de la realidad , sino , sobre todo, la educación emocional de la ciudadanía ante los estímulos que recibe en forma de noticias. Despertar sentimientos emocionales negativos respecto a determinados estímulos mediáticos, es el objetivo prioritario. No importa tanto lo que el espectador pueda o no conocer, como el modo en que dicho espectador reaccione emocionalmente a la noticia en cuestión, al estímulo mediático que se presenta en forma de noticia.[16]

En síntesis, podemos afirmar que alrededor de los medios y de la comunicación en sí, lo que se tejen son tensiones puesto que su desarrollo no es otro que el de la lucha de clases. Esto es comprensible en el caso de lxs 13 si ubicamos lo sucedido en el marco de lo que vagamente ha sido llamado posconflicto -que de pos sólo tiene el rotulo- como una estrategia   que busca desarticular todos los focos disidentes y de resistencia – sean armados o no- al interior de los movimientos sociales para que de esta forma lo que ha sido llamado la locomotora minera[17] por el presidente y portavoz de la oligarquía Juan Manuel Santos opere sin mayores contravenciones siendo fiel a los intereses de su clase sin importar las consecuencias que pueda acarrear a nivel económico, ambiental, político y social, perfilando al país en el ámbito del extractivismo en plena concordancia con el boom que se ha dado de un tiempo para acá en el continente en esta materia con el auspicio del imperialismo norteamericano,chino, entre otras potencias.

Así pues, lo que se avizora son tiempos de recrudecimiento en la represión para todos y todas aquellas que no se plieguen a las “nuevas” condiciones que se den a partir de la pantomima del posconflicto y la repartición de los cargos en el direccionamiento del orden social en Colombia. Será también, una oportunidad para que principalmente los sectores independientes se aboquen a construir escenarios de unidad ejerciendo la política de una forma distinta a las plataformas predominantes – sean de derecha o izquierda- yendo a la raíz de las problemáticas que se viven en el país. Este camino muy seguramente presentara dificultades de todo tipo, entre esas, los montajes judiciales a lxs luchadores sociales, cuestión que debe remitir a Taufic cuando señala que:

Los periodistas revolucionarios, en todo caso, no deben limitarse a reflejar más o menos pasivamente el mundo y sus luchas, sino deben participar en ellas sumando sus fuerzas intelectuales a la revolución, con la polémica, la sátira, la denuncia, la exaltación de los valores populares, el desenmascaramiento de los intereses reaccionarios, el hostigamiento a los enemigos, la colaboración con todas las causas progresistas en cualquier parte del mundo.[18]

Colectivo ContraInformativo Sub*Versión


[1]    ROCA,Juan Manuel. Antología poética. Felix Burgos Editor. Colombia. (1983). P 105.
[2]    Ver al respecto: CHOMSKY, Noam. El control de los medios de comunicación.
[3]    Ver al respecto: Redacción diario ADN. http://diarioadn.co/bogota/mi-ciudad/atentados-en-bogot%C3%A1-capturan-a-responsables-1.162814
[4]    Ver al respecto. Colombia Informa. http://www.colombiainforma.info/politica/derechos-humanos/2616-irregularidades-en-la-decision-de-medidas-de-aseguramiento-contra-los-13-detenidos
[5]    Ver al respecto. Diario El Espectador. http://www.elespectador.com/noticias/judicial/juez-deja-libertad-13-personas-senaladas-de-participar-articulo-585544
[6]    Ver al respecto: https://www.facebook.com/ccsubversion/photos/pb.1406816536263986.-2207520000.1441410954./1634853526793618/?type=3&theater
[7]    Ver al respecto: https://www.facebook.com/ccsubversion/photos/pb.1406816536263986.-2207520000.1441410954./1629354777343493/?type=3&theater
[8]    Ver al respecto: https://www.facebook.com/ccsubversion/photos/pb.1406816536263986.-2207520000.1441410954./1629027164042921/?type=3&theater
[9]    Para profundizar sobre este tema recomendamos remitirse al texto “¿Qué es el anarquismo de lucha de clases? De Wayne Price. Disponible en: http://www.anarkismo.net/article/14417
[10]  TAUFIC,Camilo. Periodismo y lucha de clases. Ediciones Akal, S.A. Madrid, España. (1986). P 25.
[11]  Ver al respecto :CHOMSKY,Noam. Op cit
[12]  TAUFIC,Camilo. Op cit, p 49.
[13]  Ver al respecto: Grupo Anarquista Tierra. Los medios de comunicación de masas y la alternativa autogestionada. Disponible en: http://www.portaloaca.com/opinion/7087-los-medios-de-comunicacion-de-masas-y-la-alternativa-autogestionada.html
[14]  PALACIOS,Alfonso. Medios de comunicación y manipulación. Disponible en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=174060
[15]  CHOMSKY,Noam. Op cit , p 36.
[16]  HONRUBIA,Pedro. Manipulación de las emociones y medios de comunicación. Disponible en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=120274
[17]  Para mayor comprensión remitirse al actual PND (Plan Nacional de Desarrollo) colombiano.
[18]  TAUFIC, op cit. P 222.

De Fascismo, Neofascismo y otras estupideces

Minientrada Posted on Actualizado enn

12108819_1200257963323543_7001026851158938784_n

La compleja correlación de fuerzas que existe hoy en día consecuencia de aconteceres políticos de diversa índole tanto a nivel local, nacional e internacional ha posicionado claros actores antagónicos en conflicto en consonancia a sus respectivas perspectivas de clase, aunque en algunos casos se encuentren en el espacio común de la representación política que resulta ser el sepulturero de la misma.

Así pues, la avanzada de apuestas progresistas/populistas impulsadas por la izquierda y centro/izquierda y sus reformas que en sus contextos específicos reparan las fisuras del capitalismo mientras se convive con él, con Latinoamérica como referente excepcional pues en los últimos tiempos se han construido proyectos de este corte tal como el –Socialismo del siglo XXI desarrollado por Hugo Chaves Frías en Venezuela-, lo que ha tenido tras de sí una firme, histórica y sistemática reacción de las fuerzas reticentes al cambio: la derecha y la ultraderecha, pues ven afectados sus intereses económicos cuando hay visos de de compartir sus beneficios con otra casta burocrática como la anteriormente mencionada de Venezuela, intereses estos creados bajo el amparo de años y años de despojo, expoliación y terror a gran parte de la humanidad.

En ese sentido y para referirnos a dos grandes ejemplos de esta respuesta reaccionaria y fascista –apoyada por grandes cadenas de Radio y Tv, de los cuales son socios- en clave de dinámica nacional e internacional mencionaremos al paladín del paramilitarismo y la motosierra que actualmente se desenvuelve como senador de Colombia: Álvaro Uribe Vélez y su homólogo –en lo que a fascismo se refiere – el multimillonario y precandidato republicano Donald Trump. Ellos pues demuestran con gran lucidez la caverna política que existe en sus cabezas Siendo la prueba fehaciente de que los proyectos totalitarios están vigentes así se les disfrace de democráticos, más aún, en tamaña época de retórica hipócrita y de palabras rimbombantes para el agrado de académicos, políticos y demás: apologetas posmodernos sostenedores de lo existente.

Álvaro Uribe en el contexto colombiano en medio de la coyuntura histórica de diálogos de paz entre la insurgencia y el gobierno nacional sigue sosteniendo su estrategia militarista en parte de lo que muy bien se ha dado en denominar “contrainsurgencia Nativa” en connivencia, complicidad y acción directa con el paramilitarismo, en clara oposición a una salida política y negociada al conflicto, social, político, económico y armado en vías de desarrollar la tan mentada Confianza inversionista que no es sino entregar el territorio nacional (más de lo que ya está) al capital transnacional por medio de tratados de libre comercio. Estas tácticas sin más, sostenidas bajo el paraguas de un partido político –Centro Democrático- cuya figura prominente y de propaganda fascistoide es él de tal manera, que cuenta con un sequito de esbirros y servidores de la más criminal estirpe que alaban sus planteamientos sin rechistar Consecuente con ello, gran parte de la población se siente identificada con este proyecto movidos por el carisma y la personalidad de

este zorro político que hace recordar a los más temidos personajes europeos del tipo de Franco, Hitler o Mussolini.

Por otro lado, en el país del Tío Sam, la avanzada xenófoba y racista de Donald Trump y su oratoria llena de insultos y amenazas hacia inmigrantes de distintas nacionalidades que hacen del mismo modo recordar las despiadadas guerras civiles que han tenido lugar en el territorio estadounidense por la supuesta supremacía de una casta gobernante sobre la otra. Este señor y su multimillonaria fortuna – que paradójicamente ha sido alimentada por la explotación de la fuerza de trabajo de aquellos inmigrantes que tanto detesta – harán resurgir odios encarnizados y polarizaran aún más la ya dividida sociedad gringa que en gran parte esta movida por ese patrioterismo barato, en últimas, es la representación del clásico chovinismo que este personaje representa.

Estos dos ejemplos personifican en si un proyecto a escala planetaria que hacen remecer la geopolítica en general. Mientras la dinámica sea así y el fascismo logre acaparar a grandes cantidades de población tras artimañas de publicidad engañosa y la izquierda populista, estatista y parlamentaria limite su acción política a dar contentillos con reforma tras reforma, remiendo tras remiendo y no sea capaz de generar una ruptura radical con el modo de producción y con las condiciones/relaciones existentes. Nosotrxs no escatimaremos en gastos y seguiremos organizando las fuerzas del “pueblo” para realizar dicha ruptura, tal revolución que es el único fin de quienes deseamos sinceramente la libertad como lo diría Mijaíl Bakunin hace algún tiempo.

¡No pasaran!

Cc. SubVersión.

Feria de la Cultura Libertaria -Reseña-

Minientrada Posted on

Los pasados 26 y 27 de Septiembre varios colectivos, organizaciones e individualidades nos dimos cita en la “Casa de los Colores” ubicada en el kilómetro 7.5 vía a La Calera (Colombia) para compartir múltiples experiencias en el marco de la “Feria de la Cultura Libertaria”. En esta oportunidad, la iniciativa buscó posibilitar el encuentro en la diversidad de las expresiones de lucha y resistencia teniendo como eje articulador la relación con el territorio a partir de la autonomía, la libertad y la solidaridad.

El primer día comenzó con la adecuación del lugar, la inscripción en la Feria y la distribución de responsabilidades en torno a la preparación de los alimentos. Pasadas las tres de la tarde   iniciarían los talleres programados para la jornada con una concurrida asistencia, compartiendo de esta forma, conocimientos alrededor de la serigrafía, la elaboración de productos naturales, entre otros. Con la llegada de la noche, el turno sería para la presentación del grupo “Raza cósmica” quienes realizaron una puesta en escena teatral a partir del collage de varios poemas de distintos autores que retrataron de manera apasionada distintas realidades de Colombia y Latinoamérica.

Después de ello, se abrirían dos espacios en simultaneo: por una parte la instalación a cargo de una compañera quien compartiría su propuesta con un interesante juego de sombras, colores y objetos acompañados de fragmentos de canciones de punk, entra tanto, en otro lugar de la casa se presentaría la obra de teatro ciego “Sentidos” a partir de una narrativa real de víctimas del conflicto armado en Colombia. Luego de terminar estas presentaciones, se dio paso a la primera parte del conversatorio sobre “Territorio, autonomía y libertad” en el que participaron la mayoría de asistentes a la feria a partir de una dinámica que privilegió la discusión colectiva a partir de las experiencias y sentidos propios arrojando interesantes elementos sobre la praxis libertaria. Finalmente, la jornada se concluiría con la presentación acústica de varios intérpretes libertarios quienes acompañados de la luz de luna y la fraternidad de los asistentes calentaron la fría noche con versos cargados de rebeldía y resistencia.

A la mañana siguiente, después de recargar energías, con un buen desayuno se dio paso al primer taller propuesto para el día que versó alrededor del manejo de sombras dirigido hacia niñxs, paralelamente, algunas personas participaron de una caminata de reconocimiento territorial por los linderos de la “Casa de los Colores” y el embalse San Rafael. En horas de la tarde de multiplicarían los talleres con una amplia diversidad temática: cuerpo y territorio (para mujeres), manejo de semillas, grabado en linóleo entre otros. Más adelante y posterior a una vigorosa sopa de almuerzo, nos encontramos nuevamente en la segunda parte del conversatorio sobre “territorio, autonomía, libertad y solidaridad” iniciado el día anterior, dedicando esta vez la discusión a desarrollar una evaluación de feria (aciertos y fallas) , además, de algunos debates en relación a este tipo de encuentro , la situación de la organización anarquista, entre otras temáticas, en las que se pudo hacer palpable el crisol de perspectivas libertarias que nos encontramos en el espacio que arrojó como conclusión la existente convicción de continuar multiplicando estos eventos en otros lugares. La feria concluiría con las presentaciones de las agrupaciones “Rebelión” y “Psikiatria” quienes al ritmo del punk hicieron la banda sonora del regreso a nuestros respectivos territorios.

Colectivo ContraInformativo Sub*Versión

Comunicación para la Confrontación

Va siendo Hora de organizarnos!

Minientrada Posted on Actualizado enn

El momento histórico que ha significado la declaración del último pre acuerdo que ha conseguido las FARC frente al Estado, nos hace reflexionar frente a los retos que se vienen para el movimiento social en general y específicamente para el movimiento Anarquista en Colombia. Trataremos de esbozar algunos puntos frente a este acuerdo y la situación de la lucha social en estos momentos.Organizarnos

Lo primero es aclarar que si bien sabemos que el Estado y la Oligarquía no dan puntada sin dedal, reconocemos que las FARC en su lucha ha tenido, como bien lo han tenido muchas expresiones de la lucha armada en Colombia, la osadía de sentar a negociar puntos específicos al Estado en cabeza de la oligarquía, y esto lo ha logrado desde el primero pacto de Cese al Fuego de la insurgencia en 1984 bajo el Gobierno de Belisario Betancur.

31 años después con la experiencia de varias mesas de conversación estas dos actores del conflicto llegan a un acuerdo inédito, el preacuerdo general sobre Justicia restaurativa, el cual determina que el Estado en manos de una jurisdicción especial se va a encargar de identificar y castigar a los actores que en 50 años han cometido crímenes en el marco del Conflicto social y armado.

Como toda la resistencia Social en este pedazo de tierra no solo la conforman las FARC, vemos que otros actores que siguen resistiendo y combatiendo el modelo capitalista de corte neoliberal han sufrido embates por parte del Estado, como las 13 compañeras detenidas el 8 de Junio que se oponen a la privatización de la Educación en Colombia, el caso de Feliciano Valencia, y los cientos de indígenas que han sido asesinados por combatir el modelo extractivista y latifundista impulsado por el Gobierno Santos, los 100 de jóvenes populares que por medio del más vil engaño han sido ejecutados para cambiar sus vidas por vacaciones y beneficios a miembros de las Fuerzas Armadas. (No olvidemos que Santos está en la presidencia gracias a esos Falsos Positivos), los diferentes presos y muertos campesinos que se enfrentaron en el repunte de la lucha social en la segunda mitad del 2013 en el Paro Nacional Agrario, los miles de Afros que han sido desplazados por el conflicto y que en ciudades como Buenaventura, principal puerto de Colombia, han sufrido las historias más crudas del conflicto por parte de Organizaciones Paramilitares todavía en funcionamiento y las millones de personas que sufrimos en el día a día en los campos y las ciudades las arremetidas del sistema en cabeza de la Oligarquía que nos arrebata nuestras vidas minuto a minuto.

Esperamos también que la posibilidad de darse la mano de tú a tú con la oligarquía no se convierta en una bienvenida por parte del estamento para disputarse un puñado de puestos oficiales y prebendas territoriales, sino que esto pueda llegar a potenciar la lucha de los oprimidos por la transformación radical de condiciones de opresión y miseria que nos han hecho naturalizar. No quedaría bien tras 50 años de lucha armada poner su foto en un tarjetón para hacerse simplemente participe del periódico circo electoral.

Por ello es que creemos que el movimiento social y el anarquismo en general deben aumentar sus ánimos por organizar sus fuerzas en pro de una nueva y esta vez más fuerte arremetida del Estado, basta con revisar un poco de la historia reciente de Colombia y de las consecuencias que para el Movimiento social significo el último acuerdo de Paz entre el estado y las expresiones insurgentes (M-19, EPL, PRT) para comprender lo que va a significar un desmonte total de la expresión armada de la resistencia social en Colombia, contando con la posterior desmovilización del ELN. Lo que se viene igual que en esos años posteriores es una campaña brutal y sin censura contra los actores que van a seguir resistiendo y organizando sus fuerzas transformadoras para combatir el modelo imperante.

El análisis con el Anarquismo es similar a los otros actores del movimiento social, salvo que esté no se ha configurado como un fuerza representativa en la lucha Social, ya que se ha enfrascado en los últimos años en discusiones que bien son importantes pero que de cierta manera se ha constituido en una tranca para transmitir sus ideas al resto de las personas que hombro a hombro vienen planteándose un mundo distinto, con relaciones más horizontales y fraternas.

Creemos que todavía estamos a tiempo para desarrollar una estrategia colectiva en el movimiento Anarquista para proponer nuevas (más bien viejas) alternativas que han estado en las jornadas de trabajo y unidad que hemos venido realizando desde distintos puntos los anarquistas, siempre y cuando, podamos enfocarnos en el objetivo principal que desde siglos atrás nos hemos planteado, acabar con el Estado y sus formas de relación social, para construir un mundo nuevo que nos posibilite y nos potencie la libertad como colectivo.

Acción Directa de Desplazados en Bogotá

Minientrada Posted on Actualizado enn

Una vez más la situación de los desplazados en Colombia es titular en los grandes medios de comunicación, pero no porque exista alguna preocupación por parte de estas grandes empresas que buscan el lucro con las noticias, esta vez esos titulares se lograron de acuerdo a la acción directa que las victimas vienen ejerciendo en distintos puntos de la capital, como lo vimos semanas atrás cuando cerca de 500 desplazados se tomaron el Puente aéreo ubicado muy cerca del Aeropuerto Internacional “El Dorado” donde se despachan vuelos nacionales e internacionales. Esta acción como en muchas otras vuelve y se presenta el mismo panorama, familias enteras exigiéndole al estado una reparación integral debido al conflicto armado y social que vive Colombia desde hace 50 años, en el cual el Estado ha sido el victimario mayor.

Esta vez cerca de 50 familias se tomaron dos edificios ubicados en un sector deprimido de la capital, en la localidad de Santa Fe, dispuestos a pararse duro y con quien toque pararse, exigiendo la presencia de Paula Gaviria, Directora de la Unidad Nacional de Reparación y reconciliación.

En la madrugada del 21 de Septiembre se atrincheraron en los edificios utilizando como defensa miles de llantas que estaban en los inmuebles ubicados en la Calle 24 con Carrera 18, esperando la presencia de personal de la Unidad Nacional de Victima y reparación, pero en lugar de presentarse esta dependencia del Estado, se presentaron con armaduras y armas “No letales” un comando del Escudron Movil AntiDisturbios –ESMAD-, los cuales emprendieron un operativo de desalojo utilizando la fuerza bruta con aroma a gas lacrimógeno que ya todas estamos acostumbradas.

La situación de las familias es crítica ellas piden solidaridad y unión por parte de todas las victimas de desplazamiento forzado, que en Colombia según cifras oficiales ronda los 6 millones de personas. Por ello piden la presencia de defensores de DDHH y medios de comunicación para difundir sus exigencias y exigir garantías para la protesta y la solución de su situación, que pasa por acceder a vivienda digna, oportunidades de empleo y subsidios de apoyo para su condición de victimas.
Difundimos la entrevista que hicimos el día de ayer en la noche cuando muchas familias tuvieron que dormir en la Calle, es necesario que se acompañe a estas familias, bien sea con alimentos, cobijas, colchones o con compañia y solidaridad efectiva.

De Sequías, incendios y sistemas que la producen

Minientrada Posted on Actualizado enn

imagen

En el último mes, extensas regiones de la geografía colombiana se han visto afectadas por el inclemente clima que produce sequías o incendios de gran envergadura.

Colombia es testigo de una cruenta emergencia natural y humanitaria a causa del enrarecido clima que hoy mantiene a diversas regiones  en vilo total por motivo de sequías –como en la Guajira- e incendios forestales- como en el Tolima, lo que no se puede entender como un hecho fortuito sino como una consecuencia del modo de producción dominante basado en la expoliación y cosificación de bienes naturales como los afluentes hídricos y santuarios de fauna y flora.

El territorio colombiano rico en biodiversidad hoy sucumbe ante la avasalladora ola de “progreso” y “desarrollo” impulsadas por las políticas gubernamentales como el extractivismo minero y la explotación por monocultivo-tan solo por mencionar algunos ejemplos- alentadas por organismos imperiales de carácter supranacional como el banco mundial o el fondo monetario internacional y que son causas base del conflicto social, político, económico y armado que padece este país con sus subsecuentes efectos en el entorno natural.

En ese sentido es que entendemos como imperiosa la necesidad de abandonar las posturas ambientalistas de corte capitalista verde auspiciadas por organismos gubernamentales o no gubernamentales punta de lanza del proyecto neoliberal que propende paradójicamente en reproducir a toda costa la ganancia y el lucro con los mínimos de daño ambiental y considerando como pilar fundamental del mismo la mercancía como herramienta para reparar los daños ambientales a lo que proponemos abiertamente una postura ecológica radical que apunte a la destrucción del sistema capitalista negación total del entorno natural mediante la participación activa de los procesos sociales que desde los territorios se vienen pensando otras formas de construir comunidad en consonancia con el entorno o ambiente natural y que desarrollan trabajo de base a partir de estos postulados más allá de las propuestas algo hipócritas de la institucionalidad que mañana 22 de septiembre se volcara a las calles con la consigna de justicia climática cuando hizo de oídos sordos – remitiéndonos a un caso tipo- a las demandas de organizaciones sociales de corte ambiental y de la misma comunidad en Suba cuando se iba a construir el proyecto urbanístico Reserva del Fontanar en el humedal la conejera.

Por ello es necesario que desde los barrios, los campos, las ciudades se creen mecanismos que combatan las causas estructurales que conllevan al cambio climático que hoy a muchas nos tiene con zozobra y desde allí empezar a construir un mundo nuevo ese que llevamos en nuestros corazones.

La Solidaridad

Minientrada Posted on Actualizado enn

Solidaridad

“La solidaridad, es decir, la armonía de los intereses y de los sentimientos, el concurso de cada uno en el bien de todos, y el de todos en provecho de cada uno, es el único estado en que el hombre puede manifestar su naturaleza y obtener el máximum de desarrollo en el máximum de bienestar. Esta es la meta hacia la cual camina la evolución humana, el principio superior que resuelve todos los actuales antagonismos de otro modo insolubles, y hace que la libertad de cada uno no halle un límite, sino un complemento, y las condiciones necesarias de existencia, en la libertad de los demás.”

-Errico Malatesta-

Como no empezar este texto sin sentir en la profundidad del pensamiento un coraje que revienta las venas. Coraje que emana de las imágenes y las situaciones que a lo largo de estos 2 meses soportaron lxs 13 compañerxs en calidad de secuestrados por el Estado y los suyxs.

Estrategia para nada nueva por parte del estado cuando las comunidades se empiezan a organizar de forma activa y consiente buscando dignificar sus vidas y sus entornos. Estrategia que esta vez sufrió un gran revés gracias a la presión nacional e internacional que jugó la solidaridad de todas las personas que rodearon el caso de estas luchadoras sociales lo que fue acumulando para demostrar el más burdo afán de las instituciones estatales (fiscalía, Ejecutivo) y paraestatales (medios de comunicación) por mostrar resultados frente a una arremetida propagandística por parte de la insurgencia con una serie de acciones en la capital: -panfletarias, banderas, petardos-etc-

Lo que nosotras queremos resaltar es el papel fundamental que familiares y allegados lograron, por la meta inmediata de poner a todas las 13 en la calle, porque fueron noches y días con la ilusión de volverlas a abrazar y hablar con ellas, Noches y días en que tuvimos el honor de compartir a su lado, de aprender, de ilusionarnos y desilusionarnos, pero de lo más importante, de ratificarnos en lo que creemos, junto con ellas de luchar y seguir luchando hasta vencer. Todos estos días y los que vienen se demostró que la solidaridad, la ternura y lucha, son vigentes y necesarias para la construcción de un mundo nuevo, que como dice a Galeano, se está gestando en las entrañas de este mundo moribundo.

Sepan que el camino no acaba acá, seguimos y seguiremos luchando por todas las presas que faltan, por todas las familias, amigos y conocidos que sufren el terrorismo estatal en carne propia y en su forma más cruda. Sepan que a su vez consideramos esta “libertad” a medias, las 13 no están libres en el sentido irrestricto del término, nosotras no estamos libres y hay que reconocerlo como tal!, las 13 están una vez más con nosotras desde este lado de la lucha, resistiendo al estado y el capital, proponiendo con su ejemplo una vida más digna para todas, ratificando que solo hay una forma de vivir y existir, y es PELEANDO, peleando por un futuro distinto al que nos han condenado. Y del cual seguiremos el ejemplo de todas aquellas que por buscar un nuevo amanecer cayeron en la noche eterna que tras 523 años sigue imponiéndose y mutilando sueños y utopías.

Por ellas, por ellos y por todas nosotras seguimos ratificando que NUESTRA VENGANZA ES SER FELICES.

LIBERTAD A LXS PRESXS POR LUCHAR!!!

Lorenzo Kom’boa Ervin [Propuesta para una red de grupos de Cruz Negra Anarquista (1994)]

Minientrada Posted on Actualizado enn

Prefacio a la segunda edición

Este folleto está dedicado a todas las personas que sufren en las mazmorras de Norteamérica, y todxs esxs revolucionarixs que han perdido sus vidas en prisión en cualquier lugar del mundo. Escribí esto por primera vez en 1979, con la esperanza de poder plantear la cuestión de lxs presxs polítcxs, y dar lugar a la construcción de un movimiento de apoyo a prisionerxs, que pueda salvar a todas esas personas que entraron en prisión después de mí, de un destino de muerte en vida, como el que sufrí (15 años en prisión), o de una muerte violenta como la del compañero George Jackson, la de los prisioneros de Attica, asesinados por esbirros del estado bajo las órdenes del billonario gobernador John D. Rockefeller, durante la revuelta de ese penal en 1971; el revolucionario afro Andaliwa Clark asesinado en New Jersey durante un intento de fuga; o el brutal asesinato del preso político anarquista Carl Harp, fundador del colectivo Dragón Negro Anarquista, en la prisión estatal de Washington, muerto en 1981.

Ojore N. Lutalo, quien se describe como un preso político anarquista neo-africano, y está confinado en la penitenciaría estatal de New Jersey en Trenton, ha sido citado diciendo que “un movimiento que no apoya sus presxs, es una farsa.” Obviamente estoy de acuerdo con esto, y está claro que tenemos que hacer de la Cruz Negra Anarquista un movimiento de masas, en lugar de una serie de colectividades aisladas que quieren apoyar presxs particulares. Como alguien que pasó por ese proceso como preso político (1969-1983), sé de primera mano que una estructura de apoyo fragmentada no funcionará. Como tampoco funcionará el apoyo sectario, y con esto me refiero a no trabajar con otrxs por su ideología, o negarse a apoyar presxs por razones ideológicas. Esta es la antítesis de la defensa de la lucha de clases, y realmente es una traición oportunista. Debemos trabajar con quienes crean en el principio democrático de la defensa de la lucha de clases, independientemente de cualquier otro desacuerdo político.

Nuestro objetivo es construir un movimiento de masas lo suficientemente fuerte como para liberar a todxs lxs presxs políticxs, y para arrasar con las prisiones en la tierra. Los prisioneros como Ojore, lo plantean como nuestra más alta prioridad. Podemos y debemos liberar a lxs presxs encarceladxs o torturadxs por sus creencias políticas o su actividad revolucionaria. Y si tuviéramos un movimiento fuerte, ¡Podríamos liberarlos hoy! Esto quedó demostrado en el caso del preso anarquista Martin Sostre. Él estuvo encarcelado en la década de 1960, y fue liberado gracias a un movimiento de masas compuesto por todo tipo de radicales, grupos de apoyo a presxs, y otros sectores conscientes.

No todxs pueden ser liberadxs por movimientos de masas, pero la mayoría puede. También hay que reconocer que algunxs tendrán que ser liberadxs a través de la acción militar. El estado simplemente ha jurado no liberar a algunas personas mientras estas vivan, ya que representan una amenaza para la seguridad de la institucionalidad. George Jackson obviamente era una de estas personas, pero hay otras vivas y en prisión. El movimiento anarquista y otros movimientos radicales en Norteamérica deben construir una lucha subterránea capaz de llevar a cabo acciones como la liberación de Assata Shakur a finales de los 70, y llevar a estas personas a un refugio seguro. No es fácil, pero debemos hacerlo. Lxs presxs deben considerar la dificultad de tomar este tipo de acciones militares, mientras que lxs compañerxs afuera deben considerar la grave amenaza a la vida de quienes aún están adentro. Este no es un tema fácil, es una cuestión de vida o muerte en ambos extremos del espectro.

Tal movimiento no puede construirse de la noche a la mañana, pero el problema es que no estamos más cerca de él que cuando yo estaba en la cárcel, haciéndome la misma pregunta que el grupo de internos se hacía tantas veces: ¿Me han olvidado? ¿Debo pelear esta batalla solo? Este no debería ser el caso, pero lo es. Entonces: si nuestros movimientos revolucionarias afuera son débiles, no podremos construir un movimiento capaz de liberar a lxs presxs o luchar por el cambio social.

Introducción

La Cruz Negra Anarquista es una red internacional de grupos autónomos que trabaja para asegurar que lxs presxs anarquistas, de la lucha de clases, entre otrxs, no sean olvidadxs.

La Cruz Roja Anarquista inició en la Rusia zarista con el fin de organizar el apoyo a lxs presxs políticxs capturadxs por la policía, y para organizar la autodefensa contra los ataques políticos por parte del ejército cosaco. Durante la guerra civil rusa, cambiaron el nombre a Cruz Negra con el fin de evitar confusiones con la Cruz Roja, que estaba realizando otro tipo de apoyos en el país. Después de que los bolcheviques tomaron el poder, el movimiento anarquista trasladó su sede a Berlín y continuó ayudando a lxs presxs del nuevo régimen, así como a las víctimas del fascismo italiano y otros.

La Cruz Negra se vino abajo durante la depresión de 1930, debido a la increíble demanda de sus servicios y una disminución de la ayuda financiera. Pero a finales de 1960 la organización resurgió en Gran Bretaña, donde trabajó por primera vez para ayudar a lxs presxs de la resistencia española que habían sobrevivido la guerra civil y seguían luchando contra la policía del dictador Franco. Ahora se ha expandido y trabaja en diferentes lugares, con contactos y otros grupos de Cruz Negra en muchos países alrededor del mundo. La sección norteamericana empezó a comienzos de 1980.

La CNA espera llamar la atención sobre la difícil situación de todxs lxs presxs, incluyendo lxs presxs psiquiátricxs, con énfasis en los anarquistas y de la lucha de clases; y, a través del contacto y la información sobre presxs anarquistas, inspirar una resistencia anti-autoritaria y el movimiento de apoyo en el exterior. Aunque no somos capaces (salvo algunas excepciones) de enviar ayuda financiera constante a nuestrxs compañerxs en prisión, mantenemos un contacto regular con el mayor número de presxs posible, hacemos visitas y todo cuanto esté a nuestro alcance para evitar que se sientan aisladxs. Con el permiso de lxs presxs, financiamos e iniciamos comités de defensa pro fondos, para emergencias legales o de otro tipo, y organizamos manifestaciones de solidaridad con anarquistas encarceladxs y otrxs presxs.

Creemos, como la mayoría de lxs anarquistas, que las cárceles no tienen ninguna función útil (excepto para el beneficio de las clases dominantes) y deben ser abolidas, junto con el estado. Nos diferenciamos de lxs reformistas liberales de la prisión y grupos como Amnistía Internacional principalmente en dos cosas: primero, creemos en la abolición de ambos, del sistema penitenciario y de la sociedad que la crea, e iniciamos nuestras acciones con eso en mente; segundo, creemos en la resistencia directa para lograr una sociedad sin clases y sin estado.

Grupos como Amnistía Internacional obstaculizan el apoyo a toda persona acusada de los denominados actos violentos, insinuando de este modo que cualquier persona que se resiste a la opresión y toma las armas en defensa propia o durante una insurrección revolucionaria, no es digna de apoyo. El mensaje es claro: no te resistas. Nuestro mensaje es exactamente el opuesto, y eso es lo que trabajamos para apoyar. Compartimos un compromiso con el anarquismo revolucionario en oposición al liberalismo, al egoísmo o al legalismo.

Fuera del trabajo penitenciario, la CNA está comprometida con la resistencia más amplia en la que muchxs de estxs presxs están comprometidxs. Vemos una necesidad real de que lxs anarquistas se organicen de una forma militante, para enfrentarnos al Estado y evitar la derrota. Lo que también se necesita es compromiso con la política revolucionaria. Vemos la creación de organizaciones de defensa anarquistas como la CNA, como parte necesaria del crecimiento y desarrollo de un movimiento de resistencia anarquista, sin separarnos de la lucha revolucionaria, para acabar luchando por una reforma penitenciaria.

Como anarquistas creemos en promover de la acción directa y la organización colectiva en el lugar de trabajo, las escuelas, la comunidad y las calles, como una forma de recuperar el control de nuestras vidas, creando una sociedad basada en el apoyo mutuo y la cooperación.

¡Arrasemos con las cárceles, liberemos a lxs prisionerxs!

Propósito del movimiento

El propósito declarado de la Red de CNA es asistir activamente a lxs presxs en su lucha por obtener derechos civiles y humanos, y ayudarles en su lucha contra el estado, la sociedad de clases, el sistema penal y judicial. El sistema penitenciario es el puño armado del estado, y es un sistema para la esclavitud estatal. No es realmente para “criminales” u otrxs “desviadxs sociales”, y no existe para la “protección de la sociedad.”

Es para el control social y la represión política. Por lo tanto, debemos oponernos a él en todo momento, y en última instancia, destruirlo por completo. La abolición de las cárceles, el sistema de leyes y el estado capitalista es el objetivo final de todx anarquista sincerx, sin embargo, no parece haber ningún acuerdo claro en el movimiento anarquista, para poner esfuerzo activo en ese deseo anti-autoritario. Debemos organizar nuestros recursos para apoyar a todxs lxs presxs políticxs y de la lucha de clases si de verdad queremos ser sus aliadxs, y tenemos que dar más que palabras.

Organizarnos contra el enemigo, el sistema judicial y penal es algo tanto ofensivo como defensivo. Hemos de contar con personas, grupos y las masas de la comunidad. Debemos informar a gran escala a la gente de las atrocidades y la inhumanidad de las cárceles, lo válido de nuestra lucha y la necesidad de su apoyo. Debemos alentar la organización de nuestras comunidades para atacar el sistema penitenciario como una abominación moral y social, y debemos luchar para liberar a todxs lxs presxs políticxs y de la lucha social.

El trabajo defensivo consiste en satisfacer las necesidades de lxs presxs: si esas necesidades derivan de la opresión diaria de las prisiones, la policía, los tribunales, o la represión intensiva por las autoridades del estado, la sociedad carcelaria y de clases. El grupo de apoyo a presxs responde a estas necesidades principalmente en dos formas:

  1. Enseñando a la comunidad sobre la naturaleza racial y de clase de las prisiones y el sistema legal, y cómo luchar contra él;
  1. Formando grupos de apoyo afuera a nivel local y nacional, con el fin de garantizar la defensa y supervivencia de lxs presxs del ataque del enemigo, y de las condiciones inhumanas de reclusión. Debería haber grupos de CNA por todo el continente.

Trabajo ofensivo significa desafiar directamente la existencia de las cárceles, y ese trabajo también consiste en hacer campaña activamente contra las condiciones de las prisiones, y propaganda de los casos reales de prisionerxs políticxs o de lucha de clases, (es decir, presxs encarceladxs por razones políticas específicas, y los que se han vuelto políticamente conscientes de las razones de su opresión en la cárcel, como las víctimas de montajes) a la mayor audiencia posible.

Tenemos que hacer esto con el fin de exponer, avergonzar, aislar, confundir y desmoralizar el sistema jurídico y penal del enemigo, y también para ganarnos a la gente de la comunidad, para que apoye las luchas de lxs presxs.

Algunas de nuestras actividades de protesta incluyen este programa de 15 puntos:

  1. Organizar comités de defensa de presxs políticxs en favor de lxs presxs señaladxs o condenadxs injustamente por los tribunales capitalistas por sus creencias políticas y sociales, o su organización en la cárcel. Para alguien presx en manos del estado por cargos políticos, ¡el comité de defensa es el instrumento más eficaz para luchar por su libertad!
  1. Protestas, marchas y manifestaciones callejeras en favor de los derechos de lxs presxs y en contra de las acciones represivas de las autoridades del estado/sociedad de clases. Tales protestas se llevarán a cabo alrededor y en las prisiones, “correccionales”, cortes (donde los casos de lxs presxs políticxs estén siendo juzgados, o demandas por derechos de lxs presxs estén siendo debatidas), en la Casa Blanca, el Congreso de Estados Unidos, legislaturas estatales, mansiones de gobernadores y otros símbolos de la dominación de clase y de la opresión a lxs presxs.
  1. Escribir comunicados de prensa y celebrar conferencias para medios de comunicación alternativa y radical (y en ocasiones medios de comunicación capitalista), aparecer en las noticias y/o programas de radio para hablar de las cárceles. También se debe dar prioridad a emitir un boletín o periódico de presxs con un enfoque anarquista. De hecho, el viejo “Bandera Negra”, anteriormente órgano del grupo de la Cruz Negra Anarquista en Londres, Inglaterra (que ha dejado de publicarse), se debe retomar. (Recuerdo lo que el boletín “HAPOTOC” y “Bandera Negra” hicieron para dar a conocer y politizar mi caso cuando estaba en prisión.)
  1. Disponer y asegurar materiales de lectura revolucionarios y anarquistas para lxs presxs, y luchar por su derecho a recibir este material si la guardia de la cárcel trata de prohibirlo por cualquier razón.

5.Enviar a lxs funcionarixs de prisiones, autoridades estatales y de la sociedad de clases de todo el continente, una avalancha de telegramas, cartas y peticiones sobre el maltrato de presxs, especialmente lxs políticx, y activistas en prisión (que son “peligrosxs” a los ojos de lxs oficiales de la cárcel). ¡Hazles saber que hay alguien observando todos sus movimientos y que lxs presxs no están solxs!

  1. Organizar una brigada telefónica para llamar continuamente a “correccionales” y otras autoridadades, sobre el tratamiento a lxs reclusxs. Esto es especialmente importante si hay un ataque enemigo a algúnx presx políticx, o una protesta permanente en prisión.
  1. Organizar un fondo de defensa legal para recaudar dinero para los gastos legales y asegurar los servicios de una defensa, donde sea necesario, para asistir a lxs presxs con casos penales o disciplinarios que deriven de su organización en prisión, o el acoso por parte de lxs oficiales de las cárceles.
  1. Organizar y participar en coaliciones con organizaciones sociales, de apoyo a presxs, afro, pro derechos de las mujeres, gay, de la iglesia, de izquierda, y otros grupos diversos, con el fin de integrarlxs a la lucha contra la cárcel en el movimiento general para el cambio social en Norteamérica.
  1. Ayudar a presxs a obtener su libertad condicional o indulto, asegurándoles un lugar para quedarse, un trabajo, algunas referencias o nombres en una petición exigiendo su libertad, cuando son elegibles para libertad condicional, o están buscando la clemencia ejecutiva. Puede que sea necesario llevar a cabo manifestaciones y otras acciones de protesta para exigir la liberación de ciertos prisionerxs que lxs oficiales de las cárceles insistan en mantener encerradxs, a pesar de que legalmente ya deberían haber sido liberadxs.
  1. Organizar un comité de correspondencia de gente que escriba a presxs, averigüe sobre las condiciones de las cárceles, y muestre su solidaridad y preocupación humana. Además de escribir cartas de protesta a lxs funcionarixs de las cárceles, lxs políticxs, los medios de comunicación, grupos de apoyo, organizaciones profesionales o legales y otras personas, sobre las condiciones que se viven en prisión. La CNA también tiene que funcionar como un Comité de Observaciones para entrar en las cárceles, puede visitar presxs, investigar sus quejas, cuestionar funcionarixs, y supervisar las cárceles por violación de los derechos de lxs presxs.
  1. Trabajar contra la pena de muerte y exponerla como un instrumento de genocidio racial, de represión política y de clase. Nunca olvidar a los mártires de Haymarket, Sacco y Vanzetti, y tantxs otrxs condenadxs a muerte “legalmente” por el estado, que así como Mumia Abu-Jamal, han sido sentenciadxs a muerte.
  1. Exponer la falacia del sistema capitalista de policía, de que las leyes y las cárceles son para la protección de la sociedad, o una necesidad social. Deberíamos celebrar foros comunitarios sobre la delincuencia, el sistema penitenciario, el racismo y el capitalismo, para exponer al sistema mismo como el crimen, y para mostrar que no hay otra forma para la paz y la armonía, que la anarquía.
  1. Establecer comités de amnistía de la Cruz Negra por todo el continente, para exigir la libertad y la amnistía de lxs presxs políticxs y de la lucha de clases, además de la abolición de las prisiones.

Exigir la inmediata puesta en libertad de presxs que han cumplido condenas innecesariamente largas.

  1. Exigir el cierre inmediato de todas las unidades de control en las prisiones federales y estatales. Debemos hacer marchas masivas en las cárceles, frente a oficinas de políticxs, en oficinas de “correccionales”. Debemos hacer que el tema de las unidades de control en las cárceles norteamericanas sea un tema internacional de derechos humanos, además de tratar de liberar a todxs estxs presxs en un calendario estricto.
  1. Quienes están fuera del movimiento de apoyo a presxs (y sobre todo en las unidades subterráneas) deben estar dispuestxs a participar en acciones armadas de apoyo. Cuando la vida de lxs presxs políticxs o de la lucha de clases esté en peligro inmediato, deben ser liberadxs por la fuerza. Esta es una medida extrema para condiciones represivas extremas. No se puede tomar a la ligera y sin pleno conocimiento de las consecuencias. Pero debido a la sangrienta guerra del estado contra sus inocentes víctimas, debe considerarse y llevarse a cabo.

Política

Tenemos que evitar el sectarismo cuando se trate de luchar por los derechos y la libertad de las víctimas de la esclavitud de la prisión o del estado. Nuestra política debe ser para trabajar con y para cualquier grupo de apoyo a presxs, siempre y cuando trabajen sinceramente y en unidad con nosotrxs. Hacemos esto con el fin de obtener la mayor cantidad posible de movilización por parte de las personas de apoyo al movimiento a presxs, y los casos de presxs políticxs y de la lucha de clases. Sin embargo, no vamos a subordinar nuestros ideales ni nuestra identidad como anti-autoritarixs y anarquistas a cualquier otra lucha o agrupación. Y no vamos a sostener los ataques o a pedir disculpas por nuestras creencias en un mundo libertario, en lugar de un estado socialista o uno imperialista y occidental. No vamos a moderar nuestra lucha, ni nuestras lenguas con respecto a cualquier injusticia que veamos en cualquier lugar, con el fin de dar cabida a cualquier persona, amiga o enemiga.

Conclusión

En el pasado, el estado estadounidense ha asesinado y encarcelado a demasiadxs de nuestrxs compañerxs anarquistas: Alexander Berkman, los mártires de Haymarket, miembros de la IWW (Industrial Workers of the World) como Joe Hill. Sacco y Vanzetti, Martin Sostre, Carl Harp y tantxs otrxs. También muchxs presxs anarquistar están hoy en prisión, como Ojore N. Lutalo, Shaka Shakur, junto con otrxs presxs políticxs del Black Liberation Army, o Partido de las Panteras Negras, como Herman Bell, Sundiata Acoli, mariscal Eddie Conway. Debemos organizarnos para garantizar que estxs compañerxs (y otrxs aún en prisión) sean liberadxs, e impedir que una represión mayor por parte del estado o de la sociedad de clases imperante tenga lugar.

Por lo tanto, hay que hablar de cómo hacemos que la Cruz Negra Anarquista sea un movimiento de masas contra la represión del estado, uno que pueda contrarrestar el accionar del capitalismo hacia un estado policial, junto con nuestro trabajo en la lucha contra la prisión. No podemos liberar a ningúnx presx sin la construcción de un movimiento de masas que enlace a todas las personas a favor de los derechos democráticos. Por eso he dicho que no podemos participar en la política sectaria. El caso de Martin Sostre en los 70, que a pesar de ser anarquista, no se rehusó a recibir el apoyo de liberales, comunistas, cristianxs, musulmanxs o cualquiera que creyera en la injusticia de su condena, debería ser un ejemplo perfecto. La única razón por la que fue liberado, fue ese movimiento de masas y agitación compuesto por un sector inmenso de la población que exigía su libertad. El gobernador de Nueva York concedió su perdón. Es un suicidio político para unx presx políticx, y el movimiento que le apoye, tomar una posición sectaria y rehusarse a trabajar con otrxs, aunque podamos estar en desacuerdo con vehemencia con ellxs en toda una serie de cosas. Esta es una cuestión de vida o muerte, donde las reglas habituales no aplican. La única cuestión es la libertad de la persona detenida. Tenemos que trabajar con todos los diferentes comités de apoyo a presxs polítics que podrían trabajar con nosotrxs.

No estamos en 1979, la época en la que por primera vez escribí este folleto. No había ninguna CNA en Norteamérica como ahora. Puede haber 50 secciones de la CNA en todo el mundo actualmente. Debemos unirlas en una poderosa tendencia, con su propia prensa, su orientación política y su agenda. Espero que podamos formalizar el grupo, aunque no necesariamente centralizando el movimiento. Necesitamos construir una federación de grupos de CNA para poder arrasar con las cárceles y liberar a todxs lxs presxs políticxs y de la lucha de clases. Podemos construir un fuerte y revolucionario movimiento internacional de lucha contra las prisiones, ya que ahora contamos con activistas en muchos países que están de acuerdo con la CNA. Muchxs otrxs se nos podrían unir, si supieran lo que estamos haciendo.

Esta conferencia también debería incluir a otros movimientos, como observadores y participantes. Algunos de estos grupos son comités de defensa de presxs polítcxs y han trabajado en casos por muchos años, así como el de Geronimo Pratt, Sundiata Acol y otrxs presxs políticxs. Han estado muy aislados y con pocos recursos. Pero también hay grupos del partido comunista, la Alianza Nacional Contra el Racismo y la Represión Política, que por años ha tenido una reputación cuestionable por sus relaciones y por su tibio apoyo a presxs políticxs, a pesar de que cuenta con enormes recursos legales y financieros. Este grupo debe apoyar la liberación de lxs presxs de una manera real, o ser expuesto de la manera más despiadada. Ya no podemos tolerar traidorxs ni oportunistas en esta lucha.

Podemos construir este movimiento revolucionario de CNA, pero si vamos a comprometernos ambxs, presxs y el movimiento afuera. Hay mucho por hacer, esto no es un juego y es muy grave. Pero la alternativa de no hacer nada es todavía más peligrosa: más van a sufrir y a morir. Hagamos una diferencia con una vigorosa red de grupos de CNA.

¡Tendremos nuestra libertad, o nivelaremos la tierra en nuestros intentos por ganarla!

Publicado por Monkeywrench Press y la fundación del trabajador autodidacta de la IWW, Filadelfia.

Este folleto puede ser reproducido parcialmente o en su totalidad por cualquier grupo revolucionario o de justicia social, sin embargo queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido por cualquier medio para gobiernos o corporaciones, incluyendo fotocopias y medios electrónicos.

Lorenzo Kom’boa Ervin es un escritor, activista y anarquista afro, miembro del partido de las Panteras Negras.

Jornadas de indignación Campesina, étnica y popular

Minientrada Posted on Actualizado enn

11988570_1184606521555354_3121594570926310135_n

Bogotá fue una vez más epicentro de las Jornadas de indignación de la Cumbre étnica, campesina y popular evidenciando nuevamente las problemáticas del agro en Colombia.

Nuevamente el campo se tomó la ciudad. Más de 5ooo personas provenientes de diversas partes del país y pertenecientes a distintos procesos organizativos se dieron cita para plantear sus legítimas demandas ante el reiterativo incumplimiento del Gobierno de Juan Manuel Santos y su camarilla de ministros a los acuerdos realizados en pasadas movilizaciones, esto enmarcado claramente dentro de las problemáticas -que revisten un carácter histórico- del campo colombiano, causa substancial del conflicto social, político, económico y armado el cual padece Colombia.

A dos años exactos del paro agrario1, experiencia cúspide de la movilización social y del inconformismo que generó y genera el aparataje neoliberal,  las peticiones recogidas por las organizaciones articuladas en torno a la cumbre agraria campesina étnica y popular son similares, sino totalmente iguales a las de hace dos años. Lo que conlleva a afirmar que el estado  -más preocupado en levantar cortinas de humo como ocurre actualmente con la relación hostil con el vecino  venezolano- ha incumplido sus promesas de intervención a las problemáticas que expresan sectores contrahegemonicos, cosa para nada extraña cuando este responde a los dictados internacionales del Banco mundial, el fondo monetario internacional y otros órganos criminales por el estilo.

Estas peticiones versan sobre problemas puntuales del campo colombiano y no solo este sino la manera como se relaciona con la ciudad, en ese sentido se habla o se exige de un nuevo ordenamiento territorial y la redefinición de la organización de la producción de acuerdo  a las necesidades de las comunidades-Zonas de reserva  Campesina, Comunidades Indígenas-, la no estigmatización y no persecución a líderes sociales, defensores de DDHH y demás, participación directa en la toma de decisiones en temas relacionados al agro, garantías para que los cuerpos de niñas y mujeres no sean botín de guerra, reconocimiento y garantías para ejercer los derechos de las comunidades afro e indígenas, solución estructural a la crisis carcelaria, entre otras2.

Las mencionadas peticiones y  demás fueron escuchadas desde el pasado domingo 30 de agosto hasta el sábado 5 de septiembre en las frías calles Bogotanas, iniciando con la instalación de las delegaciones participantes en el coliseo el campin, pasando por la toma pacifica al ministerio de agricultura los días lunes 31 de agosto y martes 1 de septiembre, la toma a las universidades públicas de Bogotá al día siguiente,  la movilización y el septimazo, jueves y viernes respectivamente, permitiendo la visibilización de sus apuestas. De estos espacios de igual manera se recoge la imperiosa necesidad de seguir avanzando en términos organizativos, articulación de movimientos sociales y en el trabajo serio y real con las comunidades que por años y siglos han y hemos sido  despojados de nuestras tierras y de nuestras mismas vidas, a su vez con la propuesta concreta de desarrollar un PARO NACIONAL para el próximo año llamando a todos los sectores sociales victimas del actual modelo extractivista.

Para nosotrxs es importante demarcar el contexto en el que se realizan estas acciones puesto que es inminente el oportunismo socialdemócrata de sectores que disputaran puestos para alcaldías, concejos, gobernaciones tomando como banderas de campaña las peticiones desarrolladas por los participantes de la cumbre agraria que a la final sostienen esta misma táctica política para el desarrollo de sus agendas programáticas. En ese sentido, desde nuestra perspectiva libertaria acompañamos y apoyamos directamente las justas demandas del campo señalando el problema estructural que tiene que ver con el sistema de producción vigente, así como de la misma manera nos distanciamos frente a las apuestas de pacto y transacción con el régimen y la participación electoral ya antes esbozada.

Es por esto que vemos la imperiosa necesidad de fortalecer los procesos de los movimientos sociales desde las bases que lo integran a partir del  trabajo político en comunidades, agudizando las contradicciones sociales y construyendo nuevas formas de organización no vertical y anti- patriarcal que cimiente desde ya la nueva sociedad, el nuevo mundo que llevamos en nuestros corazones.

Colectivo Contra*informativo Subversión.

[1] https://ccsubversion.wordpress.com/2014/05/03/las-anarquistas-el-movimiento-social-y-el-paro-agrario-etnico-y-popular/

[2] http://remapvalle.blogspot.com.co/2014/03/pliego-de-exigencias-cumbre-nacional.html?m=1

Patriotismo, Chovinismo y otras estupideces

Minientrada Posted on Actualizado enn

imagenAunque no queríamos caer en el cliché de hacer un paralelo entre la estrategia mediática de los medios de comunicación de la élite colombiana, con la Alemania de los 40´s, no podemos tratar de explicarnos esta situación sin tener en cuenta “los 11 Principios de la Propaganda” del Ministro de Propaganda de la Alemania Nacional-Socialista Paul Joseph Goebbels. (http://www.grijalvo.com/Goebbels/Once_principios_de_la_propaganda.htm)

Acá es donde creemos que un ejercicio interesante por parte de una “audiencia Crítica” debe leer estos principios y confrontarlos con lo que recibimos todos los días en los medios, y no solo para esta coyuntura, sino como un ejercicio práctico para analizar todas las noticias.

Se rasgan las vestiduras los portadores de la Dignidad de la patria al ver imágenes de “compatriotas” cruzando el Rio Tachira llevando neveras, camas, colchones y demás, huyendo del monstruo socialista del Siglo XXI. –Principio de la vulgarización-

Salen en Noticieros, revistas, periódicos, redes sociales, en el bus o en la calle diciendo que pobres seres humanos – porque en esa condiciones si son seres humanos-. Llegan al punto rojo de la frontera políticos, periodistas y fuerzas militares a documentar el sufrimiento de estos pobres pobladores. –Principio de orquestación-

Es aquí donde la audiencia ávida de noticias morbosas y del sufrimiento ajeno despierta el más ferviente patriotismo, cerrando el ciclo de la estrategia de propaganda para la consolidación de un modelo homogéneo de pensamiento respecto a una postura ideológica. –Principio de la unanimidad-

Es en lo que se ha convertido todos los espacios de los noticieros privados como RCN, Caracol, NTN24, CM&, Red + Noticias, Cable Noticias, etc. Convertir la información en un burdo análisis de la pobreza y la ruina humana en forma de desplazamiento. –Principio de la transfusión-

Pero más allá de esto, queremos preguntarnos sobre la mal llamada solidaridad que esta situación despertó como un fenómeno a tener en cuenta para explicar una sociedad con instintos tan morbosos como la sociedad colombiana (ojo! Hablamos de sociedad colombiana solo a los pobladores de las grandes urbes de Colombia, ya que es allí donde reside el público objetivo de estos grandes medios).

Como anarquistas creemos en la solidaridad efectiva que se crea en situaciones de dificultades en donde aflora el sentimiento de empatía para acompañar, apoyar, y luchar por el oprimido, como no lo han enseñado las múltiples experiencias internacionales y nacionales de solidaridad efectiva, como la campaña en solidaridad con Sacco y Vanzetti aprovechando que acabamos de pasar por la “Semana Internacional de Solidaridad con lxs Presxs Anarquistas”.

En los grandes medios, los políticos de siempre, que casualmente también son los de turno, pero por coyunturas se van rotando en las cámaras y papeles para hablar de ciertas problemáticas, van a mostrar “solidaridad” con nuestros compatriotas oprimidos por el yugo del CastroChavismo, es decir, por Maduro –Principio de simplificación y del enemigo único-, preocupándose por la situación de los desplazados, que ¡No es la primera vez que son desplazados!.

Las pobres familias que cruzan el rio llevando consigo una cantidad de muebles y enseres, Ahora viven en ranchos de Plástico, hacinados en un polideportivo, sin vivienda y sin educación. -Principio de la exageración y desfiguración-

¿Pero donde estaban cuando estas mismas personas comenzaron a hacer estos mismos ranchos, solo que en lata al otro lado de la frontera tomándose tierras y ocupándolas para tener un lugar donde vivir?.

Es allí donde nos preguntamos, qué significado tiene la palabra solidaridad para ellos, acaso estos mismos hipócritas se solidarizaron con los desplazados del Quimbo? Como las desplazadas del Cauca?? O con los miles de desplazados del campo o los desplazados intraurbanos?? OBVIAMENTE NO! -Principio de la silenciación.-

Sabemos que la situación en la frontera siempre ha sido problemática y en los análisis más progresistas se habla de picos de conflictos en las fronteras, donde se explica que la situación actual se debe a la temporada electorera que se aproxima en los dos países, pero nadie ha dicho, que el problema de la Frontera es en sí mismo la frontera y la división territorial impuesta que allí se maneja.

Ahora si los medios y los políticos se preocupan por las familias que se han constituido entre los dos países, ahora si hacen profundos análisis de la situación económica que allí se maneja, pero no profundizan en el modelo que genera todas estas problemáticas. Es el ESTADO, o más bien, LOS ESTADOS, los mismos que generan estas situaciones difíciles de contrabando y de conflicto social, en donde los verdugos que en este y en muchos casos se les puede identificar como Fuerzas Armadas, son los actores principales.

Se rasgan las vestiduras pensando en que la Guardia Venezolana es corrupta, pero no piensan que si pasan mercancía tienen que tranzar tanto con los militares Venezolanos como con los Colombianos, o es que lo que nos dicen los medios, es que debemos como “Colombianos” preocuparnos porque la tarifa de corrupción en Venezuela no está en “su justa proporción” como en Colombia???

Si le hiciéramos caso a los medios como creadores de opinión que son deberíamos:

*Mostrar empatía y solidaridad SOLO Y EXCLUSIVAMENTE con una persona que está sufriendo porque nació en un mismo pedazo de tierra, que va hasta donde algún rico en algún momento de la historia pacto con otro rico de una tierra más para allá.

*Pensar que la amenaza de injerencia extranjera es unidireccional, es decir, que si existe un político una disidencia política y armada de izquierda, incluyendo insurgencia, responde a los intereses del Castro Chavismo, pero que si existe una disidencia política y armada de la derecha en otro país, es un invento de Maduro, es sus delirios.

Cosas que quedan flotando:

Con que criterio político el POLO se adhiere a la declaración de Calamidad Nacional, para hacerle frente al CastroChavismo, junto a el Santismo y al Uribismo? Esta vez los análisis de los medios tienen razón, esta gente se mueve por el circo electorero al que vamos a entrar, una vez más queda demostrado que el Polo se convierte en la Derecha de la Izquierda.

Charla – Te hablo desde la Prisión-

Minientrada Posted on Actualizado enn

Presentación de la Campaña “Félix a la Calle”

[Enmarcada en la Semana Internacional con lxs presxs anarquistas -23 a 30 de Agosto-]
Evento en Facebook: https://www.facebook.com/events/1455686638071357/

Te hablo desde la Prisión

Plantón Solidaridad con las Compañeras del Movimiento social y popular “Congreso de los Pueblos”

Posted on Actualizado enn

Hoy, nuevamente y ante el actuar criminal del gobierno nacional sustentado por la trasnochada retórica de paz, la Solidaridad se hizo efectiva y real. Desde las 9 AM cientos de personas de distintas organizaciones y movimientos políticos nos dimos cita al frente de los juzgados de Paloquemao con el fin de brindar nuestra rebelde voz de apoyo hacia las y los compañeros detenidos pertenecientes al movimiento Congreso de los Pueblos. Es ahora más que nunca que extendemos nuestro llamado de solidaridad y apoyo hacia las y los compañeros detenidos. Insistimos en el llamado a no claudicar, a seguir en pie de lucha contra el capital y consolidar un movimiento social y popular unido y capaz de hacerle frente a los embates del Estado.

 

Apuntes sobre la situación en Grecia

Posted on Actualizado enn

Con más expectativas que esperanzas nos encontramos hoy con la noticia del referendo de Grecia. En el se le preguntaba a la población si querían ajustarse a las propuestas establecidas por la “Troika”, conformada por tres de las organizaciones criminales más grandes del planeta, la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).Estas organizaciones establecieron al estado griego una serie de medidas económicas y de ajustes, tales como: el recorte en el presupuesto de lo que queda del Estado del Bienestar y perpetuar las políticas neoliberales que desde Alemania se vienen impulsando en la Unión Europea.

GriegosEl Negocio Socio

El negocio es sencillo, la “troika” desarrolla políticas para proteger los demenciales intereses financieros, pasando la deuda del sector privado (los Bancos) al sector Público (gobierno). Dichas políticas se presionan con el otorgamiento de créditos que estas 3 organizaciones multinacionales presenta como bote salvavidas al estado en crisis. Al ser su principal interes el generar más ganancias, plantean una hoja de ruta para el pago de estos créditos con beneficios a las grandes potencias, por lo que se crean “propuestas” que son más imposiciones de austeridad, en las cuales como le sucedió a Portugal y a Chipre, les condicionan el manejo de sus propias finanzas, estableciendo recortes en los sueldos y las pensiones, aumento de impuestos, despidos y privatizaciones. Es decir, en resumidas cuentas, ellos, la “troika”, generan la crisis, posterior a esto con otra fachada se van de “salvadores” otorgando créditos que pagan los ciudadanos de a pie, y ellas mismas se generan las ganancias a costa de la gente trabajadora del pueblo Heleno.

Ante todo este panorama que sugerimos estudiar más, ya que es muy parecido a lo que nos pasó en los años 90´s cuando se le dio vía libre a la entrada de las políticas Neoliberales presionadas por Washington, pero que nosotras o más bien nuestros padres no supieron leer, el Gobierno Griego, un gobierno con posturas “radicales” pero que no pasa de la socialdemocracia, a decidido escuchar al pueblo, llamando a un referendo en que se votará por el “OXI”, es decir el No a las políticas de presión que la Troika les había sugerido para que pagarán la deuda antes del 30 de Junio del presente año.

grecia
Lo que defiende la Social Democracia de SYRIZA

Resultado: El pueblo ha decidido

El PUEBLO decidió hacerle pistola a la Troika, y decirle NO, pero bueno, hablemos de ese pueblo y ese NO. En principio la población que votó fue el 62.5% de los 10 millones de griegos que podían votar, esto es un poco menos de 4 millones de griegos a los que no les importo o no pudieron votar por las causas que sean, un síntoma ya conocido en la democracia participativa. Por otro lado se encuentra que lo que realmente la gente decidió, decirle NO a las propuestas que la Troika presento antes del 30 de Junio, no fue explícitamente a las políticas y artimañas que la Unión Europea en sus 30 años ha apostado a las economías más débiles que la integran. Ahora SYRIZA, esta coalición de la Izquierda Radical griega debe sentarse nuevamente ante sus verdugos de siempre que posiblemente suelten los cabos un poco para no perder su plática y así dilatar los pagos de Grecia ante sus acreedores un poco más, en realidad lo que Grecia se jugó hoy no era su Dignidad, como los Gobiernos Socialdemócratas de todo el mundo festejan, lo que Grecia se jugó fue el aplazar un poco más el pago de su deuda.

Es claro que lo que se está generando acá es una oportunidad única , y como anarquistas lo sabemos, el poder denunciar y atacar de frente las políticas criminales de estas organizaciones, pero no solo eso, atacar y enfrentar la misma estructura que genera estas políticas, sin embargo esto lo veremos con el tiempo, en el que el pueblo griego, y no sus gobiernos, le hagan frente a la “Troika”, generando economías alternativas y diciendo de una vez por todas que la Economía mundial no puede ser dictaminada por unas cuantas, sino que debe construirse en lo más local, impulsando cooperativas solidarias y economías autogestionadas, que vuelvan obsoletas las propuestas totalitaristas de la “Troika” y de la Unión Europea.

Algunas reflexiones entorno a los diálogos de paz entre el estado colombiano y las FARC-EP

Posted on Actualizado enn

reflexionea

Desde noviembre de 2012 se presenta un escenario de altísima importancia para la vida social y política de la sociedad colombiana: los diálogos de paz entre las FARC-EP y el gobierno nacional. Las dos fuerzas antagónicas, ninguna derrotada ni en el terreno político ni en el terreno militar, ponen sus cartas y empiezan a desarrollar tácticamente su estrategia con el fin de alcanzar concepciones divergentes entorno a la paz. Para unos:  la llamada paz con justicia social representada en algunas reformas y reivindicaciones en el marco de la democracia liberal burguesa, y para otros, la pax romana o paz de los sepulcros que se traduce en  generar confianza inversionista y cohesión social como buenos alumnos del despótico gobierno predecesor encabezado por el gamonal del Ubérrimo. En fin, lo que se encuentra en dispuesta es  la paz como hecho político y sus consecuencias, en donde por un lado se imagina un país en paz, prospero abierto de par en par a los grandes capitales transnacionales sin ningún tipo de resistencia y por el otro una incursión abierta en el circo electoral, desde donde se podrá continuar con el programa que se ha venido construyendo 50 años atrás, este escenario posterior llamado Posconflicto dotado de una  estructura y una significación teórico-práctica de parte y parte, donde se despliegan todas sus fuerzas tanto políticas como sociales.

La estrategia política de la insurgencia ante el inminente empate militar en condiciones asimétricas que la llevan a invertir la fórmula de Clausewitz(1), es decir, ya no es la guerra la continuación de la política por otros medios sino la política como continuación de la guerra por distintos métodos   lo que ha generado el contexto actual de diálogos de paz en La Habana, Cuba con el fin de poner fin al conflicto social, político, económico y armado, que por cierto valga decirlo, nosotrxs como anarquistas hemos analizado muy superficialmente sin encontrar una postura medianamente  unificada que guie la lectura y análisis de coyuntura con respecto a este proceso social e histórico.

Si bien es cierto que la insurgencia propició el espacio de diálogos para una solución política negociada al conflicto social y armado dejando importantes avances en temas de vital importancia para el país, también lo es que muchos de los frutos de este escenario  son acumulados políticos capitalizados por el  régimen >>no en vano este señor Santos el de los falsos positivos esta otros cuatro años en la casa blanca/Nariño>> llevando la delantera al contar con dos fuertes aparatos de Estado: los medios masivos de comunicación- por ende la hegemonía en la formación de opinión pública- y las FFMM adiestradas desde el imperio del norte, con especialización en la nefasta escuela criminal de las américas y con énfasis en violación a los DDHH y al DIH. Binomio este de muerte que es base fundamental en lo que el profesor Renán Vega Cantor se dio en denominar Contrainsurgencia Nativa (2) eje transversal al proyecto político criminal  de la burguesía criolla desde hace ya bastante tiempo. De otra parte,   las discusiones en la mesa de diálogos se dan en un relativo equiparamiento de fuerzas –con varios matices valga aclarar- , y por ende, lo que se está llevando a cabo en La Habana Cuba es la expresión de las tensiones entre dos fuerzas en disputa que ineludiblemente se van a seguir encontrando  en el terreno de lo militar con el respectivo derramamiento de sangre que ha bañado, baña y bañara el territorio nacional sino hay una contraposición política real por medio del desbordamiento y radicalización de las demandas en el movimiento social.

Así pues, volviendo a la inversión de la fórmula de Clausewitz: La continuación de la guerra por medio de la política, no es novedad pues han pasado por distintos procesos infructuosos  que le dan a estas conversaciones un marco de referencia histórico: La Uribe, Meta 1984, Tlaxcala-México/Caracas-Venezuela 1990 y San Vicente del Caguan 1998. Siendo  la participación política real de los diversos sectores sociales el nodo  de relieve y disputa en  la agenda de los diálogos para la terminación del conflicto y por una paz estable y duradera(3), el punto en el que  nos separamos  tajantemente de lo hasta ahora propuesto en consonancia con  nuestra perspectiva ideológica anarquista  ya que mientras la insurgencia volca sus aspiraciones a la participación política en el establecimiento recurriendo al parlamentarismo- vieja fórmula de gustillo entre  los partidos comunistas del continente concibiendo la acción política en los términos delineados por la ideología burguesa, a lo que nosotrxs como anarquistas insistimos claramente y contraponemos, es la importancia del trabajo de base e inserción social como apuestas políticas que radicalicen los movimientos políticos y sociales dentro de la correlación de fuerzas en medio de la lucha de clases y más ahora cuando se avecina otra función del circo electoral en el que ya se anticipan los  actores principales en la tragicomedia electoral del 2018, pues no es secreto que todas las maquinarias políticas empiezan a mover sus fichas dentro del ajedrez político.

Con o sin participación política, firmados o no los acuerdos, la lucha de clases sigue su rumbo y Colombia no va a dejar de ser el tercer país más desigual del mundo ni el 70% de la población que es la que está sumida en la pobreza dejará de estarlo y tampoco existirá trabajo para ese 50 % de la población económicamente activa que está en condición de desempleo. Tenemos que avanzar en la búsqueda de la verdad y la reparación no cayendo en el juego de las  culpabilidades perse, en realidad,  es mediante acciones que presionen como la  desclasificación de archivos mohosos y demás documentación intencionalmente restringida que podríamos iniciar la búsqueda de la verdad  y justicia para  los 6 millones de campesinos desplazados que esperan volver a sus tierras, obviamente no solo a volver a poseer sus tierras sino a que las condiciones en las que estas se trabajan y se producen sean con una dinámica diferente a las condiciones en las cuales estos partieron,  y de esta manera ir contribuyendo a un verdadero proceso de reconciliación que no se agota allí pero que indudablemente se hace más que necesario. Entre tanto, es igualmente importante la  necesidad de ver la magnitud real del conflicto y alcanzar el cese bilateral que exige la insurgencia, el cual no se soluciona  solamente mediante el desminado unilateral como pretende la oligarquía criolla, sino que también pasa por que el estado reconozca su papel activo en contra de las marginadas, según Naciones Unidas solo por mencionar un ejemplo, en el último periodo se han registrado 57.200 casos de desaparición forzada (4) con lo cual salta se recalca la agudización de la lucha y que plantea un panorama en que las condiciones de la guerra distan bastante de encontrar las condiciones reales para su terminación.

Empezar a desescalar el conflicto y alcanzar el cese bilateral al fuego no es cuestión de negociación entre dos  fuerzas. Es ante todo un asunto  de acción, y es precisamente allí en donde seguramente habría que replantear la estrategia político-militar, pues es necesario el fin del recrudecimiento del conflicto en los términos que las clases dominantes del País y sus amos imperiales están dispuesta a mantener  ya que les puede abrir múltiples accesos a la generación de ganancias como el mismo hecho de hacer de  la guerra y su subsecuente industria militar un rentable producto de  ingresos para el capital. En ese sentido, el fin del recrudecimiento del conflicto debería pasar por la acción política anti-militarista/guerrerista impulsada desde el movimiento social  colombiano, ( reflejado en la de autodeterminación de las comunidades indígenas, zonas de reserva campesina, procesos de objeción por conciencia, campañas por el desmonte de los aparatos represivos. etc) paralelo a la avanzada en la confrontación en zonas de control paramilitar y en territorios donde tienen cabida las empresas transnacionales <custodiadas por aproximadamente 90 mil efectivos de las FFMM con el fin de cuidar la infraestructura y las ganancias de estas>, como herramienta de presión ante las mismas demandas que la misma base o el movimiento social sostenga.

Para nosotras es clara la vocación de Paz que ha mostrado el Gobierno Santos, con acciones tales como las desapariciones, la ofensiva en diálogos preliminares contra las cabezas del secretariado, y las políticas permisivas con el capital transnacional, entre otras. En Consecuencia, consideramos que la lucha sea por los medios que sea debe enfocarse en construir con la gente un fuerte movimiento Anticapitalista compuesto por las campesinas, obreras, estudiantes y marginadas en general. Un movimiento que tenga la contundencia de  que así se firme la paz, se levante la mesa o se consiga el Cese Bilateral,  asegure que las luchas van a continuar ya que una paz que se encuentre en consonancia con las necesidades de todos los sectores explotados sólo es posible mediante la lucha organizada en la que se puedan recoger tanto quienes valientemente se levantaron hace décadas en campos y veredas contra un sistema que le negó la vida digna hasta quienes hoy por hoy somos hijos de esa historia de violencia. La paz llegará con la resolución de las condiciones de opresión y desigualdad que dieron origen al conflicto  en este pedazo de tierra que llamamos Colombia gestando un nuevo tipo de organización social que evidentemente no se materializara con las prebendas que ofrezca la oligarquía criolla.

  1. Carl Philipp Gottlieb von Clausewitz(Burg, ducado de Magdeburgo, 1 de julio de 17801 – Breslau, Silesia, 16 de noviembre de 1831) fue un militar prusiano, uno de los más influyentes historiadores y teóricos de la ciencia militar  Es conocido principalmente por su tratado De la guerra, en el que aborda a lo largo de ocho volúmenes un análisis sobre los conflictos armados, desde su planteamiento y motivaciones hasta su ejecución, abarcando comentarios sobre táctica, estrategia e incluso filosofía.

2. Vega Cantor Renán, Profesor Titular Departamento de Ciencias Sociales, Universidad Pedagógica Nacional, Bogotá.  La dimensión internacional del conflicto social y armado en Colombia injerencia de los estados unidos, contrainsurgencia y terrorismo de estado.

http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/descargas/comisionPaz2015/VegaRenan.pdf

3. Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera

https://www.mesadeconversaciones.com.co/sites/default/files/AcuerdoGeneralTerminacionConflicto.pdf

4.Colombia: ONU reconoce más de 57.200 desaparecidos, victimas buscan a cientos miles de miles.

http://www.argenpress.info/2011/06/colombia-onu-reconoce-mas-de-57200.html

Un mensaje para los hombres anarquistas – Molly Tov

Posted on Actualizado enn

aDicen que el trabajo de una mujer nunca termina, y me veo aquí escribiendo un artículo que debería estar escribiendo un hombre. Pienso, que tal vez ese dicho puede ser verdad.

Las mujeres han sido analizadas, explicadas , contenidas, ridiculizadas, calladas, usadas, abusadas y violadas por nuestros ‘hermanos’, hombres auto-nombrados anarquistas y auto-proclamados revolucionarios. Todos los hombres anti-sexistas se encuentran listos para saltar encima cuando una persona hace un comentario sexista en un espacio anarquista, pero dejarán escapar esos mismos comentarios cuando estén cerca sus amigos no tan ‘P.C’ (Políticamente Correctos). Hay hombres que gritan su rabia en contra de violadores, pero cuando sus amantes dicen que no, la coerción es algo usual, y no se considera una violación, porque ellos son ANTI-SEXISTAS. Hay hombres que usan la retórica anti-sexista para ligar con mujeres. Hay hombres que desafían a los demás a prestar atención a su propia mierda y cuando alguien lo hace con ellos, activan el modo defensa y se horrorizan de que alguien pueda decir que ELLOS estaban haciendo algo mierdoso, en vez de pensar sobre la situación y empezar a trabajar en ella.

Tod*s nosotr*s sabemos que todos los hombres son sexistas, así como todos los blancos son racistas. Por como es nuestra sociedad, las personas blancas todavía poseen privilegios sobre las personas de color, y los hombres todavía poseen privilegios sobre las mujeres, y una vez nacid*s y criad*s en ese proceso es increíblemente difícil romperlo, especialmente cuando te olvidas de mirar hacia ti mism*. Una vez que los hombres se auto proclaman ‘REVOLUCIONARIOS’, piensan que al conocer que un problema existe, no son parte de el, y sí lo son.

Como siempre, hoy como ayer, el sexismo es un tema secundario. Parece que todo está organizado en cierto orden de importancia – hecho por quien? -. Algo así como “Primero vamos a luchar contra el racismo, pues ya sabemos cómo golpear a los nazis, y entonces después quizá vamos a pensar sobre el sexismo, el capitalismo u homofobia, cualquier cosa de estas que afecte menos nuestros privilegios. Y después de eso, si hay tiempo, y paramos con la cerveza, podemos leer sobre especismo, etarismo, o discapacidad. Como nosotros somos geniales, vamos aprender un poco sobre todo eso para perfeccionar nuestras habilidades para el próximo encuentro”.

¿Que carajos pasó con la igualdad? ¿Cómo fue que algunos ‘ismos’ se hicieron más importantes que otros? una se pregunta. ‘Cómo ser genial en la escena política, y mientras tanto mantener nuestros privilegios tanto como sea posible’ – búsquelo ahora mismo en la librería comercial más cercana-.

Es lamentable cuando llega al punto en que no queremos pensar en nadie además de nosotr*s mism*s o en el status quo del P.C. Lo que me lleva otra vez a la conclusión de que todos esos hombres ‘feministas’, que se preocupan tan amablemente de las mujeres (o por lo menos de fornicar con ellas), solamente lo son hasta el punto en que eso no afecte sus privilegios. Así que yo desafío a los AUTO-PROCLAMADOS hombres anti-sexistas a pensar en verdad sobre cuán lejos van los discursos que ellos proclaman tan bien, si quizás intentarán preguntar a sus mejores amig*s o amantes cuán sexistas son ellos.

¿Te ofendió este artículo? ¿usas tu conocimiento de la opresión de otr*s para hacer un cambio, o solamente para generar una buena impresión? ¿Te sientes desafiado cuando una mujer habla? ¿Has pensado si todo está bien cuando tocas a alguien? ¿Te incomoda cuando una mujer te pide que revises y enfrentes tu propia mierda sexista? Bueno, aguantátelo, tú has elegido el termino ‘revolucionario’, no yo.

Hasta que empecemos a vernos a nosotr*s mism*s como el problema (como parte del problema) y hasta que hayamos verdaderamente empezado a hablar y escuchar los problemas de un*s y otr*s y a trabajar en ellos, el cambio revolucionario quedará siempre como un sueño distante.

Entonces, la última pregunta que queda es ¿Cuantos artículos necesitamos para que los hombres empiecen a trabajar en su propia mierda? ¿No estás cansada de escuchar y leer sobre eso (será que ellos se toman aunque sea un poco de tiempo para pensar en eso)?

¿Quizá Smith e Wesson (1) hacen un mejor trabajo?

Al menos PAREN de considerarse a si mismos ‘revolucionarios’. TÚ NO ERES MI COMPAÑERO.

publicado en la revista anarquista ‘Profane Existence’

1 Smith & Wesson es una marca de armas de fuego, y la frase es uno de sus slogans.

Una Triste Víctima

Posted on Actualizado enn

Bty…Hace 24 años, los bogotanos se despertaron con este relato:

Una Triste Víctima[1]

“Que un estudiante, más si es mujer, muera bajo las balas de la autoridad en incidentes bien conocidos, es grave. Duele a los colombianos. Pero que caiga víctima de su propio invento, herida por una bomba terrorista, posiblemente fabricada por ella misma en unión de sus compañeros, es monstruoso. Si hubiera lógica, los estudiantes, inclusive aquellos que tomaban parte en la absurda protesta, se deberían autocensurar y organizar un movimiento de repudio similar a los que montan cuando la Policía, en defensa del orden, los frena en sus peligrosas manifestaciones. Ser víctima del estallido de una bomba destinada y nadie puede negarlo a destrozar a la fuerza pública, en un régimen democrático que ha concedido a la oposición los máximos derechos, es absurdo. Aun en estas demostraciones nos estamos quedando atrás. Se protesta en las universidades de otros países por hechos concretos. En Colombia todavía la batalla es contra el sistema.”

Es así como el Periódico El Tiempo hacía el análisis de la muerte de “La Negra”, como sus compañeros la llamaban, joven estudiante de 22 años que cursaba último semestre de Trabajo Social, en la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá. Ella, joven anarquista, se encontraba junto con otra compañera realizando su tesis de grado titulada “Descripción y análisis de los grupos políticos que han hecho presencia en la Universidad Nacional en el periodo 1985-1991”, y por ello estaba esa tarde del 16 de Mayo, protestando en conmemoración de la masacre y desaparición de estudiantes que se produjo en ese mismo campus, 7 años antes, ese campus que ella y sus compañeras transitaban cada día.

Esa mañana ella y un centenar de estudiantes salieron a romper con la rutina, a enfrentar el olvido y a señalar el terrorismo de Estado engendrado en sus asesinos más visibles: la policía. Fue allí cuando un disparo y posterior explosión desconcertaron a las manifestantes, entre las cuales estaba ella. Su cuerpo cayó en la entrada de la calle 45 y fue trasladado a un centro de Urgencias donde falleció. Su Alma y su espíritu quedaron grabados en las memorias de los estudiantes que durante décadas han participado en ese mismo punto de manifestaciones y que como ella, y bien El Tiempo lo señala, “En Colombia todavía la batalla es contra el sistema

Sigue el análisis de este medio estigmatizando la figura de Beatriz, tildándola de “niña terrorista”:

“La niña terrorista, Beatriz Sandoval, muchacha joven, agraciada, de una clase media muy común en Colombia, se enfrenta a la injusticia social. Otra, Liliana Santamaría, de condiciones similares, también cumple una tarea con el mismo fin, pero completamente contraria en su procedimiento. Mientras Beatriz Sandoval se enervaba frente a la injusticia, buscando con su protesta sangrienta un nuevo orden, su compañera en la conquista de una posible igualdad curaba a los gamines, los llevaba a su casa, les despojaba de comunes e inmundos piojos, mientras vertía desinfectantes en olorosas heridas. Una recorría el camino de la muerte; la otra el de la vida. La motivación igual. El fin diverso.”

Beatriz, estamos seguros, se enfrentaba a la injusticia social, con la academia (era reconocida por sus compañeras como una buen estudiante, no por tener un promedio alto, sino por tener una devoción al conocimiento[2]), con la palabra, con los sueños, las esperanzas. Y una muestra de ello es que precisamente estaba allí recordando a las compañeras desaparecidas y masacradas y señalando como debe ser al culpable: el sistema, que irrisoriamente el mismo medio pretende desfigurar y restarle responsabilidad, guiando a la juventud a confrontarle de manera tímida, eso sí, dejando en claro que la injusticia Social se puede “curar en forma parcial, porque totalmente es imposible…”.

Termina la noticia recitando “Para Beatriz, solo existe la oscuridad. Para Liliana, la luz esplendorosa de la bondad y la esperanza. Cabe una pregunta: Cuál camino debe seguir la juventud?”. Y es claro que para Beatriz solo existe la oscuridad, la oscuridad de la Impunidad, del asesinato extrajudicial, del crimen de Estado que con la desinformación se confabulan para olvidar.

Pero es allí donde la memoria ilumina el camino, y nos hace reflexionar ¿Cuál camino debe seguir la Juventud?, ¿Aquél ilustrado por un medio de comunicación al servicio del sistema el cuál es el portavoz de una estructura criminal y autoritaria?

Cabe reflexionar el camino que creemos debemos asumir los jóvenes, el camino constante de construcción de otro mundo, donde la competencia, el individualismo y la sed de ganancia serán cosa del pasado. Creemos que los jóvenes debemos asumir un papel crítico y revolucionario en la destrucción de este mundo de mentiras, y sus principales formuladores –los medios masivos de comunicación- por ello creemos que el movimiento social debe ser su propio constructor de medios de difusión y de forjadores de opinión, haciendo un trabajo crítico, difundiendo la voz de las oprimidas y desposeídas, construyendo Comunicación para la confrontación.

[1]                Nota publicada el 19 de Mayo de 1991 en El Tiempo. http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-85766

[2]        http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-85134

DE PAROS, HUELGAS Y BUROCRACIAS SINDICALES

Posted on Actualizado enn

Reflexiones en torno a las luchas del sector educativo en Colombia, la multisectorialidad y la acción directa popular

11209707_1113401178675889_6025932849442470632_nLa situación actual en Colombia en el sector educativo ha estado girando en torno a una serie de conflictos, coyunturas y escándalos que sacuden el magisterio, las universidades públicas y los colegios en diferentes territorios del país. Por un lado ha concluido la etapa de pre-negociación de dos de estos conflictos -por lo menos en lo que respecta a las direcciones sindicales y los actores con los que se interlocuta directamente-, a saber, la asamblea permanente de las trabajadoras de la Universidad Nacional, impulsada por el Comité Pro-Mejora Salarial, y el paro de los profesores agrupados dentro de la Federación Colombiana de Educadores. Así mismo empieza con pisada fuerte las movilizaciones, dinámicas de asamblea permanente y paros estudiantiles en universidades como la Industrial de Santander, la misma Universidad Nacional, la Pedagógica Nacional (cuyas peticiones tienen relación directa con el paro del magisterio), el Politécnico Jaime Isaza, la Unicordoba, Unipamplona, y que se han saldado con victorias en las ultimas semanas en la Unillanos. Tampoco podemos pasar por alto las demandas y procesos de movilización de profesores universitarios en la UIS y la USCO, o la protesta que han impulsado estudiantes de secundaria, sobre todo en el marco del paro nacional docente o por demandas locales, que se ha manifestado con diferentes tomas a centros educativos durante los últimos meses, como ha venido sucediendo en Bogotá en localidades como Kennedy, los Mártires o Usme.

Esta arremetida de los diferentes estamentos educativos debemos entenderla y dimensionarla a través de dos ejes coyunturales: por un lado los diálogos de paz entre las insurgencias y el gobierno, y de otro lado, la imposición del Plan Nacional de Desarrollo del gobierno Santos para el periodo 2015-2018. Estos dos escenarios representan claramente las dos perspectivas de país, a groso modo y dejando de lado por un momento los matices interinos, de la burguesía criolla y de los movimientos sociales. Así, mientras desde el sector educativo se hace énfasis en el papel de la educación en la construcción de alternativas al actual conflicto armado, el gobierno no duda en arreciar la guerra contra los movimientos sociales (que se manifiesta en el caso particular con el trato militar a las demandas de profesoras y estudiantes, así como en el uso recurrente de la herramienta paramilitar, auspiciada entre otros por directivas de universidades, como se ha denunciado en la UIS o en la Unicordoba); de igual forma, los estamentos organizados dentro de universidades y colegios seguimos insistiendo en la necesidad de desfinanciar la guerra para mejorar la educación pública de carácter gratuito, mientras al mismo tiempo el gobierno insiste en la privatización a través de su nuevo Plan de Desarrollo y políticas como el programa “Ser Pilo Paga”, que transfiere recursos a la educación privada. En el mismo PND se hace la salvedad en la primera página de que ha sido pensado para seguir los lineamientos de la OCDE, grupo selecto de países al cual el Estado Colombiano pretende entrar, lo que ya nos ubica las coyunturas dentro del panorama superestructural del sistema: la inclusión de Colombia en el nuevo mercado internacional, ocupando su papel dentro de la división internacional del trabajo. No sobra también recordar que precisamente un amplio sector de FECODE llamó a votar por Santos el año pasado, impulsados por la necesidad de continuar los dialógicos de paz, mismo sector que tiene también responsabilidad política por la negociación que vendió el paro de docentes, dinámica que se repitió con un amplio margen de organizaciones estudiantiles que hoy se limitan para construir un movimiento estudiantil verdaderamente fuerte, mientras no escatimaban esfuerzos en las anteriores elecciones y que descaradamente apoyaron la reelección de Santos, al tiempo que se padecía un reflujo estratégico por la falta de dinamismo con problemáticas locales.

Para quienes nos pensamos una alternativa autónoma desde los movimientos sociales ha sido importante abordar estos dos ejes con mayor profundidad a lo que ofrecen los sectores reformistas e incluso las mismas insurgencias (que en el caso concreto de La Habana parece centrarse en gran medida en el tema de la Participación Política), intentando partir de una critica antiestatal a los diálogos de “paz” y al modelo de país que se piensa el Estado y se materializa ahora con el PND. En esa misma linea es importante que desde nuestra perspectiva política e ideológica podamos posicionarnos en torno al paradigma de la educación en el sistema actual de cosas y nuestras posturas frente a los diferentes conflictos que se han venido forjando al calor de la lucha organizada, pudiendo plantear propuestas concretas y estratégicas para los tiempos actuales y venideros:

Multisectorialidad social y educativa; la construcción de banderas de lucha conjuntas:

Debemos partir de la significación misma que tienen los procesos de resistencia, de sus alcances y limitaciones. Desde el paro nacional universitario del 2011 el sector educativo a nivel nacional había presentado cierto reflujo, en una retroceso que ha significado perder la capacidad de disputa frente a temas que nos conciernen en lo inmediato (como el acuerdo 2034 que parece haber pasado relativamente por desapercibido), mientras movimientos como el agrario y los indígenas han venido aumentado su beligerancia y perspectiva de acción, especialmente durante el Paro Nacional Agrario del 2013 y las diferentes protestas en el Cauca, Catatumbo, Arauca y otras regiones del país. Es de aquí de donde debemos partir para poder pensarnos como sector educativo dentro de los movimientos sociales: es importante ubicarnos dentro de grandes abanicos de lucha, unificando demandas y articulando banderas. Ello no pasa por simple comentario, como hemos visto, una derrota ahora mismo implicaría un nuevo reflujo que nos daría un paso atrás durante un par de años más, mientras que una arremetida social en este momento podría ubicar al pueblo organizado en una nueva dimensión de disputa, le dotaría de nuevas esperanzas y ampliaría horizontes.

A la hora de hablar de unidad debemos también ser críticos con la manera en que se ha tratado el problema desde algunos actores que hacen parte protagónica de los movimientos sociales, especialmente en el como se entienden a si mismas las supuestas “vanguardias” (reproduciendo recelos y sectarismos) y su relación con el aspecto electoral, que fue tan crucial durante las anteriores elecciones presidenciales y que muy probablemente vuelva a ser eje de discusión en las siguientes contiendas regionales. Cuando hablamos de una unidad de los sectores en lucha debemos partir de un concepto federalista, que respeta la autonomía cuando parte de mínimos colectivos sin negar el papel de lo particular. Así, el concepto de multisectorialidad nos puede ser de ayuda para articular a los movimientos sociales en el país, y el particular, al sector educativo, quizás de una manera similar a como se ha planteado la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, conservando criticas constructivas y propositivas.

Entender la articulación de las luchas de los estamentos educativos a nivel nacional (profesores, trabajadoras de centros educativos y estudiantes de secundaria y educación superior, incluso de los mismas madres y padres de familia, así como de las comunidades que tienen vínculos directos con escuelas y universidades) es entender que las banderas de lucha nos unen bajo propósitos concretos:

Para construir esta multisectorialidad educativa debemos partir de las demandas de resistencia que nos unen: el rechazo a cualquier forma de privatización que busca elitizar la educación, la critica a la tercerización laboral, el respeto de la autonomía y la libertad de cátedra (cuyo valor a cobrado peso con el reciente encarcelamiento y amenazas a profesores universitarios) y la plena financiación de la educación pública y salarios dignos y nivelados (que no es más que reivindicación necesaria en un gobierno que sigue desangrando a la población productora a través de altos impuestos mientras tiene la mano blanda con las multinacionales que explotan los recursos naturales y humanos del país). Sin embargo, como ya se ha dicho, es importante que las libertarias sepamos llevar más allá esas demandas a través de las prácticas mismas y de la experiencia adquirida por los movimientos sociales. La construcción de alternativas pedagógicas (la educación popular o comunitaria, por ejemplo) debe ser un objetivo que nos debemos plantear, aunque en sí mismo no es una disputa con el régimen sino más bien implica la articulación de quienes nos venimos pensando la educación más allá del paradigma estatal.

Contra la burocracia sindical y estudiantil, acción directa popular:

Otro punto que debemos impulsar los sectores revolucionarios y autónomos en conjunto, y que requiere de una especial atención en el corto plazo, es la recuperación de los espacios gremiales para las bases, es decir, para quienes son la razón misma de ser de cualquier organización. No se puede citar mejor ejemplo que el reciente levantamiento del paro nacional de docentes por parte de la junta burocrática de FECODE, que en una sucia jugada entregó al gobierno todo lo construido a punta de trabajo de hormiga por las profesoras a lo largo y ancho del país. El acuerdo deja por fuera puntos clave para el gremio magisterial (especialmente para las docentes que están en los escalafones más bajos), así como demostró una sordera por parte de la dirección del sindicato más grande de Colombia, quien desconoció el llamado hecho desde diferentes regiones y localidades para poder aprovechar el momento histórico y ganar algo más que que una palmada en la espalda, no solo en términos salariales sino políticos (el acuerdo final no obliga al gobierno a ceder en sus columnas vertebrales, lo que parece terminar fortaleciéndolo en contra de la movilización popular y sindical). Tampoco podemos pasar por alto el ejemplo de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil, que reproduciendo los síntomas de peor burocratismo, verticalismo y sectarismo posible, decantó en uno de los fracasos más estrepitosos que halla tenido el movimiento estudiantil en las ultimas décadas. Otro es el caso de las trabajadoras de las universidades, quienes han revitalizado prácticas del sindicalismo revolucionario en conflictos como el de la Universidad Nacional, aunque bastante camino falta para derrotar ciertas tendencias al personalismo y extender la consciencia critica en otras universidades. En torno al movimiento secundario es preciso tener presente que aun se encuentra en un nivel bajo de organización, punto que es preciso fortalecer.

Para construir una nueva apuesta, para nuestro caso multisectorial, es preciso barrer las burocracias, fortalecer la horizontalidad y la democracia directa, y dotar de cada vez más fuerza organizativa a los procesos que se encuentran en dispersión. Estas propuestas se tienen que materializar en los escenarios que hemos mencionado. Por ejemplo se ha hablado de la posibilidad de articular desde lo regional los procesos de profesoras que han estado en disenso con las imposiciones de la dirección de FECODE, con la idea de pedir la renuncia de la junta directiva y re-negociar algunos puntos del pliego. Así mismo ha venido sonando en varios círculos universitarios convocar espacios de encuentro de procesos de base y asambleas gremiales desde las ciudades y regiones, con el fin en el mediano plazo de poder construir un Encuentro Nacional de Educación Superior, que se construya a partir de las localidades y no de las cuotas políticas, desde las necesidades gremiales y no empujando a las malas las agendas ideológicas de cada organización, que parta de la necesidad de articulación de las que luchan y no del personalismo de dirigentes que pretenden iniciar carrera electoral con el movimiento estudiantil como trampolín.

Para poder construir esta multisectorialidad es importante también fortalecer los espacios triestamentarios en diferentes universidades, blindandónos con solidaridad y apoyo mutuo, así como estrechar relaciones entre las profesoras del magisterio, las estudiantes de colegios y sus acudientes, quienes son las que deben dar las luchas en lo que respecta a los problemas locales de cada centro de estudios y contra la educación de mercado que pretende imponer el gobierno, así como desbordarse a sí mismas y ubicarse territorialmente en los problemas de los barrios, localidades, veredas y ciudades donde se encuentran, de la mano con las comunidades en resistencia. Este empoderamiento desde abajo es lo que llamamos acción directa popular, y que expresa la táctica que proponemos para poder construir horizontalidad, democracia radical y combatividad dentro de los movimientos sociales.

La acción directa popular es reconocer al sujeto social como el determinante de su sector. Es decir, son las estudiantes las que le dan sentido al movimiento estudiantil, no las “dirigentes” organizadas; son las profesoras la razón de ser de un sindicato de maestras, no las directivas liberadas y subvencionadas, por citar dos ejemplos. Esto es un claro principio político que nos remite a la máxima de la I Internacional (“la emancipación de las trabajadoras será llevada a cabo por ellas mismas”) pero que también tiene un peso estratégico: los paros, asambleas permanentes y huelgas se deben ganar en las calles, en la organización desde abajo y en la construcción multisectorial, y no debe recaer en la capacidad de negociación de las mesas de interlocutoras o en la maquinaria política de los proyectos partidarios; es la fuerza de las bases lo realmente decisivo e importante para un proyecto de emancipación en el largo plazo, aunque eso signifique derrotas tácticas cuando no se consigan ciertas reivindicaciones pero se gane en términos de organización y consciencia, que es lo que influye en un proceso de ruptura revolucionaria. Aquí es donde se desmenuza más la propuesta de la acción directa, decantada en el asamblearismo de abajo a arriba, desde los espacios que nos encuentran en lo cotidiano (como grados, carreras, colegios, etc) hasta los escenarios de índole común más general (regiones, universidades, el mismo ámbito nacional, etc). Esta táctica limita a la verticalidad y el partidismo, que se puedan apropiar de los espacios de las maneras más descaradas, cosa que a larga permite el ascenso de una burocracia que actúa por intereses particulares o en la búsqueda de cuotas políticas y no como delegadas mandatadas por los procesos de base.

Ha estado en la mente de varios sectores libertarios y autónomos caminar por este sendero, pero es impostergable la necesidad de materializar las tareas desde los objetivos planteados en el corto plazo, que empiezan por los escenarios locales y el fortalecimiento de la organización desde abajo, encontrándonos en los ritmos de las luchas, que esperemos más pronto que tarde, sea un ritmo acelerado por una alternativa revolucionaria, antiautoritaria y radical. Por ello se hace necesario pensarnos este tipo de encuentros de procesos de base y consejos estudiantiles, de estudiantes de secundaria y de espacio sindicales locales de trabajadoras y profesoras para ir caminando hacia una articulación sectorial nacional de cada uno de los estamentos, a la vez que podríamos empezar a posicionar en el mediano plazo la creación de una Mesa Social Educativa, que se plantee como una federación general que se piensa las problemáticas de la educación en Colombia y articula las luchas, para hacer de la unidad la herramienta con la cual el pueblo organizado avanza en pro de construir nuevas maneras de enseñar(nos) y aprender.

Steven Crux
Mayo 2015

Cuando Galeano entrevistó a un preso anarquista recién fugado…

Posted on Actualizado enn

Sin título 3

A raíz de la muerte de Eduardo Galeano se nos viene muchas imágenes de él, de sus palabras, de sus versos, a nuestra mente. Hoy queremos recordarlo con esta entrevista que le realizó al compañero Alberto “Pocho” Mechoso, militante de la Federación Anarquista Uruguaya y de su brazo armado Organización Popular Revolucionaria 33 Orientales, quién se encontraba preso en los años 70 y logro escapar de la cárcel después de varias torturas hechas por los servicios de inteligencia, lo que demuestra una vez más que la pluma de Galeano siempre estuvo dispuesta como una espada para las luchas de los pueblos, así, la tarea de entrevistar a Pocho Mechoso la asumió Eduardo con la altura que se requiere, con el dolor de ver la represión expandirse en Uruguay y con la convicción de que una salida revolucionaria y antiautoritaria era necesaria.

Teniendo las precauciones de seguridad debidas a la cruel represión del gobierno, Galeano se cambia el nombre y afirma realizar la entrevista en España, aún cuando fue realizada en Uruguay, para que la policía pensará que Pocho Mechoso había ya salido del país y así poder descansar un poco frente a ello.

No sobra recordar también al compañero Alberto Mechoso, quién posteriormente huyó a Argentina, cuyo paradero sería hallado por la dictadura del país gaucho el 26 de septiembre de 1976, quienes le desaparecieron. Sus restos fueron encontrados en diciembre del 2012.

*****

El reportaje después de la fuga:

El reportaje de Eduardo Galeano  a Pocho Mechoso comienza diciendo:  “El Pastor Georges Casalis, profesor  de la Facultad de Teología Protestante  de París, acaba de denunciar “la evolución fascista de los países del Río de  la Plata…Refiriéndose al Uruguay…  es el horror austral. Parece que se ha  alcanzado el fondo del abismo.  Nos dice después Galeano: “Hemos entrevistado a un hombre que  emergió del fondo del abismo y relata  lo que sufrió y vio… Huyó del cuartel el 21 de noviembre, en una acción  espectacular… Aún orina sangre, no  ha recuperado la sensibilidad de la  mano derecha y dos de sus costillas  han quedado hundidas por los puntapiés que le propinaron los oficiales.  Tiene prisa sin embargo por retornar  al Uruguay. “Vuelvo para incorporarme a la lucha”, nos dice. “La pelea se  da tanto dentro del cuartel, en la tortura, como fuera, en la calle…”.

Pregunta Galeano: ¿Fuiste torturado desde el principio?.

Pocho: Sí… querían que les dijera donde estaba la Bandera de los 33 (una bandera insignia en Uruguay, recuperada por la guerrilla anarquista), que la  OPR se llevó del Museo Histórico Nacional. También querían que les hablara del secuestro de Molaguero…”.

Pregunta Galeano: “¿Pero si no  habías hablado, era preciso que te  fugaras?.

P. No me iban a dejar salir en libertad. Yo lo sabía. Ponerme en libertad era como dejar clara su impotencia, el fracaso de sus métodos.

G. ¿Que viste?.

P. Bueno, más que ver escuché. Porque estuve encapuchado todo el tiempo. Pero no hay peor tortura que sentir como torturan a los demás. En el  Quinto de Artillería tenían a un niño  de seis años encerrado junto a su padre y a su madre. El niño escuchaba  los alaridos de la madre cuando la  estaban torturando. A una mujer embarazada de siete meses, le torturaban a su marido delante de ella en el  2 y 3 de Infantería… varios casos de  violaciones…

G. ¿Y ahora qué?.
P. Cuando uno ve  bien claro cómo son los  enemigos, ¿Qué otra cosa  puede hacer que volver y  ocupar su puesto?. Si algo  se siente bien adentro en  el submundo de los cuarteles de mi país, en medio  de la picana, del caballete,  del submarino, es de qué  lado de la trinchera siempre hay que estar. Yo voy a  estar de nuevo metido entre la gente  Un referente de Lucha  de mi clase. Peleando. Allí me voy a  reencontrar con mis hijos, junto con  mi hermano. Ahora perseguidos los  dos.

G. ¿Pero después de la fuga, te  andarán buscando por todos lados, te  será muy difícil estar en Uruguay?.

P. Eso está claro. El momento  es muy difícil para todos los que luchan. Sé que para mí es cosa de “Libertad o Muerte” como dice la Bandera de los 33”.

Con el mundo patas arriba, Se fue Galeano.

Posted on Actualizado enn

10933810_1098653513483989_8172575092281804228_n

La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.

Hoy el mundo está más que nunca patas arriba, se fue a la eternidad el hombre que hizo de sus  letras rebeldía y dignidad, aquel inclaudicable luchador que con su prosa emancipada  atravesó el latir  insubordinado de aquellas que hacemos de nuestras vidas lucha constante e intransigente contra el capital. Se fue el escritor uruguayo Eduardo Galeano.

Era de esperarse el aluvión de publicaciones en las redes sociales luego del fallecimiento del escritor, manoseando mediáticamente las frases más relevantes de sus textos, instrumentalizando el legado critico que desde la literatura nos deja Eduardo. Más allá de la “Galeanitis” palpable en la red,  para nadie es un secreto que las editoriales antaño censura de las obras de él harán de proxenetas mercantiles especulando con sus textos para sacar mayor ganancia. Solo carroña, cosificando su triste muerte.

No hablamos en general sino que nos parecería más prudente hacer evocación de sus textos materializándolos en una realidad que necesita urgentemente de ellos y más cuando asistimos a una agitada coyuntura geopolítica nuestra-americana luego de la cumbre de las Américas.

Este es solo un corto escrito en su memoria, memoria a la que él nos convocaba pues somos parte de un mundo con amnesia obligatoria. Para nosotras su partida nos lanza a realizar un  llamado a la acción, a la construcción y a la confrontación que desemboque en la puesta del mundo patas arriba en su lugar que no es más que el lugar de la Libertad donde la utopía esta en el horizonte y para eso nos sirve, para caminar.

¡Retomemos los medios, Recuperemos nuestras vidas!

Colectivo Contrainformativo SubVersión.

¡Y tu Tranquilo! Que seguimos por lo mismo

Minientrada Posted on

13507122_1375508735798464_5464433597127256547_n

Más allá de las cortinas de humo con aroma a fútbol mercantilizado la situación del país sigue agitándose por las convulsivas aguas de la crisis económica, social y política que se ve manifestada por unos hechos en específico: La minga agraria campesina étnica y popular, el nuevo código de policía, el plan de desarrollo distrital y la reglamentación de la ley Zidres, entre otros tantos que en efecto advierten el turbado clima político y social en el que nos encontramos.

Luego de arduas movilizaciones en nuestros campos por lo largo y ancho de nuestra geografía , la minga agraria campesina étnica y popular y sus sectores convocantes dan parte de victoria después de concertar con el gobierno nacional algunos puntos en los que se cuentan: garantías para la movilización, avances para el reconocimiento de los territorios Campesinos Agroalimentarios, construcción de política pública minero energética. Etc. (1) en la voz de Horacio Duque para el portal web: Rebelion.org

“La Minga dio lo que tenía que dar y pedirle más es una insensatez. No fue un movimiento pensado para destruir de una el modelo neoliberal, pues el acumulado aun no da para esa importante tarea. Se trató de otra experiencia histórica que enriquece la lucha popular y democrática, como aquella ocurrida con los paros campesinos del 2013.

Sera in referente y un antecedente de nuevas luchas, esas si contra el modelo capitalista depredador que el señor Santos rechaza poder cambiar pues él lo representa y se lucra con el mismo. Es su agente político central.(2)

Si bien es cierto que  la minga sirve como un referente de movilización y de repunte de las luchas sociales habrá que problematizar la acción colectiva de la misma y cuáles son en verdad  los acumulados políticos para el movimiento social en general. Frente a ello, nosotras planteamos algunas preguntas que ayuden a generar debate: ¿Qué papel juegan en este escenario de movilización la insurgencia sentada en la mesa de diálogos?, ¿Qué papel jugaron y cuáles fueron las ganancias políticas para las plataformas convocantes?  ¿Cómo se desarrollará el panorama  si el gobierno sigue incumpliendo los acuerdos pactados? Interrogantes que invitan a la reflexión y a la crítica fraterna pues estos escenarios de lucha no pueden ser bandera en específico de organizaciones particulares,  sino que tienen que estar arraigadas en la gente que desde los campos y las ciudades se alzan contra las políticas neoliberales, es decir, habrá que privilegiar al movimiento social, el trabajo de base frente a las agendas políticas de tal o cual organización. La lucha de clases no da tregua y habrá que seguir agudizando las contradicciones tratando de juntarnos desde la diferencia apostándole a la unión clasista y multisectorial.

A su vez, resulta importante poner en duda lo acordado, pues  esas tales garantías para la movilización que el gobierno prometió no existen, y lo acontecido semanas atrás lo demostró al pasar los debates en la cámara de representantes que en dos días aprobaron el nuevo código de policía que en un claro ejercicio nos aproxima a los nebulosos años del siglo XIX y XX regidos por la constitución de 1886 donde prima el estado de sitio y la represión brutal, o peor aún nos trae a la memoria los intensos años de finales de los 70 y comienzos de los 80 con el estatuto de seguridad de Julio Cesar Turbay Ayala que hoy por hoy ha sido renombrado por los áulicos de la oligarquía al cumplirse 100 años de su fatal nacimiento. Esto lo decimos porque en el nuevo código de policía con el pretexto de generar un clima apacible para el ciudadano promedio lo que contiene es una seguidilla de normas que apuntan a seguir criminalizando la protesta social y segregando a población segregada -valga la redundancia- al atacar con ahínco  a las trabajadoras informales, cercenando las pocas garantías que permitían la defensa y autonomía de los ciudadanos y abriéndole las puertas a la brutalidad policial, que por años hemos vivido, pero que de ahora en adelante tendrá el marco legal que siempre quiso para seguir vulnerando nuestra dignidad, denostando nuevamente que este código no es más sino el fiel reflejo de los intereses de la clase hegemónica enquistada en el poder desde hace muchos lustros.

 

A su vez,  el consejo en el contexto local  acaba de aprobar en el consejo distrital el plan de desarrollo “Bogotá mejor para todos” (3) donde vulnera el derecho a la ciudad para las clases populares que es mayoritaria en la capital. Podemos encontrar allí el detrimento de lo público en beneficio del sector privado, el desarrollo capitalista a costas del medio ambiente y del entorno – la reserva Van der Hammen – el fraccionamiento de derechos y la gestión pública sin la participación de los bogotanos centralizando en su corte burocrática el destino de la capital, en palabras del portal web Radio Macondo: “Peñalosa quiere construir una ciudad en función de devolver los mercaderes al templo y es por eso que ninguna de sus políticas se piensa por fuera de las alianzas público privadas”. (4)  Esto sin mencionar el plan de ordenamiento territorial  el cual  pone bajo su interés  predios pertenecientes a la Universidad Nacional de Colombia y los entrega a constructoras, devolviendo el favor de inversión de sus patrocinadores en la campaña, cumpliendo a cabalidad los sueños de cemento de Enriquito  y el proceso de renovación del centro, que se manifiesta con el acelerado desenvolvimiento el operativo represivo en la calle del “Bronx” donde, obviamente  no se busca erradicar el problema de dependencia de varias personas por las drogas ilegales sino que busca desplazar esta población problemática a otras zonas de la ciudad generando entre otras sensación de inseguridad entre la gente legitimando de esta manera la entrada en vigencia del nuevo código de policía. Todo muy bien orquestado.

Por otra parte y para finalizar ya está lista, en el congreso la reglamentación de la ley Zidres que favorece al empresariado gamonalesco y vulnera al campesinado. Es en sí una contrarreforma agraria integral propia del proyecto de país de la clase en el poder, que se jacta de acordar en la Habana reformas al desarrollo agrario integral y acá mediante leguleyadas le entrega el campo colombiano al capital nacional y transnacional.

“Las Zidres son identificadas como zonas de difícil desarrollo, con bajos índices de pobreza, alejadas de los centros urbanos, es decir: zonas en cualquier lugar de Colombia. Con esto se abre el camino para que los campesinos sean expropiados para darle tierra a los empresarios, se borran de un tajo las condiciones de adjudicación de baldíos, entre otras. Según la exposición de motivos, las Zidres estarán en los departamentos de Arauca, Meta, Vichada, Putumayo, Cauca y Antioquia, y serán los ministros del gabinete quienes determinen cuáles zonas del país se conviertan en Zidres”. (5)

En definitiva lo aquí planteado expresa unas cuantas de las muchas disputas  sociales en el marco de la lucha de clases imperante, donde se hace necesario seguir resistiendo al capital desde todos los flancos,  y proponer alternativas que nos saquen del atolladero, a su vez es un llamado a generar análisis de coyuntura crítico pues no le  podemos seguir dando la razón a David Harvey cuando afirma “la izquierda olvido ser anticapitalista” lo que implica abandonar cualquier posición filantrocapitalista y tomar la calles de campos y ciudades para luchar! Y sí , tú tranquilo! que seguimos en lo mismo pero en las justas luchas organizadas de las clases populares encontraremos y construiremos el camino de la rebelión.

  1. http://congresodelospueblos.org/comunicados-congreso-de-los-pueblos/item/933-la-cumbre-agraria-campesina-etnica-y-popular-avanza-como-propuesta-de-pais.html
  2. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=213392&titular=minga-agraria-afianza-derechos-conquistados-
  3. http://aplicaciones.sdp.gov.co:7777/pdd/anteproyecto_plan_distrital_desarrollo_2016_2019.pdf
  4. http://radiomacondo.fm/2016/03/26/plan-distrital-desarrollo-enrique-penalosa-recuperar-bogota/
  5. http://prensarural.org/spip/spip.php?article17171