Bogota

Desalojos Nunca Más!

Vídeo Posted on

Solidaridad con la comunidad desplazada del barrio Bilbao por el Gobierno Distrital de la ciudad de Bogotá el pasado 24 de abril.
Antes de ver los primeros rayos del sol, los habitantes de Bilbao verían los escudos de la fuerza policial entrar a su barrio, en una marcha no muy amable, acompañados de la Personería Distrital, brillando por su ausencia Derechos Humanos.
Un mes antes de la presencia policial, funcionarios de la alcaldía mayor de Bogotá, visitaron la comunidad para un supuesto censo de familias del sector, engañándolas para recoger sus firmas, en lo que posteriormente sería la “notificación/aprobación” para un desalojo voluntario; en el cual, se daba un plazo de cinco días, de lo contrario, el uso de la fuerza estaría presente.
El Escuadrón Móvil Antidisturbios, inauguró la actividad lanzando gases lacrimógenos, disparando bolas de goma y golpeando con sus bolillos a niñas y niños, personas en condición de discapacidad y de la tercera edad. Simultáneamente, otros agentes, se encargarían de prender fuego a las casas, según relata la comunidad. Dejando sin oportunidad de salvar utensilios personales o familiares.
Más de mil personas desalojarían sus casas, quedando en la intemperie sin rumbo alguno. Mientras tanto, el Distrito sin planes de reubicación o soluciones efectivas.
Cinco días después del suceso, cientos de personas siguen pasando la noche a la deriva, esperando una solución real y efectiva, organizándose para conquistar el derecho a una vivienda digna.
Así pues, denunciamos al alcalde Enrique Peñalosa, al Esmad y las instituciones del distrito por lo que pueda pasar en un posible segundo desalojo.

¡Por el derecho a la ciudad, lucha y organización!

Anuncios

Peñalosa: Recuperar Bogotá para los intereses del Capital

Minientrada Posted on Actualizado enn

imagen

Llevamos tan solo un mes de administración del burgo maestre Enrique Peñalosa y la capital colombiana sufre fuertes embates luego de los 4 años de asistencialismo, filantrocapitalismo y reformismo light, como pautas de gobierno en la alcaldía de Gustavo Petro Urrego. Se han necesitado pocos días para que Enriquito, sin ninguna vergüenza, haya demostrado que su tan mentada “recuperación de Bogotá” no es otra cosa que el gerenciamiento de sus intereses y los de su círculo social a expensas de una ciudad que es carcomida por la desigualdad encarnada en el más voraz y descarado neoliberalismo.

No en vano las últimas noticias son valdados de agua fría para la clase obrera capitalina y regocijo de la alta gerencia Bogotana que coquetea mutuamente con este remedo de alcalde. Primero, el recorte del 40% en gastos de hospitales que afectaría directamente a trabajadores de la salud pues lo que se espera es un reajuste presupuestal y recorte de personal; segundo: el aumento en la tarifa de Transmilenio que pasa de 1800 a 2000 pesos, incremento que hace temblar el bolsillo de los usuarios del sistema ya vulnerado por el pírrico aumento del salario mínimo legal vigente (SMLV) arguyendo con esta medida subsanar el hueco fiscal (eufemismo utilizado para referirse a la sed de lucro por parte de las familias accionistas de la mencionada empresa de transporte) y tercero; el anuncio de la posible venta de la ETB, que al igual que la reciente venta –por no decir entrega- de Isagen, significaría un detrimento del patrimonio público, travestido de manera vulgar y demagógica en supuestos financiamientos a proyectos de salud y educación . A todo lo anterior habría que sumarle el papel de la bota dura personificada por la fuerza pública que tiene el visto bueno de la presente administración para utilizar la sevicia represiva que les caracteriza ante cualquier reclamo no permitido, que como se ha visto a lo largo de la historia, esto se traducirá en bolillo, gas, y todo lo que sea necesario para acallar los justos reclamos que vayan en contravía de los intereses de los mismos de siempre. Muestra del carácter autoritario de este paladín del cemento y la tecnocracia fue el tweet publicado por Enriquito el pasado 19 de enero luego del bochornoso e indignante suceso que se presentó en plena autopista norte, cuando Rubiela Chivará murió esperando atención medica en vía pública desatando la ira de las personas que allí se encontraban quienes no dudaron en tomar las calles a modo de protesta la cual fue tramitada por la administración distrital mediante el Esmad y sus típicos medios de “disuasión”, en el mencionado tweet, Peñalosa afirmó: “democracia no es permitir bloqueo de vías. En Francia vi acciones fuerza contundente Policía contra marchas pacíficas que no tenían permiso”

Pero a las gracias de Kike –como seguramente se le conoce al señor alcalde en su club social- falta sumarle aún otras joyas: la negativa a revitalizar el histórico hospital San Juan de Dios, el cierre de los CAMAD, el aumento en los impuestos para las motos, la inviabilidad de proyectos como el cable aéreo en Ciudad Bolívar, la nueva y jugosa troncal de la Av. Boyacá y un largo etc de perlas que engordan el facineroso prontuario de Peñalosa. Sin embargo, todo lo mencionado no debería causar sorpresa puesto que su entorno natural es el crimen agazapado, ese que es perpetrado desde los repudiables salones de la aristocracia capitalina: Su padre trabajó en el Banco Interamericano de Desarrollo –BID- (organismo del imperio gringo para sostener sus intereses en los países de la periferia), Ministro de agricultura de Carlos Lleras Restrepo (de la misma familia del actual vicepresidente. Relación familiar histórica) y gerente del Incora. Se vinculó desde muy joven a la política tradicional colombiana, representante a la cámara en el año 90 por Bogotá, llega a la alcaldía en el 98 con el apoyo del Constructor Pedro Gómez (los fetiches con el acero y el concreto son de vieja data) lo que explicaría el énfasis que le dio a su alcaldía pasada y que vuelve a retomar en temas como la infraestructura y la seguridad (con parámetros que poco distan a la práctica para-política del senador Álvaro Uribe Vélez). En ese sentido, podríamos hacer una larga lista de oscuros personajes que hacen parte de la corte de beneficiarios del alcalde y que tejen una enmarañada red burocrática y elitista que repartirán la jugosa torta económica capitalina como el nuevo secretario de gobierno Miguel Uribe Turbay (nieto del expresidente Turbay y lacayo de German Vargas Lleras), María Victoria Angulo , Andrés Ortiz (gerente de la firma Contexto Urbano) o la perla uribista Maria Consuelo Araujo (representante de la más rancia oligarquía corroncha y gamonal) y otras ladillas de la política nacional.

Esto es un escueto análisis de lo que afrontamos de primerazo con los movimientos de la presente administración, no se trata de “llorar sobre mojado” y quejarse de los que no votaron o por qué subió Enrique Peñalosa en vez de otra persona al segundo cargo más importante del país. Esto ya lo hemos sostenido en diversos espacios y en nuestra cotidianidad militante: para no seguirnos sorprendiendo, deberíamos aunar nuestros esfuerzos, hacer del trabajo de base nuestro pilar táctico y crear una ruptura generalizada con la rapiña tecnocrática pertrechada en la alcaldía de Bogotá . En definitiva, las actuales condiciones deben ser una invitación abierta a promover la acción directa ante los justos reclamos que inundan redes sociales y otros medios como primer paso para allanar camino y seguir luchando a pesar de la adversidad, tal cual como lo hizo Don Quijote contra los molinos de Viento. Porque como lo mencionamos en una editorial pasada: ¡No es una crisis es una oportunidad de Guerra!.

A recuperar Bogotá, desde el barrio, el parche, el trabajo, el colegio y la universidad.

Subversión Colectivo Contra informativo.

 http://www.eldiariobogotano.com/alcaldia-ordena-recorte-del-40-por-ciento-en-gastos-de-hospitales/
http://www.eltiempo.com/bogota/aumenta-la-tarifa-en-el-valor-del-pasaje-de-transmilenio/16486266